Columnas del día

95
0
periódicos mexicanos

Columnas del día y noticias de los periódicos principales del país del jueves 29 de octubre del 2020.
 
 
BAJO RESERVA (EL UNIVERSAL)
 
** Cienfuegos y los mensajes de EU a AMLO
El subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, del Departamento de Estado estadounidense, Michael G. Kodak, le envió al presidente Andrés Manuel López Obrador una felicitación por el aseguramiento que se hizo en México de un «gigantesco» laboratorio de metanfetaminas y fentanilo. El comedido funcionario aprovechó para decirle que México y EU mantienen la cooperación. Lo que algunos nos hacen ver, es por qué el amable señor Kodak no hizo lo mismo hace algunos meses para comentar al Presidente que miembros de la agencia antidrogas de su país, la DEA, realizaban en México una gran operación, que incluyó intervenciones telefónicas, y que sospechaban que el exsecretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos, estaba en la nómina del narcotráfico. También hubiera sido un fino detalle que pidieran detener al divisionario para solicitar su extradición, o al menos, avisarles con anterioridad que sería detenido. O ¿será acaso que el mensaje de don Michael, de dar una sobada luego de la cachetada, es que ese es el camino que el actual gobierno debe seguir si no quiere otra sorpresa como la de Cienfuegos?
 
** Le pegan al Cuau por puro amor
El amor con amor se paga, dice el dicho que mañana podrá mostrar su vigencia y sabiduría. Nos comentan que este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador realizará una gira de trabajo por Morelos y que sorprende la cantidad de eventos que encabezará en compañía del gobernador Cuauhtémoc Blanco. AMLO y don Cuauhtémoc estarán prácticamente juntos desde el mediodía hasta la noche. Nos dicen que quizá esa cercanía se debe al apoyo que el mandatario morelense le dio al Presidente ante la postura asumida por los gobernadores de la Alianza Federalista. Blanco se sumó a los gobernadores de la autollamada Cuarta Transformación que salieron a dar la cara por el Presidente, y ahora él recibirá mucho amor como pago del amor que entregó.
 
** Ahora a todos les gusta el beisbol
En el Senado no se han abordado en el pleno algunas de las iniciativas de la agenda de la izquierda, por ejemplo la legalización de la mariguana, o la despenalización del aborto, pero no crea que es por falta de acuerdo o de voluntad, sino porque hay otras prioridades, otras preocupaciones. Por ejemplo, el beisbol. Algunos senadores de la autollamada 4T están tan preocupados por este tema que en la sesión de ayer hubo dos menciones al tema, una de don José Narro y otra de don Miguel Ángel Navarro. Se pide un reconocimiento del Senado de la República para Julio Urías y Víctor González, los lanzadores mexicanos que ganaron la Serie Mundial de Beisbol. Dos comentarios merecieron estos dos senadores morenistas, de parte de algunos de sus pares opositores. Uno, que fue que si su amor por el beis tendrá que ver con el hecho que es el deporte oficial del sexenio, y que puede ser muy bien visto en Palacio Nacional hablar del tema que apasiona al Presidente. Y dos: que si a los legisladores les preocupa tanto el deporte por qué votaron hace unos cuantos días a favor de la desaparición del fideicomiso para apoyar a deportistas de alto rendimiento.
 
 
TEMPLO MAYOR (REFORMA)
 
** Otra vez la sociedad civil al rescate. El Centro Mexicano de Derecho Ambiental logró iluminarles un poco el camino a las energías renovables, al obtener una suspensión definitiva contra el incremento -¡de hasta 800 por ciento! – en las tarifas que cobra el gobierno a particulares por el uso de las líneas eléctricas.
Se trata de una importante victoria judicial contra una política energética que se preocupa más por el proyecto político del Presidente que por el país. Porque la CFE usa el monopolio de la transmisión eléctrica para inhibir la competencia en generación. Y con eso lo único que logra es comprar más cara la luz y seguir perdiendo dinero… como los 10 mil millones de pesos que perdió sólo en el tercer trimestre del año.
 
** Con todo y que Felipe Fuentes Barrera parece tener amarrada la ratificación como magistrado presidente del Tribunal Electoral, por ahí andan empujando el nombre de Mónica Soto.
Según esto, cierto sector de la Judicatura cercano al ministro Arturo Zaldívar quiere promover a la magistrada, aludiendo sobre todo a un tema de paridad de género. ¿Será?
 
** ¡Uyyy! Alguien en Palacio Nacional se va a poner de muy mal humor. Y es que en las prisas por arrancar la consulta dizque para enjuiciar a los ex presidentes, pusieron en riesgo… ¡la conferencia mañanera!
La dichosa consulta será hasta el lo. de agosto del próximo año, pero desde ayer mismo se publicó en el Diario Oficial de la Federación la convocatoria emitida por el Congreso de la Unión. Y resulta que hay un detallito constitucional que, al parecer, nadie tomó en cuenta.
El artículo 35 de la Constitución dice claramente que debe suspenderse la difusión en medios de comunicación de ¡toda propaganda gubernamental! Y eso obviamente incluye las transmisiones de la mañanera.
Además la veda es desde que se lanza la convocatoria hasta que concluye la consulta, por lo que este asunto seguramente tendrá que ser definido primero por el INE y después por el Tribunal Electoral. A menos, claro, que nadie quiera hacer enojar al señor del palacio.
 
** Anoche se sintió un temblor en Nuevo León y también se registró un pequeño sismo en el municipio de Salinas Victoria. La sacudida fue por el anuncio de Tatiana Clouthier de que no será la candidata de Morena a la gubernatura. Eso parece que le abre las puertas de par en par a la ex priista Clara Luz Flores.
Se decía que Clouthier también podría ser la sucesora de Mario Delgado en la coordinación, pero ella misma se encargó de descartarse y, en cambio, dio pistas de que podría integrarse al gabinete presidencial, lo que sería una caída para arriba. Queda la duda de si se bajó o la bajaron de la candidatura.
 
 
TRASCENDIÓ (MILENIO)
 
** Que con una ceremoniosa convocatoria de nueve puntos, el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, llamó a su bancada a su propio relevo, que será vía remota y a mano alzada esta noche, aunque algunos de sus compañeros están intrigados y no le ven necesidad al ejercicio, toda vez que desde ayer mismo el círculo del nuevo presidente nacional partidista perfiló el nombre de Ignacio Mier. Hay mafias que ya no se quitan.
 
** Que Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, se reunió en privado con José Antonio Álvarez Lima, director de Canal Once, quien regresará a su escaño antes del 20 de noviembre tras el fallecimiento de Joel Molina Más allá de que el de Tlaxcala «es un hombre inteligente y necesario», se le pidió su reincorporación al trabajo legislativo porque de lo contrario se tendrá que convocar a una elección extraordinaria.
 
** Que hablando de los Monreal, con encuestas en mano que dice le dan ventaja de dos a uno con sus rivales de otros partidos y en Morena, David tiene lista su renuncia al cargo de subsecretario de Agricultura para ir por la gubernatura de Zacatecas, que hará válida este sábado ya con la bendición de Palacio Nacional e iniciará una gira por el estado de inmediato.
 
** Que el alcalde de Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo, percibió «entendimiento perfecto» y «gran sensibilidad» de la actriz y cantante Ninel Conde, quien pretendía casarse ayer con el empresario Larry Ramos en el Museo de la Bola en medio de la emergencia por la pandemia. «Reconsideró y qué bueno actuar de manera conjunta para evitar aglomeraciones», celebró. No, pues gracias, qué detalle.
 
 
FRENTES POLÍTICOS (EXCÉLSIOR)
 
** 1. Con todo. Siempre pensando en los zacatecanos como su prioridad, David Monreal Ávila, coordinador general de Ganadería del gobierno de México, dejará este fin de semana el cargo para ingresar al último tramo para contender por la gubernatura de Zacatecas. Y aunque tiene el camino zanjado, gracias a sus buenas decisiones políticas, y el apoyo de propios y extraños, pues distintas encuestas lo colocan arriba en la preferencia electoral, debe luchar contra ataques e infamias. «En los próximos días decidiré si participo en la renovación del gobierno estatal y por esa razón intentan calumniarme. No nos quitarán el sueño de construir un mejor Zacatecas», expuso. Para los comicios de 2021 es ésta la entidad que más segura tiene Morena. No es un improvisado, su proyecto madura y bien. En las urnas se verá.
 
** 2. Aprendamos la lección. Ayer, mientras el país superaba la cifra de 90 mil muertes como consecuencia de la pandemia por covid-19, decenas de fieles de San Judas Tadeo se dieron cita en la iglesia de San Hipólito para venerarlo. Sin atender las medidas de sana distancia ni el llamado de las autoridades capitalinas para que la celebración fuera por internet, los feligreses arribaron con réplicas de San Juditas, la mayor parte sin cubrebocas y en montón. Esto no es un juego, pues el número de contagios puede aumentar si no se atienden las indicaciones de las autoridades de Salud. El 12 de diciembre, día en que se venera a la virgen de Guadalupe, el subsecretario Hugo López-Gatell advirtió que puede ser un evento de altísimo contagio. Aprendamos la lección. La fe no está peleada con la responsabilidad. ¡Quédense en casa!
 
** 3. Cachitos. Los gobernadores de la Alianza Federalista respondieron al presidente Andrés Manuel López Obrador que la fragmentación de México nunca ha estado en su agenda, pero «sí un federalismo funcional y respetuoso». Los mandatarios de Durango, Chihuahua, Jalisco, Tamaulipas, Michoacán, Colima, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León y Aguascalientes han criticado el recorte al gasto federalizado, la «apropiación» de los recursos de los 109 extintos fideicomisos y la falta de previsiones en el manejo de la pandemia de covid-19 a nivel federal. Mandatarios, como Jaime Rodríguez Calderón, han demandado mayor justicia en la distribución de los recursos, que, en su caso, dijo, la Federación sólo les devuelve 28 centavos de cada peso que recaudan. No quieren ver a la patria partida en pedacitos, pero hacen todo para lograrlo. ¿Quién les entiende?
 
** 4. Este arroz ya se coció. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó a la Comisión de Prerrogativas del INE, registrar a Mario Delgado como presidente de Morena y a Citlalli Hernández como secretaria general del CEN. En sesión privada se declaró en vías de cumplimiento la resolución del 20 de agosto pasado en la que se ordenó al INE realizar una encuesta abierta. Así lo informó el propio Tribunal en un comunicado, en el que mencionó que el 24 de octubre recibió el oficio en el que se da cuenta a los magistrados del cumplimiento de la sentencia. Consideraron que se debe tener en vías de cumplimiento la resolución incidental dictada el 20 de agosto. Olvídense de amparos y otros obstáculos. Y a trabajar, sobre todo, por recomponer lo destruido al interior de Morena.
 
** 5. Dispendio. El INE aprobó por unanimidad la nueva metodología para monitorear los programas de radio y televisión durante las precampañas y campañas. Se integrarán tres nuevas variables para medir las valoraciones de género que se hagan en estos programas y se excluirá de la medición de la variable de opinión a los programas de revista, de análisis y debate político. Tampoco se realizará monitoreo de notas relativas a las 15 gubernaturas en juego, y se limitará a revisar las que aluden a la elección federal. En el caso de género, las tres nuevas variables incluyen el sexo de la persona que se está enunciando, el uso de lenguaje incluyente y no sexista, y la presencia de estereotipos de género en las opiniones que se viertan en los programas. ¿Este nuevo invento de los consejeros, cuánto costará al erario?
 
 
PEPE GRILLO (LA CRÓNICA)
 
** El sucesor de Delgado
Como el Tribunal Electoral tiene bajo su control la vida interna del partido Morena, «ordenó» registrar a Mario Delgado como nuevo dirigente nacional del partido.
La pregunta ahora es: ¿Será capaz de darse la fracción de Morena en San Lázaro un coordinador sin fracturarse?
Hay entre los integrantes de la bancada mayoritaria legisladores con largo kilometraje, como Pablo Gómez o Dolores Padierna. También se contará con Ramírez Cuellar que regresará por la puerta de atrás después de dejar un tiradero en el partido.
Ninguno de ellos es cercano ni mucho menos a Delgado, que si el presidente López Obrador le da margen para decidir podría elegir al diputado Ignacio Mier.
Los grupos han pasado las últimas horas negociando, todavía sin humo blanco, acaso recurran a una encuesta o una consulta, pero ya ven cómo les salen.
 
** ¿Ackerman al 11?
En el Senado parece que pronto se sabrá quién ocupará la curul que dejó vacante Joel Molina.
El titular de la curul, José Antonio Álvarez Lima, dijo que prefería quedarse al frente del Canal 11, pero el senador Monreal en persona, esgrimiendo incluso el nombre del presidente López Obrador, lo convenció de sacrificarse por el bien de la 4T, porque en esta coyuntura cada voto cuenta.
De modo que lo que queda acéfalo es el Canal 11. Para ocupar la dirección del canal del Politécnico suena fuerte, agárrese, John M. Ackerman, que ya es colaborador de ese canal y que en unos días podría tomar las riendas.
 
** La marca de Zacatecas
El gobernador Alejandro Tello anticipa una competencia de bloques partidistas por la gubernatura del estado de Zacatecas para el 2021
En una esquina estará la alianza conformada por Morena, PT y Partido Verde y en la otra una alianza hasta ahora inédita en la que estarían PRI, PAN y PRD.
El partido Movimiento Ciudadano es el único que iría solo.
Eso quiere decir que las dirigencias de los partidos a nivel estatal han tenido negociaciones desde hace semanas y están en la recta final.
El problema, ya lo adivinó usted, es encontrar candidatos que sean aceptados por todos los partidos.
Por parte de Morena el más mencionado es David Monreal en la acera de enfrente se repite el nombre de Alfonso Bonilla, a quien todo mundo en la entidad conoce.
 
** Fractura de la ciencia
La comunidad científica del país se resiste a doblar las manos. Sus integrantes siguen buscando opciones legales para no quedarse sin los recursos que les ha arrebatado la 4T.
Ahí está el ejemplo de profesores que forman parte del Sistema Nacional de Investigadores que realizan sus actividades académicas y científicas en universidades privadas.
El Conacyt les ha cancelado de golpe y porrazo los estímulos económicos a los que tienen derecho. Han buscado por todos los medios diálogo para evitar lo que llaman con razón una fractura a la ciencia en el país.
Explican que el estímulo que reciben por ser integrantes del SIN fomenta su trabajo científico y de ninguna manera se puede considerar una transferencia de recursos a las escuelas donde trabajan.
Tienen muchos argumentos, pero nadie los quiere escuchar.
 
 
SACAPUNTAS (EL HERALDO DE MÉXICO)
 
** Renuncia anunciada
Nos adelantan que David Monreal presentará este fin de semana su renuncia como coordinador general de Ganadería de la Secretaría de Agricultura y Desarrolle Rural. Se va de lleno a buscar la candidatura de Morena al gobierno de Zacatecas, y nos aseguran que deja el cargo con buenas cuentas, por más campañas negras que inventen en su contra.
 
** Las canijas dudas
Nos hacen ver que las autoridades de EU regatean a México la información sobre el proceso contra el general Salvador Cienfuegos. Por eso el presidente de la Jucopo del Senado, Ricardo Monreal, se coordina con otros legisladores para solicitar formalmente a Washington un informe sobre el caso. Y ya enteró de ello al titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval.
 
** La receta de Murat
Diálogo y unidad propone el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, a sus homólogos de la Alianza Federalista, ante el diferencio con el gobierno federal por el Presupuesto 2021. Sobre todo, dice, porque en esta emergencia por la pandemia el país requiere lazos que unan. Y puso como ejemplo a su entidad, que ha ido creciendo por la colaboración con la federación.
 
** Regresa Asa Cristina
De la mano del director general del IMSS, Zoé Robledo, la doctora Asa Cristina Laurell regresó al gobierno. Fue nombrada directora de planeación estratégica del Seguro Social, y confían en que aportará mucho a la institución. Además, nos dicen, sus opiniones serán pilar de las políticas públicas; no como en la Secretaría de Salud, donde desaprovecharon su experiencia.
 
** Se aplica con el INE
El primero en levantar la mano y respaldar la propuesta 3de3 Contra la Violencia a las Mujeres, que aprobó el INE, fue el presidente del nuevo partido Fuerza Social por México, Gerardo Islas. «No solo se trata cíe acatar la ley, iremos más allá y pondremos el ejemplo como instituto político», dijo. Ahora falta que pase del dicho al hecho.
 
 
SALVADOR GARCÍA SOTO / SERPIENTES Y ESCALERAS (EL UNIVERSAL)
 
Caso Cienfuegos: México exige pruebas y condiciona a la DEA
El gobierno de México solicitará, por las vías diplomáticas correspondientes, que el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la DEA le entreguen un expediente con las pruebas que tuvieron para solicitar la detención y el procesamiento del general Salvador Cienfuegos por delitos de narcotráfico y lavado de dinero, a fin de que sea analizado por las áreas jurídicas mexicanas para saber si hay o no elementos que justifiquen las graves acusaciones contra el exsecretario de la Defensa. En caso de que se niegue la información del proceso en contra del general retirado, las autoridades mexicanas podrían restringir, en represalia, la colaboración y el intercambio de información con la DEA en el combate al narcotráfico.
 
Esa es la posición que definió el presidente López Obrador con su gabinete de seguridad y con la Secretaría de Relaciones Exteriores, luego de analizar detalladamente el hecho que los tomó por sorpresa el pasado 15 de octubre, cuando sin ningún tipo de aviso o comunicación oficial, fue detenido el exjefe del Ejército mexicano, con todo y su familia, cuando llegaba en un avión a la ciudad de Lee Ángeles. Antes de definir cualquier acción o investigación interna, en un caso que al propio jefe del Ejecutivo mexicano lo agarró en un principio desinformado y sin conocer bien las acusaciones contra Cienfuegos, la administración lopezobradorista determinó que se deben conocer las pruebas con que cuenta la justicia estadounidense y su agencia antidrogas para haber hecho una detención inédita que golpeó a las Fuerzas Armadas mexicanas.
 
Y es que en un análisis interno que hicieron miembros del gabinete de seguridad federal, al menos un par de secretarios que participaron en «as reuniones, barajaron que la detención del general Cienáiegos podría ser una represalia de la DEA por el caso del Mido operativo para detener y extraditar a Ovidio Guzmán, hijo del Chapo, ocurrido el 17 de octubre de 2019 en la ciudad de Culiacán. Aquella detención se planeó y ejecutó con información de inteligencia que entregó directamente la agencia antidrogas estadounidense.
 
Para la DEA, el Ejército mexicano siempre ha estado vinculado al Cártel de Sinaloa y a sus distintas derivaciones. El intercambio de protección y un supuesto «padrinaje» hacia los narcos sinaloenses son parte del argumento histórico con el que la agencia antidrogas del país vecino ha justificado su animadversión hacia los militares mexicanos, una desconfianza además mutua porque tampoco en el Ejército confían en la DEA ni aceptaban su intervención y operaciones en territorio de México.
 
Lo que llevó al presidente López Obrador a rectificar su posición original en torno a la presunta culpabilidad del general Cienfuegos, cuya detención en un principio mencionó como «muestra inequívoca de la descomposición del régimen», fue la enorme presión que se generó en las Fuerzas Armadas, en donde generales retirados y algunos en activo, cuestionaron que el gobierno de México validara, sin conocer pruebas ni la investigación, las acusaciones estadounidenses en contra de un exsecretario de la Defensa del país. Las expresiones de descontento y desánimo entre las cúpulas militares, por la posición inicial del Presidente, hicieron que López Obrador replanteara el tratamiento del asunto y decidiera primero exigir pruebas al gobierno de Estados Unidos, antes de validar un proceso judicial que aún genera dudas sobre su solidez y veracidad en México.
 
Para presionar al departamento de Justicia y la DEA, es que se decidió condicionar a que si no se entregan pruebas, el gobierno mexicano revisará sus acuerdos de cooperación y de intercambio de información e incluso la entrega de narcotraficantes detenidos, particularmente con la DEA, de cuyas razones para detener y acusar al militar mexicano no se tiene plena certeza ni confianza. ¿Mandarán desde Washington las pruebas que exigen en Palacio Nacional? …Los dados mandan Escalera. Subimos.
 
 
CARLOS LORET DE MOLA / HISTORIAS DE REPORTERO (EL UNIVERSAL)
 
Cassez, Vallarta, el montaje… y el juego de AMLO
A través de videoconferencia, antier comparecí en el caso que se sigue contra Israel Vallarta, acusado de secuestro, detenido en diciembre de 2005 junto con la ciudadana francesa Florence Cassez, en lo que a la postre las autoridades admitieron se trató de una recreación de los hechos.
 
Me fue muy bien. Pude dejar claro lo que he sostenido desde hace 15 años: no me di cuenta que aquello era un montaje, eso fue un error periodístico que asumo. Pero hay una diferencia abismal con la historia que han querido construir. Niego tajantemente haber organizado, colaborado, solicitado o haber sido cómplice de una escenificación ajena a la realidad.
 
Israel Vallarta acusado de secuestro y detenido en aquellos tiempos, fue quien me hizo las 44 preguntas durante 7 horas de comparecencia. Y en todo este tiempo no se presentó una sola prueba ni un solo testimonio directo diciendo que yo hubiera planeado o sabido del montaje.
 
Durante los años que trabajé en Televisa, hice aproximadamente 4 mil programas matutinos en televisión abierta, de tres horas cada uno, en vivo. Usted podrá imaginar que con ese nivel de exposición uno comete errores. El del caso Cassez fue el más grave. Lo he reconocido y no me cansaré de reconocerlo, y de ofrecer disculpas porque, en la vorágine informativa del momento, no me di cuenta del montaje. También es cierto que nadie en México se dio cuenta sino hasta febrero de 2006.
 
Por este error me han calumniado mucho. Pero este sexenio la calumnia ha escalado, y es el propio presidente el que cabalga en estos ataques para descalificarme. Cada que presento un reportaje bien documentado, contundente, el presidente y sus personeros reviven un error que cometí hace 15 años.
 
Hace unos días, el presidente incluso jugueteó con la idea de que yo terminara en la cárcel: que si no me hicieron nada con el montaje que según él me ordenó García Luna (lo dice sin ninguna evidencia, porque no existe), menos su gobierno me va a hacer algo tras la denuncia que puso en mi contra su hermano, Pío López Obrador, después de que exhibimos los videos en los que recibe dinero mientras relata que es para la campaña de Andrés Manuel.
 
¿Cárcel? Peligroso jugueteo el del presidente. Comparecí en el caso de Vallarta en calidad de testigo, no de indiciado. De hecho, la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre el caso, que se tradujo en la liberación de Florence Cassez, deja muy claro que «no es la opinión pública o los medios de comunicación a los que se les debe imputar la escenificación ajena a la realidad… fueron los agentes y responsables de la Agencia Federal de Investigación quienes organizaron y prepararon un montaje».
 
En efecto, varios medios de comunicación transmitimos la misma noticia ese día. Y de hecho, fue en Televisa donde dos meses después se descubrió que había sido un montaje, donde se denunció y donde inmediatamente ofrecí una disculpa por no haberme dado cuenta y condené el hecho.
 
Siete años más tarde, cuando la Corte estaba por resolver el asunto, volví a ofrecer una disculpa pública en televisión porque ya me había percatado que no me tomaron en cuenta la primera y me seguían atacando, insistiendo en lo mismo.
 
Cuando ofrecí esa segunda disculpa, dije que los jefes de las áreas de producción y contenidos no me alertaron de nada extraño. La entonces productora del programa emitió un comunicado explicando que ella no se había dado cuenta. El jefe de información quien permaneció en el puesto varios años después del episodio Cassez y luego se volvió crítico de mi trabajo, ha aceptado públicamente que nunca me alertó de nada irregular y que él nunca dedujo que se tratara de una escenificación.
 
Súmele que el reportero que hacía el enlace, galardonado poco antes con el Premio Nacional de Periodismo, nunca relató estar viendo nada que le hiciera pensar que se trataba de un montaje. Es decir, las principales personas a quien yo escuchaba (reportero en el lugar de los hechos, productora en cabina y jefe de información) no me dijeron nada porque no se dieron cuenta, según han declarado públicamente.
 
En cambio, otra colaboradora que trabajaba en el noticiario a mi cargo, y quien después fue secretaria del Medio Ambiente en un gobierno municipal de Morena ha presumido que durante la transmisión ella me advirtió por mensajes en varias ocasiones que había cosas raras. En las mismas entrevistas donde denuncia esto, termina admitiendo que yo no leí esos mensajes sino hasta más de una hora después, cuando el grueso de la información se había divulgado.
 
No quiero con esto eludir mi responsabilidad. Cometí un grave error al no darme cuenta. Y por ese error he ofrecido disculpas y no tengo empacho en ofrecerlas de nuevo. Sin embargo, rechazo tajantemente la acusación políticamente motivada, ahora alentada hasta por el presidente López Obrador, de que diseñé, colaboré, solicité o planeé un montaje.
 
 
RAYMUNDO RIVA PALACIO / ESTRICTAMENTE PERSONAL (EL FINANCIERO)
 
Ajustes y cambios en el gabinete
¿Saldrá Olga Sánchez Cordero de la Secretaría de Gobernación? ¿Llegará Raquel Buenrostro a Hacienda? ¿Sustituirán a Jorge Alcocer en la Secretaría de Salud? ¿Lograrán los duros en el equipo compacto del presidente Andrés Manuel López Obrador que mande al precipicio a Marcelo Ebrard? ¿Se irá a su casa Alfonso Romo, jefe de la Oficina del Presidente?¿Se decidirá el Presidente por un militar, pese a la captura del exsecretario de la Defensa, general Salvador Cienfuegos, como titular de la Secretaría de Seguridad Pública? O no habrá más movimiento que el provocado por la renuncia de Alfonso Durazo.
 
Las dudas se desvanecerán pronto –en el Senado y la Cámara de Diputados es otra lógica-, al haber establecido López Obrador el próximo sábado como plazo máximo para que decidan quienes aspiran a un cargo de elección popular, para las macro elecciones del próximo año. Sin embargo, fuera de conocer cómo habría redefinido la correlación de fuerzas internas, será irrelevante por dos razones:
 
1.- López Obrador ha roto con lo establecido, y no juega con las fases y los tiempos convencionales de antaño, que establecían que los compromisos de campaña que se habían pagado con cargos en el gabinete, caducaban a los dos años. Después de ello, el Presidente integraba a todos los colaboradores con los que pensaba consolidar lo que había hecho y preparaba el terreno para las elecciones intermedias. Un tercer cambio en el gabinete se daba en la pista de despegue de la siguiente elección presidencial, donde hacía los ajustes para arropar y fortalecer a su candidato.
 
Asimismo, un cambio en el gabinete significaba un ajuste en la política que se había llevado a cabo para reorientarlo y resolver las fallas que se hubieran dado por diferentes razones. Era como un relanzamiento del gobierno, donde el cambio de nombres le daba frescura y le volvía a abrir espacios de maniobra política. Con López Obrador, esta racional es inexistente. Hay secretarias o secretarios de Estado que son absolutamente prescindibles –a veces ni siquiera se acuerda el Presidente de sus nombres-, quienes para poder tener un acuerdo con él tienen que ir a las seis de la mañana a esperarlo tras la reunión del gabinete de seguridad y tratar de capturar su atención en los pasillos de Palacio Nacional.
 
2: El gabinete, para López Obrador, es como la Carabina de Ambrosio, ese andaluz del Siglo XIX a quien nadie tomaba en serio porque se dedicaba a robar con una carabina sin pólvora. De ahí viene la frase que significa inutilidad y que no sirve para nada. Por diseño, López Obrador no opera bajo la arquitectura y las líneas de mando de un gabinete formal. No es nuevo. Desde que era jefe de Gobierno en la Ciudad de México, se apoyaba en dos o tres personas máximo para operar, y durante mucho tiempo, una de ellas, René Bejarano, ni siquiera formaba parte del gabinete. A él le encargaba los asuntos políticos más delicados, como en la actualidad hace con otro no miembro del gabinete, Julio Scherer, consejero jurídico de la Presidencia.
 
Scherer tiene bajo su responsabilidad asuntos que le tocan a Gobernación, como las relaciones políticas con gobernadores, legisladores y la Suprema Corte, pero ha resuelto problemas con la disidencia magisterial, en beneficio del secretario de Educación, Esteban Moctezuma, y se ha metido a ver asuntos con empresarios, junto con el secretario de Relaciones Exteriores, que le correspondían al secretario de Hacienda o a la Secretaría de Economía, cuyas funciones también han sido divididas con Alfonso Romo, el jefe de la Oficina de la Presidencia, que es el colaborador presidencial más clandestino que ha existido en la memoria. Otro secretario, el de Defensa, el general Luis Cresencio Sandoval, ha sustituido en los hechos al secretario de Comunicaciones y Transportes como el gran constructor federal, y resuelto problemas logísticos para otras dependencias, como la Secretaría de Salud, o urgentes, como vestir a los soldados de policías.
 
Si el Presidente decidiera hacer ajustes en su gabinete, de poco serviría. De hecho, podría resultarle contraproducente en algunos casos. Por ejemplo, si saliera Sánchez Cordero de Gobernación, ¿quien entrara no buscaría ejercer el poder de su despacho y no ser un simple accesorio al que López Obrador hace pasar vergüenzas permanentemente por su desdén y desinterés? O si decidiera elevar a Hugo López-Gatell a la titularidad de la Secretaría de Salud, ¿no distraería a su zar del coronavirus en asuntos burocráticos que puede seguir cumpliendo Alcocer quien, en lo esencial, es chalán del subsecretario?
 
Toda la semana ha sido de dudas en Palacio Nacional sobre si se hacen o no los movimientos en el primer nivel del gobierno, en particular porque no muchos tendrían pista en dónde aterrizar, salvo Sánchez Cordero, que es senadora con licencia. Los ajustes, en todo caso, serían tácticos, en función de aspiraciones electorales –donde no hay muchos prospectos realmente en el gabinete-, y tan son irrelevantes, que para el Presidente le ha resultado innecesario hacerlos, pese a haber pensado hace tiempo en algunos, por ejemplo, en sustituir a la secretaria de Economía, Graciela Márquez, o en aceptarle la renuncia a Romo. Si hubiera relevo en Hacienda, en nada impactaría en la política económica o energética, que es lo mismo que sucedería en todos los casos, salvo en el gabinete de seguridad y en Relaciones Exteriores.
 
El Presidente no necesita de un ajuste de gabinete porque no va a cambiar ninguna de las políticas que él mismo trazó e impuso a sus colaboradores. Tampoco necesita refrescar el gabinete, que salvo excepciones, es inexistente ante la opinión pública. Mucho menos aún, relanzará su gobierno. Lo único que mostraría con un ajuste, si lo hay, es cómo redefine él mismo la correlación de fuerzas internas, y a quién castiga y a quién premia. Fuera de eso, nada sustantivo habrá que esperar.
 
 
FRANCISCO GARFIAS / ARSENAL (EXCÉLSIOR)
 
«AMLOver de la militarización»
El empoderamiento de las Fuerzas Armadas bajo los regímenes de Calderón, Peña Nieto y, sobre todo, López Obrador, ha sacado del clóset el fantasma de la militarización.
 
La fuerza castrense maneja la seguridad pública desde el sexenio de Felipe (2006-2012), pero, a partir de la llegada del tabasqueño a Palacio, desempeña tareas que corresponden a civiles.
 
El Ejército construye hospitales, carreteras, sucursales bancarias, aeropuertos, transporta combustible de Pemex. Y más: Ejército y Marina controlan aduanas y puertos.
 
Tienen más presupuesto, más presencia, más poder que el 1º de diciembre del 2018, por disposición de López Obrador, quien resultó «todo un AMLOver de la militarización, cuando ofreció lo contrario», nos dice el senador independiente Emilio Álvarez Icaza.
Y más: «El problema es que luego no habrá quién meta al tigre a la jaula. ¿Quién les va a decir que ya no, sin que lo tomen como ofensa?»
 
No es el único que ve riesgos de que México avance hacia un Estado militar. El panista Damián Zepeda está convencido que para allá vamos.
 
El comportamiento autoritario del Presidente alimenta esa idea. «Se comporta, en algunos momentos, de manera autoritaria, se pone por encima de la ley, confronta, invade otros Poderes. Cada día le entrega más facultades a los militares en general», puntualiza.
 
El tema viene al caso porque ayer fueron aprobadas en el Senado modificaciones a tres leyes, para entregar a la Marina el control absoluto de los puertos mexicanos:
 
En adelante, la Semar podrá presupuestar y administrar los puertos, adjudicar y otorgar contratos, concesiones y permisos.
 
Pero también tendrá bajo su responsabilidad la educación náutica mercante, el control de las telecomunicaciones, la inspección del cumplimiento de tratados internacionales, entre otras normas.
 
Durante el debate, la emecista Patricia Mercado hizo notar que el artículo 129 constitucional establece que, en tiempos de paz, el Ejército no intervendrá en actividades de carácter civil.
 
Allí está la SCJN, pero los opositores ya no creen en ella.
 
Uno de los argumentos centrales del Ejecutivo para entregar el control de los puertos a los militares es la institucionalidad de las Fuerzas Armadas y, sobre todo, su incorruptibilidad.
 
Este último argumento es endeble si tomamos en cuenta las gravísimas acusaciones que le hace Estados Unidos al general Salvador Cienfuegos, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional en el sexenio anterior: sobornos del narco a cambio de protección.
«La hipótesis de que no hay corrupción en las Fuerzas Armadas ha quedado desmontada con el proceso iniciado al anterior general secretario de la Defensa. No hay manera de que actuara solo. ¿Se les olvidó Rebollo? ¿Acosta Chaparro? Preguntó Álvarez Icaza.
 
El gobierno de la 4T tiene sed de recursos para enfrentar el 2021, que se perfila como un año complicadísimo. Quiere jalarlos de donde sea.
 
Sus empleados en la Cámara de Diputados -no podemos llamarlos representantes populares- aprobaron ayer desmantelar el Fondo de Salud para el Bienestar.
 
Con eso López Obrador ya tiene otros 33 mil millones de pesos disponibles en la Tesorería para lo que se le ofrezca.
 
Lo peor: legisladores de Morena y sus rémoras rechazaron etiquetar esos recursos para la compra de vacunas contra el covid-19 y otros temas de salud ni siquiera con la oferta de la oposición de votar a favor del dictamen.
 
El fondo se conocía con el nombre de «catastrófico». Fue creado para atender enfermedades graves, como el cáncer. Ahora podría servir para apuntalar sus programas socioclientelares. Nada lo impide.
 
La semana pasada, los magos del Congreso desaparecieron 109 fideicomisos que servían para apoyar a distintos sectores de la sociedad. Con su voto liberaron 68 mil millones de pesos
 
Expertos nos dicen que, con estos recursos, el gobierno podrá respirar hasta finales de abril de 2021, cuando pueda recibir los remanentes de la operación cambiaria del Banco de México.
 
** Va un dato del Inegi sobre el año de la pandemia: con respecto al primer semestre de 2019, la cantidad de cadáveres inhumados entre enero y junio de 2020 aumentó 20.2%, en tanto, la cantidad de cadáveres cremados o incinerados registró un aumento de 76.8 por ciento.
 
 
PASCAL BELTRÁN DEL RÍO / BITÁCORA DEL DIRECTOR (EXCÉLSIOR)
 
Los peligros de jugar a las fuercitas
El conflicto entre los gobernadores de los diez estados de la Alianza Federalista y el gobierno federal no deja de escalar. Los primeros sostienen que el Centro les escamotea recursos y que el trato fiscal que reciben es discriminatorio. El segundo asegura que el presupuesto se reparte de acuerdo con el marco legal vigente y que la reacción de los mandatarios estatales tiene que ver con las elecciones venideras.
 
El martes, el Presidente retó a los gobernadores a consultar a los ciudadanos para saber si están de acuerdo con abandonar el pacto de coordinación fiscal (que no el pacto federal, como se ha dicho incorrectamente). Éstos respondieron que tomaban la palabra a López Obrador. Pero ayer éste los criticó de no decir la verdad a sus gobernados, pues la Federación, aseguró, nada debe a sus estados.
 
En entrevista, el gobernador de Guanajuato –miembro de la Alianza– me aseguró que su entidad había dejado de recibir 23 mil millones de pesos del gobierno federal desde que López Obrador asumió el poder. Y agregó que mientras Oaxaca, con sus cuatro millones de habitantes, tiene un presupuesto de 130 mil millones de pesos, Guanajuato, con una población de seis millones, ejerce 93 mil millones de pesos.
 
—En una federación, ¿no tienen responsabilidad los estados más favorecidos con los menos desarrollados? ?le pregunté.
 
—Sí, pero esa solidaridad no puede tener como base la afectación de los estados más productivos.
 
Tenga quien tenga la razón, el diferendo no es sólo un asunto coyuntural, producto de diferencias ideológicas. En el origen están dos temas que se remontan a muchas décadas, si no es que a siglos.
 
1) El persistente centralismo, que siempre ha sido una suerte de colonialismo. La insistencia en manejar todo desde la Ciudad de México, que ha causado un gran resentimiento en los estados, desde donde se ve al gobierno federal como abusivo; y a los capitalinos, como privilegiados.
 
2) Dos concepciones distintas de desarrollo, que han dado lugar a dos Méxicos. Por un lado, las regiones Norte, Bajío y Occidente, con un crecimiento económico que rivaliza con el de países asiáticos aventajados; por otro, la región Sur-Sureste, con estados que se comparan en desarrollo con naciones africanas.
 
En tiempos en que recorren el mundo la insubordinación ciudadana y la crisis económica derivada de la pandemia, la brecha entre esos distintos Méxicos sólo tenderá a abrirse más. Es también un momento propicio para el florecimiento del lenguaje demagógico y la polarización.
 
Por desgracia, este diferendo no se va resolver con razones y sensatez. Es mucho más factible que la contracción económica lleve a los pobladores de cada una de esas regiones a comprarse el pleito protagonizado hasta ahora por políticos.
 
Los gobernadores de la Alianza presentan el problema como resultado de un abuso por parte del gobierno federal. Éste habla de aquéllos como “privilegiados”, “corruptos”, malos para gastar los recursos públicos y enemigos de los programas sociales. Me temo que en las actuales circunstancias ?ante la imposibilidad de que las autoridades de todos los niveles y de todas las procedencias políticas puedan dar los resultados esperados?, los gobernados se alinearán con alguna de las partes y culparán a la otra de sus desventuras.
 
Así, se corre el riesgo de hacer resurgir viejas rencillas como las que hay entre el México del norte y el sur, el Centro y los estados, los creyentes y los jacobinos. Si usted se fija, el actual diferendo tiene vasos comunicantes con aquellos agravios.
 
El enfrentamiento verbal va subiendo de tono. Si no se actúa pronto para promover la unidad de propósitos, acabaremos viviendo las consecuencias de polarizar al país. Todos tenemos la responsabilidad de no dejar que sigan escalando esas pasiones, pero, por su cargo, quien mayor empeño debiera poner en esa tarea es el Presidente de la República.
 
Este problema, como otros que han aflorado en el país, se resuelve con diálogo. Y en un diálogo las partes tienen que estar listas no sólo para encontrarse en la mesa de las negociaciones, sino para ceder. El juego de fuerzas que estamos viendo sólo puede abrir viejas heridas y desgarrar a la República.
 
 
JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ / RAZONES (EXCÉLSIOR)
 
Corrupción y seguridad, historias con historia
La ficha roja emitida por Interpol para la localización de los exfuncionarios de seguridad federal Frida Martínez y Jesús Orta admite muchas lecturas políticas, pero también exhibe el estrecho margen en el que se mueven quienes se desempeñan en cargos de seguridad con alto contenido político.
 
Son 19 los exfuncionarios de áreas de seguridad federal que han recibido órdenes de aprehensión por presuntos malos manejos y entre ellos es donde se incluye a los dos exadministradores generales de la PF, el también exsecretario de Seguridad en la capital, ya con Claudia Sheinbaum, Jesús Orta, y Frida Martínez. Orta fue un pésimo secretario de Seguridad capitalino, pero tenía fama de ser un administrador pulcro desde que fue oficial mayor de Marcelo Ebrard en seguridad pública, durante el gobierno de López Obrador. Desde allí hizo el resto de su carrera. Su enjuiciamiento no deja de ser un golpe, menor, pero un golpe, tanto para Marcelo como para Claudia, dos aspirantes al 2024. Es también, obviamente, un golpe, por el caso de Frida Martínez, contra la anterior administración y contra Miguel Osorio Chong, el exsecretario de Gobernación, que fue su jefe político.
 
Pero esta historia, decíamos aquí semanas atrás, también nos recuerda otro caso que el ahora fiscal Gertz Manero inició cuando llegó a la Secretaría de Seguridad federal con el presidente Vicente Fox, en el año 2000, también contra funcionarios de la PF y del Cisen, por la compra de equipos, helicópteros y vehículos. En aquel caso se involucraba a una veintena de funcionarios de seguridad y de otras áreas, incluyendo al almirante Wilfrido Robledo y a Genaro García Luna, quien encontró refugio, como muchos de los acusados, en la Agencia Federal de Investigación (AFI), dependiente de la PGR, que entonces encabezaba el general Rafael Macedo de la Concha. Luego de varios años de proceso, aquel caso finalmente no prosperó.
 
Pero en esta ocasión las acusaciones, partiendo de un marco similar, son diferentes. El capítulo más delicado es el de los recursos para operaciones especiales no justificados, un tema diferente al de la compra de helicópteros y aeronaves, pero que también en aquella gestión iniciada en el 2000 esgrimió Gertz Manero, denunciando malos manejos en la utilización de los recursos destinados para testigos protegidos. Hace semanas dijimos aquí que el verdadero problema de los acusados era el de las partidas confidenciales.
 
Según versiones oficiales, los 19 exfuncionarios de la PF, el Cisen y de Gobernación están acusados de no justificar, según lo estableció la Auditoría Superior de la Federación, dos mil 500 millones de pesos de los fondos reservados para operaciones de seguridad. Los únicos autorizados a disponer de esos recursos, a autorizar su utilización, fuera del propio secretario de Gobernación, eran los jefes de Administración de la PF, en este caso, Jesús Orta, durante la primera parte del sexenio pasado, y luego Frida Martínez, por eso, ellos dos son los principales acusados.
 
Según el mecanismo establecido, para retirar dinero de ese fondo para operaciones especiales, en cada ocasión se debía dejar especificado, guardado en un sobre lacrado, para qué se habían utilizado. Lo que dice la Auditoría y ratifica la FGR es que se retiró el dinero, pero no se cumplió con el procedimiento de justificar su utilización con los sobres lacrados. Dicen funcionarios de la anterior administración, acusados por el caso, que podrán justificar esa utilización, pero ya con la acusación a cuestas tendrán que hacerlo ante el Ministerio Público, haciendo públicas, si algún juez lo considera así, operaciones secretas del pasado.
 
La información divulgada confirma que se trata de la partida 33701, que estaba destinada a operaciones de riesgo, urgencia y confidencialidad. Ahora sabemos también que unos mil 765 millones de pesos durante la gestión de Frida Martínez y 755 millones en la de Jesús Orta se entregaron en cheques a subalternos que, a su vez, los endosaron para que los cobraran sus respectivos jefes, Martínez y Orta. La enorme mayoría de esos cheques, en las dos gestiones, fueron para un colaborador de segundo nivel, Leonel Ignacio Orozco. ¿Puede tener alguna razón operativa ese mecanismo? Puede ser, puede tenerlo, pero debería estar justificado. Por lo pronto, como decía don Jesús Reyes Heroles, lo que parece, es. Y todo esto parece, no podemos afirmarlo, un fraude.
 
** Irresponsabilidad
La forma en que las sesiones de la semana pasada en las cámaras de Diputados y de Senadores se convirtieron en un foco de contagio de covid demuestra la irresponsabilidad con que se actuó. Siguen dándose casos de contagio, ayer Josefina Vázquez Mota y Arturo Escobar dieron positivo a covid, mientras que el gobierno capitalino está en virtual cuarentena, luego del contagio de Claudia Sheinbaum. Pero López-Gatell asegura, sin la más remota prueba para sustentar dicha información, que el senador Joel Molina, fallecido el fin de semana, luego de la sesión del Senado, no se contagio (¿ni contagió?) en ella. Una suma de irresponsables.
 
 
JAVIER SOLÓRZANO ZINSER / QUEBRADERO (LA RAZÓN)
 
Los muchos otros muertos
Dentro de las muchas situaciones que se pueden estar presentando, pero que por la pandemia no estamos viendo, están los muchos otros muertos que no tienen que ver con Covid-19.
 
El tema es de la máxima gravedad, porque vamos a estar ante un escenario muy grave que no se está contemplando, muchas personas mueren y no es por Covid-19.
 
Nos seguimos muriendo no sólo de coronavirus, sino evidentemente de muchas otras enfermedades, las cuales se han dejado de atender en buena medida por la obligada transición de muchos hospitales en espacios para atender el coronavirus.
 
Los costos de esto ya nos están saliendo profundamente caros y sobre todo dolorosos. La impotencia bajo la que viven muchos pacientes, por ende familias, está haciendo cada vez más dramática y triste la vida de muchas personas. No se vislumbra solución alguna mientras no se controle el coronavirus, lo cual es evidente está muy contracorriente y no cambia la actual estrategia en materia de salud.
 
La sobre atención al coronavirus tiene su lógica, pero en el fondo también estamos ante un problema de organización y estrategia, el cual no ha sido resuelto ni se ve que sea un asunto que sea considerado como fundamental en el radar de las autoridades de salud.
 
Muchos enfermos han optado, con razón, en no acudir a los hospitales por temor a los contagios. Si de por sí ya cargan una enfermedad, imaginémonos lo que sería ser contagiado por Covid-19. A esto sumemos el hecho de que se nos ha repetido una y otra vez que no vayamos a los hospitales de no ser que tengamos síntomas graves del coronavirus, quizá por ello las autoridades presumen con frecuencia que hay camas desocupadas.
 
La pregunta es a qué se puede deber esto. La respuesta pasa más por los temores ciudadanos que por la capacidad de gobierno para organizarse en esta materia ante la pandemia.
 
Conversando con diferentes doctoras y doctores, que por razones obvias nos piden el anonimato, nos señalan lo que está pasando en muchos hospitales del sector salud. «Tarde que temprano se puede venir una tragedia paralela a la que ya provoca la pandemia. Mucha gente se está muriendo en sus casas y esta información está a la vista, porque pacientes con enfermedades graves no han regresado a los hospitales y no se sabe nada de ellos… en el Instituto Nacional de Nutrición la situación está llegando al límite».
 
Todo apunta a que los escenarios por venir serán más graves y delicados de lo que hemos vivido. Una de las razones estriba en el cansancio y el hartazgo colectivo. No pensemos únicamente en los ciudadanos pensemos sobre todo en el personal de salud, el cual ha visto morir no sólo pacientes, sino también un número significativo de compañeros de trabajo.
 
Al igual que el mundo se nos puede estar juntando una especie de tormenta perfecta. Por un lado una intensificación de la pandemia y, por otro lado, la proliferación de decesos derivado de padecimientos que no se están tratando y que no tienen que ver con el coronavirus.
 
Para añadir más elementos para que la tormenta se nos venga encima seguimos en los terrenos de la confusión a los cuales cooperan las autoridades. El afamado vocero sigue con su ambigüedad con el uso del cubrebocas, a lo cual el Presidente colabora día con día.
 
Está muy claro que el cubrebocas no es la solución definitiva para evitar los contagios; sin embargo, acorde a la información que tenemos y que no tenemos una vacuna, el cubrebocas se convierte en el elemento más tangible y cercano para evitar el coronavirus.
 
A los más de 90 mil fallecimientos por Covid-19 vamos sumando las muchas personas que han muerto por enfermedades que no han sido tratadas debidamente. El doloroso drama se nos va a aparecer de sopetón.
 
La tormenta perfecta se va armando.
 
** Resquicios.
Para darnos una idea de lo que puede venir veamos las drásticas medidas que se toman en Europa. No se quiere el semáforo rojo en ciudades como la capital; la disyuntiva es brutal, ¿la vida o la economía?
 
 
SERGIO SARMIENTO / JAQUE MATE (REFORMA)
 
Coyotes y gallinas
Una vez más el presidente López Obrador ha utilizado la excusa de la corrupción para lanzarse contra una legislación que no le gusta o que quizá no entiende.
 
«No podemos ser cómplices de la corrupción, encubridores», declaró al anunciar este 27 de octubre que propondrá una iniciativa de ley para prohibir la subcontratación de trabajadores, también conocida como outsourcing. Lo paradójico es que apenas el pasado mes de marzo el propio López Obrador detuvo la propuesta del senador y líder minero Napoleón Gómez Urrutia para prohibir el outsourcing. «No creo que sea el momento de atender esto -dijo el 27 de ese mes–. Hay tiempo y se puede llegar a un acuerdo entre todos, hay un avance importante. Sin embargo, el senador Napoleón Gómez Urrutia está inconforme con lo que se propuso en el mismo Senado y también en el Ejecutivo y en el sector empresarial. Él tiene un punto de vista distinto».
 
El país estaba entrando entonces en la crisis económica provocada por la pandemia de covid-19. El presidente consideró que era un mal momento para impulsar una iniciativa que probablemente destruiría empleos. Tenía razón, pero parece que eso ya no importa.
 
El mandatario se quejó ayer de que hay «coyotes» que aprovechan la práctica de manera indebida y por eso hay que prohibirla. «Son de esas en donde pagan justos por pecadores», dijo. «Hay muchos empresarios responsables, pero otros -y en sentido estricto ni siquiera son empresarios, son coyotes, traficantes de influencia-que abusan de todos estos mecanismos de contratación de trabajadores y se afecta a los trabajadores».
 
El daño al empleo por la prohibición del outsourcing podría ser muy importante. En la actualidad hay alrededor de 4.5 millones de trabajadores en régimen de subcontratación. Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios del Empleo Formal, estima que alrededor de un millón se incorporarían directamente a las empresas subcontratantes en caso de una prohibición. Los otros tres millones tendrían que conformarse, si acaso, con empleos en la informalidad.
 
Hay otro costo más difícil de evaluar. La subcontratación permite a las empresas aumentar y disminuir su personal de conformidad con las fluctuaciones de la demanda por sus productos y servicios. Si las compañías no tienen esa flexibilidad, se abstendrán de contratar nuevos trabajadores en momentos de gran demanda, lo cual hará que pierdan oportunidades de mercado y volverá menos competitiva a las empresas mexicanas.
 
El presidente, sin embargo, no parece entender las realidades del mercado laboral. Para cuestionar la subcontratación señaló que en la segunda quincena de diciembre se registra una baja en el empleo formal, el cual repunta a partir del mes de enero. Para él esto es consecuencia de la acción de «grupos de intermediarios, de ´coyotes´», que manipulan las nóminas. La realidad es muy distinta. Muchos contratos de obras temporales terminan en diciembre. La actividad de la construcción se detiene casi totalmente. Quienes producen, importan, distribuyen o venden para la temporada navideña tienen en ese momento un receso.
 
La subcontratación está perfectamente regulada en nuestro país. Quizá es cierto que algunas empresas violan las reglas, pero también hay empresas que violan las leyes fiscales y nadie ha pedido prohibir los impuestos. Cuando las empresas quebrantan la ley, hay que castigarlas, pero prohibir el outsourcing, y acabar con millones de empleos, es la peor forma de hacerlo. Es como matar a las gallinas si hay coyotes en la comarca.
 
** Controlar todo
El gobierno sigue acabando con todos los guardaditos. Ayer su mayoría en la Cámara de Diputados aprobó tomar los 33 mil millones de pesos del Fondo de Salud para el Bienestar. El presidente no quiere guardaditos, fideicomisos o fondos. Quiere controlar personalmente todo el gasto.