La Rabia

43
0

Publicado originalmente el pasado 28 de septiembre del 2020.

Lisa es la diosa griega de la ira frenética, del furor, de la rabia. Cuenta la leyenda que Acteón no tenía otra afición que la caza. Cuando se internó sin rumbo fijo en un bosque encantado, tuvo la desgracia de observar a Diana y a sus ninfas quienes desnudas se bañaban en un riachuelo.

Diana se indignó tanto cuando lo descubrió, que recogió agua de la corriente en el hueco de su mano y la echó en la cara del cazador temerario. En aquel momento, su cabeza se coronó por cuernos arborescentes, su cuello se prolongó, sus brazos se convirtieron en piernas largas, su cuerpo quedó cubierto por un pelo jaspeado y se convirtió en ciervo.

Sus perros al descubrirlo lo acometieron. Quiso gritarles, ¡Soy su amo, Acteón!, pero su garganta no pudo proferir palabra ni sonido alguno y los perros, que poco antes saltaban de alegría a su alrededor, prodigándole las más tiernas pruebas de cariño, lo destrozaron.

La diosa “Lyssa” les infligió el virus de la rabia a los sabuesos que enloquecidos mataron a su amo. Hace un par de décadas se tenía pavor a la mordedura de un perro rabioso que, por lo general, eran sacrificados como “El Bobby” en Ahí Está el Detalle.

Las campañas de vacunación antirrábica, han reducido el número de contagios por esa peligrosa enfermedad producida principalmente por la mordedura de perros.La humanidad tiene una gran deuda con uno de sus grandes benefactores: Louis Pasteur, creador de la vacuna y padre de la vacunación moderna.

Pasteur murió el 28 de septiembre de 1895. En su honor hoy se celebra el día mundial contra la rabia. A pesar de la pandemia, debemos vacunar a nuestros perros, el covid 19 no es el único virus que nos acecha.