Columnas del día

127
0

Columnas del día destacadas de los periódicos principales del país.
 
 
BAJO RESERVA (EL UNIVERSAL)
 
** La firma falsa de Emilio Lozoya
Nos comentan que la Secretaría de la Función Pública detectó que, en un amparo tramitado por el exdirector de Petróleos Mexicanos Emilio Lozoya, contra la inhabilitación por 10 años que le fue impuesta, la firma estampada es falsa. La Secretaría, encabezada por Irma Eréndira Sandoval, alegó ante el Tercer Tribunal Colegiado en materia administrativa esta irregularidad y ofreció como prueba un peritaje grafoscópico. Ahora se tendrán que realizar, por parte de la defensa de Lozoya y de la Fiscalía General de la República otros peritajes para determinar la autenticidad de la firma. Nos dicen que, como parte del procedimiento, es posible que los magistrados requieran la presencia del propio Lozoya en el Tribunal para estampar su firma ante la autoridad judicial. Esta sería una buena oportunidad para disipar dudas, por aquello de que desde que llegó extraditado de España nadie lo ha visto. ¿Habrá llegado el Lozoya original o uno falso?
 
** Otra acusación contra Luis Videgaray
Nos comentan que como si no tuviera suficiente con estar involucrado en las acusaciones del caso Lozoya, a Luis Videgaray, exsecretario de Relaciones Exteriores y de Hacienda en el sexenio pasado, ahora el gobierno federal ya lo está involucrando en otro escándalo. Nos detallan que ayer al presentar un informe sobre fideicomisos, Rodolfo González Valderrama, director de Radio, Televisión y Cinematografía de Gobernación, señaló que el exsecretario podría ser uno de los funcionarios de la administración pasada que están involucrados en la entrega de 73 millones de dólares a la fundación de la excandidata presidencial panista Josefina Vázquez Mota, quien se ha deslindado de recibir esos recursos. Ante el amago del Presidente de que se presentarán denuncias ante la Fiscalía General cuando se compruebe que hubo actos de corrupción en fideicomisos, don Luis podría estar en el borde de una nueva tormenta.
 
** De la que se salvó Porfirio
Terror es lo que generó entre los grupos parlamentarios el contagio de Covid del líder morenista en San Lázaro, Mario Delgado. Nos cuentan que el líder parlamentario tuvo contacto con más de 100 personas entre el lunes y el miércoles en la negociación de la Ley de Ingresos de 2021. Para empezar, el lunes don Mario desayunó, junto con los coordinadores parlamentarios, con el secretario de Hacienda, Arturo Herrera; además participó en un encuentro entre diputadas, funcionarios de Hacienda y el procurador Fiscal, Carlos Romero. Además, en el pleno hasta de puño saludó a varios de sus colegas, y hasta una conferencia de prensa dio rodeado de una decena de legisladores de Morena. El único que puede dormir tranquilo, nos dicen, es el diputado Porfirio Muñoz Ledo, pues con eso de que él y don Mario no se pueden ver ni en pintura han estado alejados. De la que se salvó don Porfirio.
 
 
TEMPLO MAYOR (REFORMA)
 
** Ayer quedó claro que si a Steve Jobs le hubiera tocado vivir en los tiempos de la 4T, el iPhone no existiría. Y es que este gobierno llama corrupción lo que en el resto del mundo son inversiones públicas para fomentar la innovación y la competitividad.
Ya se sabe que al Presidente no se le da el pensamiento complejo, pero resulta increíble que una científica como Elena Álvarez-Buylla se preste a manipular los hechos para satisfacer el discurso oficialista.
Acusó a varias empresas de beneficiarse del Programa de Estímulos a la Innovación, cuando ni siquiera es un fideicomiso.
En realidad desde 2009 existe el PEI y sus reglas y procedimientos están establecidos por ley. Además, sus decisiones las avala un Comité Técnico en el que participan el Conacyt y funcionarios de Hacienda, Economía, Educación Pública y los secretarios de Desarrollo Económico de los estados.
Lo peor es que el gobierno de López Obrador no sólo reniega de la tecnología, sino de una visión de la economía basada en el valor agregado. En cambio le apuesta a una economía rudimentaria de materias primas. La comodidad de los commodities.
 
** Por cierto que Álvarez-Buylla necesita explicar algo: una de las empresas a las que acusó de recibir indebidamente recursos en gobiernos anteriores es la misma a la que la propia funcionaria le dio… ¡168 millones de pesos! Y el colmo: ese dinero se usó -se supone- en los respiradores que no estuvieron a tiempo para atender la pandemia. Una de dos: o la empresa no hizo nada malo… o la directora del Conacyt incurrió en la misma corrupción que dice combatir.
 
** Luego de que el carro completo priista le pasó por encima a Morena en Coahuila, el presidente López Obrador inicia mañana su octava gira por el estado.
Su primera parada será en Pasta de Conchos, para seguir explotando la tragedia de los mineros muertos, cuyo «rescate» tardará por lo menos cuatro años.
De ahí el sábado andará en Ciudad Acuña y Piedras Negras, para amanecer el domingo en Nuevo Laredo. ¿Será que el Presidente también tenga que pagar derecho de paso a la delincuencia, como lo hacen el resto de los habitantes de la región? ¿O el Presidente es al único al que las autoridades le respetan el derecho de libre tránsito? Nomás pa’ saber.
 
** ¿Quién será? ¿Porfirio Muñoz Ledo o Mario Delgado? Hoy concluye la esperada tercera encuesta para definir al nuevo presidente de Morena.
El resultado lo darán a conocer a más tardar el sábado.
La pregunta, sin embargo, es si el perdedor reconocerá su derrota. O mejor dicho: si la banda a la que pertenece aceptará que sean los otros quienes tomen las riendas del partido, decidan las candidaturas del 2021 y, sobre todo, empiecen a preparar el camino para su gallo o gallina hacia la Presidencia de la República. Porque ese es, en el fondo, el verdadero pleito. Lo demás son juegos de marionetas.
 
 
TRASCENDIÓ (MILENIO)
 
** Que en áreas federales y en las cúpulas morenistas perciben un tufo de traición, luego de que la bancada del PT decidió ir contra la propuesta de la extinción de 109 fideicomisos, iniciativa que surgió desde el mismísimo Palacio Nacional, y también observan ingratitud, pues aseguran que ese partido se ha sostenido y crecido al amparo de su alianza con AMLO. Por cierto, ahora andan a la caza de candidatos bloqueados en Morena, en el resucitado PRI y en el PRD, como Ana Gabriela Guevara en Sonora y ahora la otrora perredista Beatriz Mojica en Guerrero.
 
** Que el contagio del líder de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, causó conmoción pues no solo tuvo contacto en las últimas 48 horas con un sinnúmero de legisladores por el paquete fiscal, sino que el lunes pasado sostuvo un encuentro con el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y sus homólogos de las otras fracciones. Por eso la presidenta Dulce María Sauri y los coordinadores Juan Carlos Romero Hicks, René Juárez, Reginaldo Sandoval, Tonatiuh Bravo, Jorge Argüelles, Verónica Juárez y Arturo Escobar informaron que gozan de cabal salud y la mayoría se ha sometido a las pruebas con resultados negativos hasta ahora.
 
** Que Manuel Peraza Segovia, superdelegado de la Secretaría de Bienestar en Nayarit, va con todo por la candidatura de Morena a la gubernatura y ha hecho blanco, con el uso de medios locales, en el gobernador Antonio Echeverría, el senador Miguel Ángel Navarro y hasta el fundador del partido en la entidad, Nayar Mayorquín. Los señalados ven mano negra porque dos funcionarios de Bienestar son parientes directos del dueño de uno de los diarios golpeadores.
 
 
FRENTES POLÍTICOS (EXCÉLSIOR)
 
** 1. Congruencia. Tras difundirse la grabación de profesores de la UNAM acosando a alumnos a través de clases virtuales, la reacción en redes sociales fue de completa indignación, pero hay que destacar la reacción del rector Enrique Graue, quien remitió al Tribunal Universitario el caso de los dos profesores de la Facultad de Química, exhibidos por los propios alumnos haciendo expresiones misóginas durante las clases a distancia. Ambos personajes ya fueron separados de sus cargos como docentes y se espera que el órgano colegiado determine su cese definitivo. La máxima casa de estudios recalcó su compromiso en la lucha para «prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia de género». Es impensable que en pleno siglo XXI haya profesores de la prehistoria. Otra buena decisión del rector. Una más.
 
** 2. Hay oficio. El coordinador de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, aseguró que México gana con la extinción de los 109 fideicomisos públicos. Y es que el legislador ingresó el martes a la casona de Xicoténcatl como bombero de la 4T y salió ayer en la mañana como el operador político máster que conocemos. Ante la ofensiva de la oposición, el zacatecano logró que asistiera el número suficiente a la Sesión Ordinaria y aseguró el quórum. Hasta los rudos de Morena, comandados por Martí Batres, quisieron hacer la mancuerna con los moderados para sacar adelante y aprobar la extinción de 109 fideicomisos y fondos públicos, que representan una bolsa de 68 mil millones de pesos, y el que quedó mal fue el expanista michoacano Germán Martínez, quien votó en contra. ¿Y se dice morenista? ¡Bah!
 
** 3. Responsabilidad cumplida. Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, presentó el reporte de seguridad en el país correspondiente a septiembre y anunció que renunciará al cargo a finales de este mes. Adelantó que su salida es para buscar la candidatura de Morena a la gubernatura de Sonora y desde ahí seguir apoyando el proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador. «He decidido atender el llamado de la militancia de Sonora para buscar la gubernatura. Consecuentemente, presentar mi renuncia a esta oportunidad histórica que me brindó el Presidente de la República», expuso Durazo al ser cuestionado directamente sobre su renuncia. El todavía secretario de Estado explicó que las estadísticas de los principales delitos que se cometen en el país van a la baja o han dejado de crecer. Es decir, no abandona el barco en picada. Forja su destino.
 
** 4. Duda contagiosa. Morena no sale de una cuando entra a otra. Mientras se realiza una nueva encuesta para decidir a su próximo presidente nacional, varios cuadros destacados del partido se contagiaron de covid-19. A Mario Delgado, coordinador de la bancada en la Cámara de Diputados, se le sumó Yeidckol Polevnsky, secretaria general del instituto político. También Gibrán Ramírez, quien aspiraba a encabezar Morena. Llama la atención que la semana pasada Ramírez, justamente, se reunió con Delgado para sumarse a su proyecto, aunque antes lo había criticado. ¿A cambio de qué? ¿Qué le habrán ofrecido? Preguntas cuya respuesta más de uno quiere conocer.
 
** 5. Fractura. Se debe poner mucha atención alrededor de todos los detalles que pueden descarrilar a Morena. La eliminación de 109 fideicomisos fracturó al bloque oficialista de la Cuarta Transformación en el Senado, pues el coordinador de Morena, Ricardo Monreal, se refirió al PT como el partido «que había sido nuestro aliado hasta ahora» y el morenista Rubén Rocha acusó que «es una traición de los compañeros del PT, del PES y de Morena» votar en contra de eliminar los fideicomisos. «Vamos a seguir sirviendo a los ciudadanos, aunque la mayoría de los compañeros que ayer nos saludaban, hoy nos negaron la mirada», dijo la petista Nancy de la Sierra, cuya decisión de no presentarse en la Comisión de Estudios Legislativos Segunda le complicó a Morena aprobar con mayor rapidez la eliminación de los fideicomisos. Decídanse o la historia se los reclamará.
 
 
PEPE GRILLO (LA CRÓNICA)
 
** Una buena y otra mala
Ayer fue un día de contrastes para el diputado Mario Delgado. Recibió una noticia buena y otra mala.
La buena es que el TEPJF reconoció que Porfirio Muñoz Ledo no fue el ganador de la segunda encuesta del INE y, por lo tanto, ante el empate técnico, habrá una tercera.
La noticia mala, claro, es que Delgado avisó que dio positivo a Covid-19 y tendrá que estar en cuarentena.
Delgado compartió el resultado del coronavirus con Yeidckol Polevnsky, también contagiada, y a quien buscó hace pocas horas para formar una alianza política.
El fantasma del rebrote del coronavirus toma cuerpo,
 
** La escena de la derrota
El presidente López Obrador estará en Coahuila este fin semana.
Desde que viajó la última vez las cosas han cambiado en ese estado fronterizo. Por principio de cuentas, la posición del gobernador del estado, Miguel Riquelme, es mucho más firme.
En las elecciones del domingo pasado su partido, el PRI, se llevó, para sorpresa de muchos, carro completo dejando en la cuneta a Morena y al PAN.
Riquelme presentará a López Obrador su agenda de siempre pero su voz tiene mayor autoridad. Se quejará, por ejemplo, de que en el proyecto de Presupuesto Coahuila es de los estados perdedores con dos mil millones de pesos menos.
El presidente, por su parte, busca de inmediato, con buenos reflejos, reagrupar a las fuerzas estatales de Morena porque dentro ocho meses hay otra cita en las urnas.
 
** ¿Qué le espera en Sonora?
Con la anuencia de su jefe, el todavía secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, usa los recursos de Palacio Nacional para hablar de sus aspiraciones políticas personales.
Hasta se echa porras diciendo que ha escuchado las peticiones de la militancia de Morena en Sonora para ser candidato a gobernador. Si no son actos anticipados de campaña se parecen como dos gotas de agua.
Allá en el norte, el panorama se despeja.
El aspirante priista más aventajado, Ernesto Gándara se reunió a comer con Manlio Fabio Beltrones para tomarse la foto y sellar, dicen en Ciudad Obregón, un pacto para intentar que el PRI conserve la gubernatura.
La versión es que la comida contó con el visto bueno de la gobernadora Claudia Pavlovich.
En el PAN, que anda bocabajeado, se habla del alcalde Ernesto Munro y también de la polémica Lilly Téllez que ya ha dicho que no le interesa.
 
** Repercusiones en México
La declaración del Papa Francisco sobre matrimonios civiles entre personas del mismo sexo admite el calificativo de histórica.
«Todos son hijos de Dios y tienen derecho a una familia. Nadie debe ser expulsado o sentirse miserable por eso».
Es un viraje profundo que tendrá repercusiones importantes en muchos países comenzando por México, donde la jerarquía católica y grupos conservadores deben estar teniendo serios problemas para digerir lo dicho por Francisco.
Los expertos no descartan que algunos jerarcas lamenten en público lo dicho por el Papa acentuando el alejamiento que ya existe entre la jerarquía y el Vaticano.
Los gobiernos de los estados de la República que todavía prohíben el matrimonio igualitario se quedan sin argumentos.
 
 
SACAPUNTAS (EL HERALDO DE MÉXICO)
 
** Buenas credenciales
Nos hacen ver que Alfonso Durazo se despide del gabinete cumpliendo plenamente con las tareas que le encargó el Presidente López Obrador. Logró que se aprobara la reforma y la Ley de la Guardia Nacional, la cual creó con más de 97 mil elementos, y concretó la coordinación efectiva del gabinete de Seguridad. Buenas credenciales para ir por el gobierno de Sonora.
 
** Pluralidad, no ruptura
Cumplió su palabra la bancada del PT en el Senado, liderada por Geovanna Bañuelos, y votó en contra de la desaparición de 109 fideicomisos. Muchos lo interpretaron como una ruptura de facto con Morena, pero nos explican que nada hay de eso. De hecho, en la Jucopo, que preside Ricardo Monreal, lo ven como una expresión de la pluralidad política.
 
** Rebrote, en Morena
Le quedaron mal los morenistas al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, quien ha defendido su «estrategia» contra el COVID 19 a capa y espada. Yeidckol Polevnsky, Mario Delgado y Gibrán Ramírez confirmaron que están contagiados, lo que viene a poner más dudas sobre las cifras alegres del zar anti coronavirus. Ahora, se preguntan, a ver a quién culpa.
 
** Amieva les da triunfo
Calladito calladito, pero el ex jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, ganó la elección para alcalde de Mixquiahuala, Hidalgo. Compitió bajo las siglas de Morena, y se llevó el triunfo con cinco mil 98 votos a su favor, de los 16 mil 383 que se emitieron. De hecho, fue de los pocos abanderados moralistas que triunfó y evitó que el PRI se hiciera de otro municipio.
 
** Mueven fichas en BC
En Baja California las piezas están en juego de cara a 2021, y uno de los punteros es Mario Jesús Escobedo Carignan, actual secretario de Economía Sustentable y Turismo. Se dice que este personaje, cercano al gobernador Jaime Bonilla, pedirá licencia en diciembre para participar en la contienda interna de Morena. Hoy continúa con la reactivación económica.

Columnas del día (Opinión)
 
 
SALVADOR GARCÍA SOTO / SERPIENTES Y ESCALERAS (EL UNIVERSAL)
 
La «lista» de la DEA
Tras la captura y el próximo inicio de un juicio en contra del general Salvador Cienfuegos en la Corte Federal del Este de Nueva York, la agencia antidrogas de Estados Unidos tiene en su poder una lista en la que figuran otros militares de alto rango del Ejército mexicano, algunos de ellos generales y otros mandos medios que fueron parte de la estructura con la que operó el exsecretario de la Defensa Nacional en sus operaciones de narcotráfico y lavado de dinero a favor del Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva en Nayarit. Esa lista, que comentan fuentes del gobierno mexicano y confirman fuentes de seguridad en los Estados Unidos, será materia de futuras órdenes de detención solicitadas al Departamento de Justicia y algunas de ellas motivarían posibles detenciones con fines de extradición a la administración del presidente López Obrador.
 
Aunque las fuentes tanto mexicanas como estadounidenses no manejan nombres, se asegura que se trata de oficiales y generales que estuvieron bajo el mando del general Cienfuegos y que fueron parte de la «red de corrupción» que se coludió con el mencionado grupo del narcotráfico y brindaron protección y ayuda en sus actividades delictivas al capo Juan Francisco Patrón Sánchez, quien asumió el liderazgo tras la muerte de los hermanos Beltrán Leyva y quien, de acuerdo con los informantes de la DEA y las pruebas que dicen tener en conversaciones telefónicas y mensajes de texto salidos del teléfono del general mexicano, pagaba sobornos al titular de la Sedeña a cambio de que lo dejaran operar el tráfico de marihuana, cocaína, heroína y metanfetaminas desde Nayarit hacia Estados Unidos.
 
A pesar de que el presidente López Obrador ha declarado que no ordenará ninguna «limpia» en el Ejército hasta que se comprueben las acusaciones contra el exsecretario de la Defensa en Estados Unidos, la realidad es que, aún antes de que Cienfuegos pueda ser sentenciado, la DEA podría activar y solicitar órdenes de captura contra otros militares mexicanos.
 
La agencia estadounidense no esperaría a que un juez determine la culpabilidad o inocencia de Cienfuegos y en ese sentido, si aquí el gobierno y la Defensa no se adelantan a hacer una depuración de aquellos que pudieron estar vinculados a las actividades presuntamente ilícitas del general, podría ocurrir que tanto la Defensa como Palacio Nacional volvieran a ser «sorprendidos» con acusaciones y órdenes de aprehensión contra más miembros de las Fuerzas Armadas mexicanas.
 
Al final cada vez queda más claro que en el tema de la sorpresiva detención de Cienfuegos y la nula información que le dio la DEA al gobierno de México, hay todo un mensaje hacia la administración de López Obrador, a la que le perdieron totalmente la confianza tras el fallido operativo para detener y extraditar a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo Guzmán, aquel 17 de octubre de 2019.
 
El nivel de hostilidad que se mostró en el golpe que significó la inédita detención de un ex jefe del Ejército mexicano, tuvo que ver con la nula cooperación que ha mostrado el gobierno de López Obrador hacia las agencias estadunidenses que, como lo ha dicho el propio presidente en estos últimos días, se acostumbraron a tener un alto nivel de injerencia y de cooperación con las instituciones mexicanas en los últimos sexenios.
 
La guerra de la DEA contra el Ejército mexicano apenas empezó y no va a parar ni aún con las elecciones presidenciales en Estados Unidos, porque la agenda de la poderosa agencia antidrogas, que siempre ha visto a México y a sus narcotraficantes como su principal objetivo y razón de ser, no depende de las coyunturas políticas ni de quien gane la Casa Blanca en las próximas votaciones. Sea Trump o Biden o incluso en medio de un conflicto postelectoral como el que se avizora en el país vecino, los mandos de la DEA y los fiscales y jueces de la justicia estadunidense seguirán su cacería contra los generales y políticos mexicanos… Los dados mandan doble Serpiente. Caída libre.
 
 
RAYMUNDO RIVA PALACIO / ESTRICTAMENTE PERSONAL (EL FINANCIERO)
 
La ilegalidad de Pío López Obrador
Se necesita ser cínico y apellidarse López Obrador para tener los arrestos de Pío López Obrador, por demandar a Carlos Loret el 2 de octubre por la divulgación de videos como «hechos presuntamente constitutivos de delitos cometidos en agravio de su persona y de su familia», por lo cual pide que se le sancione con 12 años de cárcel. El hermano menor del Presidente se ampara en el capítulo sobre revelación de secretos del Código Penal, para castigar a quien de a conocer «indebidamente» imágenes e información obtenidas en una intervención privada. Ese derecho entra en colisión con otro, el de la libertad de prensa, que en caso de difamación se sanciona administrativamente, porque las penas penales, muy propias de regímenes autoritarios, se anularon hace tiempo.
 
¿Difamó Loret? ¿Qué fue lo indebido que hizo? A juicio de Pío, exhibirlo cuando recibe casi un millón de pesos en efectivo «para la causa» de un operador político vinculado al Partido Verde, David León, que poco después fue alto funcionario del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Eso es un delito electoral. Otro, especificado contenido en el mismo Código Penal, es de operaciones con recursos de procedencia ilícita, que entra al ámbito de la delincuencia organizada, por lo cual ambos irían a la cárcel, mientras prueban su inocencia.
 
Magnánimo, el Presidente le dijo a Loret que no se preocupara, porque no pasará nada. Convertido en rector de los deseos de Pío y ministerio público, ya desechó la demanda que, dijo, desconocía. Tampoco se sabe que la Fiscalía General haya actuado con la velocidad que un caso de esta magnitud requiere -¿el hermano del Presidente involucrado en un tema que cae en delincuencia organizada?-, porque ni es independiente, ni actúa con equidad, ni sufre sanción social. ¿Recuerdan alguna vez un familiar de un presidente cometiendo un delito en flagrancia? Pobre Presidente y su gobierno. No es el caso actual. El blindaje del Presidente es ciegamente abrumador.
 
Pío y León ya declararon en la Fiscalía General y en la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, pero a diferencia de otros casos menos sólidos, de personas que le estorban al Presidente en la marcha de su gobierno, no se le congelaron sus cuentas ni se realizó un juicio sumario en la mañanera con Power Point, para mostrar todo un entramado financiero de donde sacó León los recursos -y apoyar la narrativa-, o las vinculaciones de Pío y qué hizo con ese dinero.
 
De haberse hecho en el caso del hermano del Presidente, la denuncia que hizo Loret habría escalado por la opacidad de las finanzas de Pío López Obrador, quien no tiene ninguna actividad profesional ni tampoco registro en el SAT. Es decir, para asuntos fiscales, no existe. Pero existe en la vida diaria como un ciudadano que sí tiene ingresos y gasta, que viaja y se regala caprichos como administrar un equipo de beisbol , además de disponer de un flujo de recursos estable para enviar dinero a su hijo de manera regular, quien se encuentra estudiando en Canadá.
 
La información financiera de su familia muestra que su esposa tiene ingresos, nada extraordinarios, derivados de actividades relacionadas con los sectores agropecuarios y forestales, de donde recibe ingresos que no declaró, sin embargo, durante tres años. Es decir, la cuñada del Presidente tiene inconsistencias en sus declaraciones fiscales, que tampoco ha aclarado con el SAT. Las inconsistencias pueden derivarse de múltiples razones que no tienen que ver con la comisión de un delito, y se resuelve mediante conciliación con las autoridades tributarias que, en el peor de los casos para los contribuyentes que no pretenden evadir el fisco, se resuelven cubriendo aquello que no se pagó, junto con los intereses.
 
Pero si la arquitectura financiera de la cuñada del Presidente no muestra sobresaltos y en términos generales es transparente, la de Pío López Obrador es totalmente opaca. La fotografía de ingresos cero es la de un indigente que sobrevive en las calles. En su caso, expertos en la materia señalan que el grueso de sus operaciones económicas y financieras se encuentran por debajo de la línea mínima en la cual despierta la atención de las autoridades bancarias y fiscales. Es decir, todo su manejo lo realiza con dinero en efectivo, de procedencia ilícita, en los términos como lo establece el Código Penal, que debería de tenerlo sujeto a una investigación y un proceso en la Fiscalía General.
 
Esto no va a pasar, obviamente, lo que no significa que la opacidad de Pío se le transfiere a Andrés Manuel López Obrador, quien ha hecho de la «honestidad valiente» y su cruzada moral contra la corrupción el motor de su carrera política. Se desconoce cómo se mantiene Pío López Obrador, quien vive al margen de los órganos e instituciones que vigilan que no exista delincuentes de cuello blanco o evasores fiscales, una categoría que, sólo por su huella de ingresos y egresos, podría aplicarse a él.
 
Es una pena que el Presidente le haya instruido en una mañanera, de manera indirecta, que se desista de la demanda contra Loret, y ordenado al Fiscal Alejandro Gertz Manero que no proceda. Ahí se quedará ese caso, que sería muy interesante ver su desarrollo no por el destino de Loret, que probablemente le ganaría a Pío López Obrador en los tribunales -difícilmente podrían doblegarse ante el Presidente con todos los antecedentes que hay en la Suprema Corte-, sino porque el pueblo mexicano se mantendrá sin ver aún los hoyos que tiene el discurso presidencial de la integridad y fin de la corrupción, reflejado en los manejos financieros de su hermano y la violación de múltiples leyes en las que incurrió. Por mucho menos de lo que hizo, su hermano el Presidente ha quemado en la pira de Palacio Nacional a muchos otros que no piensan como él. Aquí, todo queda en familia.
 
 
FRANCISCO GARFIAS / ARSENAL (EXCÉLSIOR)
 
Dura carta de abogados gringos a López Obrador
Nos llegó copia de la carta de la Barra Americana de Abogados (ABA) dirigida al presidente López Obrador.
 
La misiva está fechada el 20 de octubre en Chicago. Está firmada por Patricia Lee Refo, presidenta de esa asociación.
 
Su contenido tiene que ver con presiones a personas físicas y morales en México, que, supuestamente, están en deuda con el fisco. Pero, también con declaraciones de altos funcionarios del SAT, que acusan a juristas nacionales de obstaculizar los objetivos de la 4T.
 
Cito textual: «El gobierno ha pedido a personas o entidades que supuestamente no han cumplido con sus obligaciones fiscales, que se abstengan de buscar alguna representación legal. Les sugieren acercarse directamente al gobierno para ponerse al corriente con el fisco».
 
La misiva afirma que la Procuraduría Fiscal ha iniciado, o amenaza con hacerlo, investigaciones de carácter penal, como parte de su estrategia de negociación para presionar a personas o entidades que, según el SAT, evaden el pago de impuestos.
 
«La Barra Americana se opone a cualquier acción que tomen los gobiernos para restringir el derecho de las personas a buscar asesoría legal para tener un juicio justo, o para impugnar la presunta violación de cualquier ley o estatuto, a través de los canales legales apropiados».
 
Los abogados gringos dicen que estas acciones están «en la brecha» de las nociones fundamentales del debido proceso y los derechos humanos que garantiza la Constitución y la CIDH, a la que pertenece México.
 
Rematan con un llamado al Presidente para que garantice que su administración se someterá al Estado de derecho.
 
** Los subordinados del Presidente en el Congreso de la Unión no escucharon a los ciudadanos inconformes con la extinción de los 109 fideicomisos.
 
Se cuadraron ante la línea del hombre de Palacio, que no cejó en su empeño de eliminarlos, bajo pretexto de que son fuente de corrupción y de negocios turbios con la iniciativa privada.
 
Resguardados por vallas y batallones de granaderos que los protegían del pueblo bueno -se convierte en malo cuando no apoya los proyectos de la 4T-, los legisladores aprobaron el polémico dictamen, que pone 68 mil millones de pesos a disposición discrecional de López Obrador.
 
El discurso oficial dice que van a ser entregados directamente a científicos, académicos, deportistas, defensores de derechos humanos, periodistas, artesanos y víctimas de desastres naturales.
 
Pero hay sospecha entre los opositores de que serán utilizados en otras tareas.
 
¿Alcanzarán para apoyar la lucha contra el covid y mantener puntualmente los apoyos a esos sectores de la sociedad? No quiero ser pesimista, pero el sentido común me dice que no.
 
Viviremos en el 21 la peor crisis económica desde los años treinta del siglo pasado (Arturo Herrera dixit). La recuperación económica sólo existe en la mente ilusoria del hombre de Palacio.
 
El dinero no alcanza. López Obrador tuvo que romper su promesa de no aumentar la deuda pública.
 
En San Lázaro se aprobó ayer una solicitud de endeudamiento por 750 mil millones de pesos, como hizo notar el diputado del PRI, Fernando Galindo, secretario de la Comisión de Hacienda.
 
«El problema es que la deuda, como proporción del PIB, ya pasó del 45 al 55%, sin que haya habido un programa de estímulos para la economía», puntualizó.
 
 
** Nos llegó una nota aclaratoria de la senadora del PAN, Josefina Vázquez Mota, sobre comentarios que se hicieron en la mañanera, acerca de 73 millones de dólares que le habría hecho llegar el gobierno de Peña Nieto, a través de uno de los fideicomisos.
 
El señalamiento fue utilizado por la Presidencia para ilustrar la supuesta corrupción que obligó a desaparecer los fideicomisos.
 
Lo primero que aclara la mencionada nota es que los recursos fueron entregados por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) y no tienen relación con fideicomiso alguno.
 
Lo segundo es que Josefina no los recibió, sino que el IME los entregó directamente a las organizaciones de mexicanos en Estados Unidos.
 
«La participación de Vázquez Mota se limitó a propiciar la coordinación de las organizaciones de mexicanos en Estados Unidos para detonar programas de apoyo», dice.
 
Lo tercero es que esos recursos ya fueron auditados por la Auditoría Superior de Fiscalización, y por el Órgano Interno de Control de dicha institución.
 
** La historia de los fideicomisos no ha terminado. Gobernadores de la Alianza y senadores del Bloque de Contención convinieron en la presentación de una Controversia en la Suprema Corte.
 
Aunque ya sabemos que López Obrador tiene muy buenos amigos entre los ministros.
 
 
PASCAL BELTRÁN DEL RÍO / BITÁCORA DEL DIRECTOR (EXCÉLSIOR)
 
A sus órdenes
Con una votación en lo particular de 64 senadores a favor y 39 en contra, ayer, a las 8:35 de la mañana, se consumó la eliminación de 109 fondos y fideicomisos, con lo que un monto de 68 mil 400 millones de pesos quedó a disposición del gobierno federal.
 
Al expresar su voto de forma nominal, la senadora morenista sudcaliforniana Lucía Trasviña hizo el equivalente de la roqueseñal de hace un cuarto de siglo. “A favor, cabrones”, expresó.
 
De esa manera, sin convencer a nadie más que a los ya convencidos, apabullando a la oposición y pasando por encima de las razones que muchos grupos de la sociedad presentaron, al final se hizo la voluntad del presidente López Obrador.
 
Fue una muestra más de que, en el campo oficialista, una sola opinión es la que cuenta.
 
El pasado 2 de abril, el mandatario hizo publicar en el Diario Oficial de la Federación un decreto para “analizar la permanencia de fideicomisos y fondos públicos”. Ingenuamente, funcionarios y legisladores tomaron la expresión en sentido literal –analizar– sin reparar en que detrás de ella había una orden tajante: extinguir los fideicomisos y apropiarse del dinero que había en ellos.
 
Por eso, durante el verano, cuando las bancadas de Morena en el Congreso informaron al Presidente que habían llegado a un acuerdo con la oposición para convocar a un periodo extraordinario de sesiones y desaparecer cinco fideicomisos, López Obrador no dudó en mostrar su molestia. No le habían entendido.
 
“Hay como 200 fideicomisos y apenas van a cancelar cinco y piensan que con eso ya me voy a quedar tranquilo”, reclamó el mandatario en la conferencia mañanera del 29 de julio.
 
“Toma tu chupón…”, ironizó.
 
Eso obligó a Mario Delgado, el líder de Morena en la Cámara de Diputados, donde se había originado la iniciativa, a volver a la mesa de negociaciones para tratar de dar gusto al Presidente.
 
Al final, la única manera de lograrlo fue echando mano de la mayoría oficialista en las Cámaras.
 
Contra el cumplimiento de la instrucción presidencial no hubo argumento que valiera: ni de los legisladores de oposición ni algunos aliados ni de los expertos ni de los centros de investigación ni de las universidades más prestigiadas del extranjero ni de los beneficiarios de apoyos que se pagaban mediante dichos fideicomisos, como las víctimas de la violencia…
 
Agotadas las medidas dilatorias en el Congreso y superado el bloqueo de la sede del Senado, la minuta quedó aprobada.
 
La senadora petista Nancy de la Sierra, quien hizo un último intento de que se escucharan los argumentos de diversos colectivos sociales inconformes, me dijo ayer en Imagen Radio que su partido era “aliado, pero no empleado” de Morena, y lamentó que no hubiese voluntad de dialogar.
 
Pero el presidente López Obrador ya había dado la orden de eliminar los fideicomisos y había acusado a cualquiera que se opusiera de “apoyar la corrupción”.
 
Los morenistas en las Cámaras siguieron dócilmente sus instrucciones, sin cuestionar nada, a pesar de que hasta entonces no hubiera una sola evidencia de la enorme corrupción que, según el Presidente, ha existido en los fideicomisos.
 
Ayer, una vez extintos, el mandatario ordenó una investigación para detectar cualquier irregularidad en esos fondos. ¿No debió haber sido al revés?
 
Se ve que en ese círculo de poder nadie se cuestiona nada. Vea nada más lo que dijo el martes el subsecretario Hugo López-Gatell, después de que el Presidente había contradicho su afirmación y la del secretario de Salud, Jorge Alcocer, de que hay señales de un repunte de contagios de covid-19.
 
Al tratar de justificar la discrepancia, López-Gatell afirmó: “El Presidente está viendo integralmente la nación en muchos campos que a nosotros no nos corresponde atender”. Claro, quién es él para cuestionar los misteriosos métodos del jefe.
 
A diferencia de lo que sucede en Estados Unidos, donde el principal experto en enfermedades infecciosas, Anthony Fauci, ha mantenido con firmeza sus posiciones frente a lo que conviene políticamente al presidente Donald Trump, aquí el conocimiento especializado se ha rendido a la voluntad del Presidente. Ya para qué hablamos de los simples puntos de vista.
 
 
JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ / RAZONES (EXCÉLSIOR)
 
Más allá de Cienfuegos: colaboración y manipulación
La relación en temas de seguridad entre México y Estados Unidos, y en particular con la DEA, está marcada por profundos desencuentros, ninguno más controvertido que la detención del general Salvador Cienfuegos, y deviene de episodios en los que la verdad, de unos u otros, suele quedar en la oscuridad.
 
Ayer hablamos de lo sucedido hasta el año 2000. Ese año llegó Vicente Fox al gobierno, al mismo tiempo que George W. Bush. Todo presuponía que habría una gran relación política y personal. Encuentros en sus ranchos y, unos días antes de los atentados del 11-S, una visita a Washington, donde se llegó a decir que México era el principal socio estratégico de la Unión Americana y se propuso la famosa “enchilada completa” para la migración.
 
Todo lo cambió el 11-S. Las dudas del presidente Fox, las diferencias internas respecto a qué tanto apoyar a Bush, enfriaron notablemente las relaciones, al tiempo que la Casa Blanca perdió interés en el tema del narcotráfico, metida de lleno en el tema antiterrorista y el gobierno mexicano perdió capacidad de interlocución.
 
Se da en ese contexto una decisión fundamental que no ha sido aquilatada como se debe. La administración Bush decidió no prolongar el acuerdo que había aprobado Clinton para prohibir la venta de armas de asalto y alto poder. Desde entonces, con un mercado abierto, los cárteles mexicanos, ya en guerra entre sí, se hicieron de un arsenal impensable en la década anterior.
 
Y nacen los Zetas: un brazo armado del Cártel del Golfo, que surge de una unidad de élite militar que va a Tamaulipas, precisamente, a acabar con Osiel Cárdenas, y termina trabajando para él. Y cuando éste es detenido se comienzan a independizar y crear su propia organización. Además, contrataron a exmilitares de élite guatemaltecos, unos y otros formados en las escuelas militares de EU. De más está decir que los Zetas son el detonante de la ola de violencia que comenzó en 2004 y aún no concluye.
 
Durante el gobierno de Fox, Jorge Castañeda y Adolfo Aguilar Zinser trataron de impulsar que los secretarios de Defensa y de Marina fueran civiles, incluso se creó un consejo de seguridad, que encabezaba Adolfo, donde debían participar todas las fuerzas militares y civiles. Nunca funcionó, Fox terminó por rechazar la idea.
 
Las indecisiones internas potenciaron a dos hombres que despuntaron en aquel momento, los dos trabajaban para el procurador, otro militar, el general Rafael Macedo de la Concha, ambos con muy estrechas relaciones con EU: eran el jefe de la SIEDO, José Luis Vasconcelos, más cercano a los militares (muerto en el accidente de Juan Camilo Mouriño), y Genaro García Luna, entonces creador de la Agencia Federal de Investigación, con la idea de convertirla en una policía nacional que asumiera esa lucha. El tercero en discordia era el nuevo secretario de Seguridad, Alejandro Gertz Manero, con fuertes diferencias con García Luna y su propia interlocución con la Unión Americana. Y, además, estaba el Cisen, con su propia agenda.
 
Desde entonces comienza un fenómeno que se mantuvo y creció posteriormente, que fue primero útil y, a la larga, dañino para las relaciones bilaterales en este ámbito. Todos tenían su interlocución y contacto con las agencias de EU, a su vez enfrentadas entre sí. Y de esa manera se colaboraba, pero también se manipulaba la seguridad e incluso la política. La Presidencia y la cancillería, el Cisen, la embajada, la PGR, la SIEDO, la seguridad pública y la Policía Federal, el Ejército, la Marina, las aduanas y hasta los gobernadores. Todos tenían sus propios contactos e interlocutores y las agencias estadunidenses, con sus propios conflictos internos, dosificaban a quién y cómo daban su información, y con ello manipulaban.
 
Todo eso hizo eclosión en el gobierno de Calderón y tuvo un momento paradigmático cuando se difundieron los papeles de WikiLeaks y se supo que EU espiaba a sus socios, entre ellos México, y se divulgó un cable del embajador Carlos Pascual criticando al Ejército, diciendo que tenía “hábitos de aversión al riesgo”. Calderón pidió su salida en una reunión con la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, y acusó a Pascual de “empezar a llevar la información a una agencia y no a las demás para tratar de llegar a competir entre ellas”. Pascual se fue, pero el fenómeno aumentó: se multiplicaron los contactos y vías de comunicación y las agencias de allá pusieron a competir entre ellas a las de aquí.
 
La etapa de Peña es historia actual: a la desconfianza del gobierno de Obama se unió la decisión de centralizar los contactos con EU. Se tuvo mayor control, pero menos confianza. El general Cienfuegos fue uno de los principales impulsores de esa centralización de contactos que se volvieron a abrir, aunque sea parcialmente, con la caída, fuga y caída de El Chapo. Pero en medio se dio la liberación, inexplicable, de Caro Quintero, y la herida con la DEA se reabrió. Cienfuegos mantuvo, hasta el último día, una espléndida relación con las fuerzas armadas de EU. La DEA dice que lo investigaba (y que interceptaba sus comunicaciones) desde que era secretario de la Defensa en 2017.
 
 
JAVIER SOLÓRZANO ZINSER / QUEBRADERO (LA RAZÓN)
 
No nos echemos para atrás
Es probable que el Presidente esté en su mejor momento para desarrollar sus proyectos de Gobierno. En el Congreso ha echado a andar la maquinaria de Morena al tiempo que se encuentra en sus mejores niveles de popularidad.
 
Ha puesto en manos del Legislativo un conjunto de medidas que hasta ahora ha podido instrumentar, fue construyendo este momento a lo largo de varios meses. No sólo se trata de los multicitados fideicomisos, también se trata de los presupuestos, los cuales ahora sí va a poder desarrollar a plenitud.
 
La estrategia le está permitiendo una concentración del poder como hace mucho no teníamos, aunque no les guste tiene mucho del priismo de los 60 y los 70. En aquellos años el Presidente proponía y disponía, a diferencia de las tendencias en la gobernabilidad que se presentaron no solamente en México, sino en el mundo a partir de los 90.
 
El Presidente no sólo concentra el poder en las principales decisiones políticas, ahora avanza de manera cada vez más firme hacia la concentración del poder económico. Las partidas que ha ido acumulando su Gobierno se han intensificado porque está logrando sacar dinero de todas partes sin importar el costo social y político que pueda tener.
 
El tema de los fideicomisos adquiere particular relevancia porque a partir de ellos se establece el desarrollo de políticas en diferentes áreas, sin dejar de reconocer las irregularidades que se presentaron en la instrumentación de los mismos.
 
El Congreso ha entrado en una etapa de obediencia profundamente inquietante para la gobernabilidad y el futuro inmediato del país. La elección del 2018 dejó en claro la voluntad popular de un cambio a partir de dos variables fundamentales: el hartazgo hacia la clase gobernante, lo que de manera precisa define el Presidente como PRIAN, con todo lo que esto conlleva, y por otro lado, lo que significó López Obrador como un perfil alterno con todo y sus propuestas.
 
Se podrá decir que hoy se está haciendo lo que se prometió. Sin embargo, muchos de los diagnósticos y decisiones que se están tomando no necesariamente tienen que ver con el estado de las cosas y con la posibilidad de solucionar los muchos problemas que cargamos.
 
Vamos de nuevo con los fideicomisos. Que el Presidente y la directora del Conacyt desde las mañaneras hagan un conjunto de juicios y denuncias no significa que en automático sea cierto. Ya son varias las ocasiones en que los involucrados han dado una versión totalmente distinta de lo expuesto, la respuesta de Josefina Vázquez Mota de ayer muestra que los hechos son susceptibles de tener miradas y argumentos diferentes.
 
El problema de la concentración de poder está llevando a consecuencias colaterales que merecen atención. Las declaraciones del Presidente están adquiriendo una percepción de verdades absolutas, siendo que muchas de sus referencias merecen ser constatadas con la visión que eventualmente tienen los personajes señalados.
 
El Gobierno se está allegando de una gran cantidad de recursos, lo que ya incluye a los «guardaditos». El otro camino para hacerlo es el Congreso.
 
Sin embargo, entendiendo la legitimidad con la que se fundan las decisiones, es importante entender que dicha legitimidad no necesariamente significa tener la razón. La construcción de políticas públicas y del conocimiento es un trabajo colectivo que si bien requiere de una legitimidad en la gobernabilidad también se crea y fortalece a partir del intercambio de ideas; la verdad se construye en la colectividad incluyendo a los que piensan diferente.
 
La concentración de poder y la falta de una visión crítica de quienes rodean a quien lo ejerce va provocando signos de autoritarismo.
 
No regresemos a los tiempos de los que venimos huyendo.
 
** Resquicios.
Que conste. «Las personas homosexuales tienen derecho a estar en familia. Son hijos de Dios. Lo que tenemos que tener es una ley de unión civil, de esa manera están legalmente cubiertos».
Papa Francisco.
 
 
SERGIO SARMIENTO / JAQUE MATE (REFORMA)
 
Un día triste
Por un lado, los portavoces de la Cuarta Transformación dicen que los 68 mil millones de pesos de fideicomisos que están extinguiendo se utilizarán para combatir el Covid-19, pero al mismo tiempo afirman que los investigadores, artistas, deportistas y demás que han recibido recursos de los fideicomisos los seguirán obteniendo, aunque ahora directamente del gobierno. Las cifras no cuadran. O el dinero se usará para la pandemia o para los beneficiarios de los fideicomisos. Lo curioso es que, hasta el mes de agosto, en medio de la pandemia, la Secretaría de Salud ha subejercido su gasto. ¿Por qué la urgencia de apropiarse de más recursos para no utilizarlos?
 
El presidente López Obrador festejó ayer la aprobación por el Senado de las iniciativas para extinguir los 109 fideicomisos. «Se manejaban sin transparencia -acusó-, sin control, con discrecionalidad y no había fiscalización». Quizá haya habido irregularidades en algunos; pero, como me dijo ayer Sergio López Ayllón, director del Centro de Investigación y Docencia Económicas, el CIDE, los fideicomisos son perfectamente auditables, y más: «No hay un solo caso documentado de corrupción en uno de estos fideicomisos».
 
López Obrador acusó a los legisladores de oposición de «enseñar el cobre» al cuestionar, con argumentos, la extinción de los fideicomisos. «La defensa de esos fideicomisos -sentenció- era la defensa de la corrupción». Advirtió también que se harán investigaciones y se procederá contra quienes hayan cometido ilícitos. Primero extinguió los fideicomisos, ahora los va a investigar.
 
Entre los fideicomisos que desaparecen están los de Conacyt, que representan unos 27 mil millones de pesos y permiten la realización de trabajos de investigación e inversiones en infraestructura científica Muchos reciben aportaciones-de instituciones extranjeras, que precisamente exigen los fideicomisos para fiscalizar los recursos, cosa que se vuelve imposible cuando el dinero entra a la bolsa general de Hacienda.
 
El fideicomiso del CIDE es un ejemplo de los beneficios que se perderán. Aunque es una institución pública, el gobierno no aporta recursos a su fideicomiso, el cual recibe recursos de instituciones nacionales e internacionales que buscan, precisamente, la transparencia y auditabilidad del fideicomiso. «Al desaparecer el fideicomiso -dice López Ayllón- no vamos a tener un mecanismo para administrar y recibir donativos. Nos están quitando un mecanismo útil que no costaba».
 
¿Y para qué? No parece haber más intención que dejar en manos del presidente López Obrador todas las decisiones. Los fideicomisos, con sus compromisos de gasto definido, transparente y auditable, no son dúctiles para un gobernante que desea tomar personalmente cada decisión y recibir el crédito político correspondiente. Si algo del dinero queda para apoyar a deportistas o a científicos, estos tendrán que agradecerlo personalmente al Señor Presidente.
 
Los legisladores que aprobaron la extinción no escucharon razones. Tenían órdenes estrictas de Palacio Nacional. Rieron más allá y se burlaron de quienes ofrecían argumentos en contra. La senadora de Morena Lucía Trasviña gritó en el pleno al anunciar su voto: «A favor, cabrones». Entre los senadores morenistas, solo Germán Martínez Cazares rechazó la obediencia ciega y votó en contra.
 
López Ayllón lamentó el voto del Senado: «Es un golpe muy fuerte para la ciencia del país», dijo. «Es un día triste».
 
** Inhabilitadas
La Secretaría de la Función Pública ha inhabilitado por 30 meses a Pisa debido a una supuesta falta de su filial, la distribuidora Dimesa, en 2017. Unos días antes había inhabilitado a Psicofarma, la otra gran productora nacional de medicamentos. ¿Estará alguien preparando el terreno para otro fabricante en vísperas de la gran licitación pública que se aproxima?