Columnas del día

91
0
principales periodicos y noticias de mexico

Columnas y noticias destacadas este miércoles 4 de noviembre.
 
 
BAJO RESERVA (EL UNIVERSAL)
 
** La 4T se hace bolas con los datos de las vacunas
Sería muy importante que los principales funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores se pongan de acuerdo con los datos que tienen sobre las vacunas contra el coronavirus que causa Covid-19. Nos detallan que ayer en conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario Marcelo Ebrard informó que las dosis de los 15 mil voluntarios para probar la vacuna del Covid-19 del laboratorio chino CanSino se realizaría en 12 entidades. Segundos después Martha Delgado, subsecretaria de Relaciones Exteriores, aumentó esta cifra al asegurar que serían 13 entidades, e inmediatamente Annette Ortiz Austin, directora de Epic Research, responsable del ensayo de CanSino, enlistó 14 estados (Chihuahua, Durango, Nuevo León, Jalisco, Aguascalientes, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Morelos, Quintana Roo, Veracruz, Puebla, Hidalgo y la Ciudad de México) ¿Cuál de las tres cifras es la correcta? Esta vez, literalmente, la autollamada 4T tiene otros datos.
 
** En 2021 la pelea será Morena vs. Morena
En la cancha legislativa, también Morena practica las divisiones, no las sumas, y donde habría posibilidad de que se expresaran a favor de candidatos de unidad a gubernaturas, ya se configuran procesos internos, y en cada uno de ellos un foco de conflicto, nos hacen ver. En Zacatecas, por ejemplo, David Monreal Ávila, quien renunció al cargo de coordinador federal de Ganadería, será alcanzado por el senador José Narro Céspedes, quien muy deportivamente va a esperar la convocatoria respectiva, y de paso mantener su dieta y privilegios como legislador. Otros senadores morenistas ya están listos para salir a contiendas frente a personajes de la autollamada Cuarta Transformación, como en Chihuahua, Baja California y otras entidades. Lo que ven venir, nos dicen, es que 2021 puede ser una contienda de Morena contra Morena. Y para muestra de hasta dónde pueden llegar los pleitos por un cargo, ahí está la pasada elección de la dirigencia nacional morenista, en la que los aspirantes se dieron hasta con la cubeta.
 
** Morenistas en EU dicen que no llamaron a votar por Trump
El Comité de Morena en Nueva York, en el que participan Leo Sander, Isaac Ramírez y Carolina Reyes, entre otros, aseguran que contrario a lo que le dijimos en este espacio en días pasados, ellos no han llamado a votar a los paisanos en Estados Unidos por Donald Trump, o por ningún otro candidato en la elección estadounidense. Nos hacen ver que, si ellos no lo hicieron, quien lo hizo ya desde algunos meses fue el presidente Andrés Manuel López Obrador, con la visita Washington que, según sus críticos, fue un acto de apoyo a Trump.
 
 
TEMPLO MAYOR (REFORMA)
 
** Más allá de quien despache en la Oficina Oval el próximo año, anoche quedó claro que el ganador de las elecciones en Estados Unidos fue el populismo. En otros tiempos hubiera sido imposible que un clown como Donald Trump aspirara a llegar tan alto. Sin embargo, el mapa electoral pintado de rojo no deja lugar a dudas de que su fórmula sigue funcionando.
Porque, al igual que hace cuatro años, la mayoría de los estadounidenses de a pie, los que no viven en sofisticadas y modernas zonas urbanas, decidieron apoyar a un candidato que les habla bonito a ellos, no a los medios, no a los organismos reguladores, no a la racionalidad política. ¿Les suena conocido? Por algo será.
 
** Por cierto que quienes deberían estar preocupados por la elección presidencial en Estados Unidos son los consejeros electorales del INE. El proceso electoral gringo dejó ver que una de las mayores amenazas para el proceso democrático está, paradójicamente, en las benditas redes sociales.
Con todo y que de por sí es complejo y caro el organizar las elecciones en México, no se ve claro que en el INE tengan ni las facultades, ni las capacidades, ni el presupuesto para arbitrar la guerra digital del 2021… que de hecho ya empezó.
 
** ¿Qué necesidad tienen miembros del PAN de asociarse con los impresentables ultraderechistas de VOX? La pregunta viene al caso porque Fernando Rodríguez Doval, integrante del CEN blanquiazul, fue uno de los signatarios del llamado Foro de Madrid.
En el documento participan un grupo de perfiles diversos, pero entre los abajo firmantes están quienes en sus dichos y hechos promueven la xenofobia y el racismo, como el partido español VOX, o personas no asociadas con el espíritu de los valores democráticos como un hijo del Trump brasileño, Jair Bolsonaro.
 
** Algo raro está pasando en la Secretaría de Gobierno capitalina, pues sin explicación alguna Alfonso Suárez del Real desmanteló el área de Concertación Política, que era una de las que sí daba resultados.
No está claro si el funcionario simplemente quiere poner a sus incondicionales o si se trata de eliminar toda huella del paso de Rosa Icela Rodríguez por esa dependencia. Lo que es un hecho es que la decisión contradice lo que había dicho la propia Claudia Sheinbaum de que no habría despidos durante la pandemia, pues Suárez del Real no usó la tijeras… ¡sino la podadora!
 
 
TRASCENDIÓ (MILENIO)
 
** Que la elección de José Luis Vargas como nuevo presidente de la Sala Superior del Tribunal Electoral, lejos de acabar con las grillas, solo intensificará la división entre los magistrados, pues hay que recordar que fue él quien exigió la renuncia de Janine Otálora en 2019, a quien se le sumó Reyes Rodríguez, que a su vez no mantiene una buena relación con el propio Vargas, si bien ahora le dio su voto. El resultado del galimatías: 4-3.
 
**Que la Cámara de Diputados, presidida por Dulce María Sauri, estrenará este miércoles la modalidad de sesiones semipresenciales, con un máximo de 129 legisladores en el pleno, para reducir el riesgo de contagios de covid-19. Aunque los órganos directivos en San Lázaro acordaron poner en marcha dicho formato desde septiembre pasado, las fallas en los teléfonos y la aplicación para el registro de asistencia y votación a distancia lo retrasaron hasta hoy… y mañana jueves se citará a sesión presencial para discutir y votar el paquete fiscal 2021.
 
** Que en medio del debate entre los gobernadores aliancistas y el Presidente, desde la 4T lanzan un señalamiento puntual: varios colaboradores del mandatario tamaulipeco, Francisco García Cabeza de Vaca, fueron diputados de la 60 Legislatura y desde ahí votaron por el pacto fiscal en curso. Entre ellos destacan César Augusto Verástegui Ostos, ahora secretario de Gobierno; Omeheira López Reyna, directora del DIF estatal; Carlos García González, ex líder del Congreso estatal y ahora secretario de Desarrollo Económico; Luis Alonso Mejía García, jefe de la Oficina Fiscal de Tampico, y Raúl García, gerente de Comapa Río Bravo, todos ex integrantes del Congreso de la Unión.
 
 
FRENTES POLÍTICOS (EXCÉLSIOR)
 
1.  Memoria viva. Con la intención de promover el conocimiento de archivos históricos nacionales y de otros países, Memoria Histórica y Cultural de México y la SRE acordaron impulsar la difusión de archivos vía digital. La escritora e investigadora Beatriz Gutiérrez Müller firmó como testigo del acuerdo entre Memórica y la Cancillería. “Hay muchas cosas importantes para México en bibliotecas, archivos y museos del mundo. La idea es que todos los interesados puedan conocer esos tesoros culturales desde su casa, desde su escuela”, explicó Gutiérrez Müller. Por cierto, la también esposa del presidente López Obrador será investigadora nacional nivel 1 en el Sistema Nacional de Investigadores. Siempre pendiente de que la cultura llegue a todos. Enhorabuena.
 
2.   De la mano. López Obrador recibió a Mario Delgado, ganador de la presidencia de Morena, y agradeció su labor al frente de la bancada en la Cámara de Diputados. El jefe del Ejecutivo destacó que Delgado haya apoyado en la aprobación de reformas constitucionales de la 4T. “Recibí a Mario, quien me informó que pedirá licencia como legislador para asumir la presidencia de Morena. Le agradecí que como coordinador en la Cámara de Diputados nos apoyara en la aprobación de reformas constitucionales que están cimentando la transformación de México”, escribió en su cuenta de redes sociales. A muchos políticos de la oposición, e inclusive a algunos morenistas, les cala este resultado. Qué de malo tiene caminar de la mano, si así ha sido siempre. ¿Qué les espanta?
 
3.   Amenazantes. En un intento por evitar el recorte previsto de 30 mil millones de pesos a estados y municipios que se propone en 2021, el PAN planteó a todas las fuerzas políticas y sociales unir esfuerzos para evitarlo. Su líder nacional, Marko Cortés, envió un mensaje a los demás partidos de oposición para modificar el presupuesto del próximo año. “Está más que claro que el gobierno federal pretende eliminar tácitamente a los municipios, recetándoles otro fuerte recorte financiero. Por esta razón, Acción Nacional propone que unamos esfuerzos para modificar el presupuesto para el 2021, señaló Cortés. Pinta un escenario catastrófico, cuando lo que hay que unir está al interior de lo que queda de su partido. Ahí es donde debe enfocar sus baterías: en el resurgimiento azul.
 
4.   Al buen entendedor… Al opinar sobre los llamados que han realizado los gobernadores federalistas, Miguel Barbosa señaló que se equivocan al pretender influir en los lineamientos del gobierno de la República, ya que quien ganó las elecciones fue López Obrador, por tanto, es él quien dicta los lineamientos de política económica, exterior e interior, de todos los ámbitos gubernamentales. Barbosa reiteró que pertenecer al pacto federal no depende de la voluntad de los gobernadores, es parte de la República a la que se suscriben todos los mandatarios, y está contenida en las leyes. Se equivocan, dijo, al pretender gobernar la República, quien ganó la elección se llama López Obrador. Es cierto, 30 millones de votos lo avalan, pero hay gobernadores que no se dan cuenta. Ya párenle.
 
5.   Confianza absoluta. En medio de las elecciones presidenciales en EU, el presidente López Obrador informó que sin importar el resultado, México tiene garantía de estabilidad económica y financiera. El mandatario destacó que la economía nacional es sólida y el peso se mantiene firme, por lo que descartó afectaciones tras los comicios y la crisis por covid-19. “A pesar de la situación de incertidumbre en Europa por la pandemia y las elecciones en EU, nuestro peso se mantiene fuerte. Estamos seguros ante cualquier resultado en las elecciones de nuestro vecino del norte. Nuestra economía es sólida y nuestro país cuenta con la confianza de inversionistas extranjeros”, comentó. Nada de qué preocuparse. El equipo económico gubernamental no ha fallado… Hasta ahora.
 
 
PEPE GRILLO (LA CRÓNICA)
 
** Pase de salida
La versión es que los superdelegados que levantaron la mano para competir para ser candidatos a gobernador por Morena estarán sujetos a una revisión exhaustiva.
Aunque ya tienen listas las maletas serán objeto de una auditoría. Si aprueban, recibirán su pase de salida.
Lo que no se quiere en Palacio Nacional es que ya en campaña les comiencen a salir cadáveres del clóset, poniendo en peligro el triunfo de Morena y la figura misma del superdelegado o coordinador de los programas federales.
Hay dos o tres que tal vez no pasen la prueba del ácido. Uno de ellos, se dice, es el de Querétaro, Gilberto Herrera, a quien sus propios correligionarios de Morena han pedido que lo pasen a la báscula antes de darle la candidatura.
 
** El ojo del huracán
El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tiene un nuevo magistrado presidente, se trata de José Luis Vargas Valdez. Es un asunto relevante porque encabezará al Tribunal durante la elección más
grande y compleja de la historia del país, la del 2021 y su gestión puede llegar al 2024.
El Tribunal ha estado en el ojo del huracán en tiempos recientes.
Sus fallos controvertidos, sus jaloneos sistemáticos con el INE, y las versiones de que los magistrados son, digamos, receptivos, a las demandas de Palacio Nacional lo tienen en un momento difícil.
Vargas Valdez es un abogado del ITAM y dirigió por un tiempo la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales. Fue quien preparó el proyecto para negarle el registro a México Libre…
 
** Ni los lee ni los oye
El presidente López Obrador dijo que no ha leído la carta que le enviaron los gobernadores de la Alianza Federalista.
Adelantó que no piensa reunirse con ellos. Si tienen algún asunto pendiente con el gobierno federal que se formen en las ventanillas de Arturo Herrera, en Hacienda o de Olga Sánchez en Bucareli.
El Presidente no los quiere ver porque, sostiene, le han faltado al respeto.
No dio ejemplos de las faltas de respeto, pero eso quiere decir que la petición de más recursos para las entidades no será atendida y los gobernadores aliancistas ya deben ir pensando en otras opciones.
Una de esas es la vía legal, porque la del diálogo con el Presidente está clausurada.
 
** A regañadientes
A regañadientes, pero el Congreso estatal de Puebla, dominado por Morena, votó a favor del matrimonio igualitaria en esa entidad con poderosos grupos conservadores.
Es un tema que se ha venido tratando en la entidad desde años sin oportunidades de prosperar por el bloqueo de Morena.
De hecho, la votación de ayer fue resultado de una advertencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nacional que advirtió a los legisladores que estaban desacato por darle largas al asunto.
Los legisladores saben que es un tema controvertido, pero se realizaron los cambios y ya hay un derecho más para la ciudadanía.
Dirigentes de grupos que defienden el modelo tradicional de familia advirtieron que se dejarán sentir en las urnas en el 2021.
 
 
SACAPUNTAS (EL HERALDO DE MÉXICO)
 
** Scherer le echo el guante
Exitosa resultó la investigación de la Guardia Nacional contra un delincuente que se hacía pasar por alto funcionario de la Cuarta Transformación para extorsionar a empresarios, el cual ya fue detenido. El caso fue denunciado por el consejero Jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, pues el sujeto decía ser colaborador de él para engañar a sus víctimas.
 
** Inicia la era de Mario
Después de dos años de estar al frente de la bancada morenista y de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, este miércoles el diputado Mario Delgado pide licencia para tomar posesión del cargo de presidente del partido Morena. El acto de entrega recepción se realizará hoy por la tarde, con el dirigente saliente, Alfonso Ramírez Cuéllar.
 
** La otra contienda
Los que saben de grillas electorales adelantan que se va a poner bueno el estira y afloja entre el INE, que preside Lorenzo Córdova, y el TEPJF, que ayer eligió a José Luis Vargas como su magistrado presidente. Y es que tienen diferencias abismales en la interpretación de las leyes electorales, pero en ambas instancias confían en tender puentes de entendimiento.
 
** Seditas con Villalobos
Nada que ver las comparecencias que han tenido los funcionarios de la 4T ante el congreso con la que tuvo ayer ante el Senado el secretario de Agricultura, Víctor Manuel Villalobos. Y es que, con él, los legisladores no aplicaron gritos y sombrerazos, como sí lo hicieron, por ejemplo, con el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell. Hay niveles, dicen.
 
** Ahora, por las vacunas
Se tensa, de nuevo, la relación del gobierno federal con los gobernadores de la Alianza Federalista. Ahora, los diferendos ya pasaron al terreno de la salud: el mandatario de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras, rechazó que el estado vaya a participar en la Fase III de la prueba de vacuna contra el COVID 19, como había informado el canciller Marcelo Ebrard.
 
 
SALVADOR GARCÍA SOTO / SERPIENTES Y ESCALERAS (EL UNIVERSAL)
 
Pánico en Madrid
La escena que nos describen desde la capital española no se refiere a las reacciones populares ante los nuevos confinamientos obligatorios por el Covid; se refiere más bien a un tipo de pánico distinto: el que experimenta el expresidente Enrique Peña Nieto por las noticias que le han llegado desde México, en las que se cierra el círculo para una posible acusación en su contra, ya no solo por el tema de Emilio Lozoya y el financiamiento ilegal de Odebrecht a su campaña, sino también por el anuncio de que otro Emilio, Zebadúa, será testigo protegido y hablará de cómo se instrumentó y ejecutó en su Gobierno el saqueo millonario del presupuesto federal a través de la llamada Estafa Maestra.
 
Las declaraciones de esos dos Emilios han puesto muy angustiado a Peña Nieto, quien desde su lujosa mansión en La Finca, en Pozuelos de Alarcón, ha comentado a sus amigos cercanos –los pocos que aún lo buscan– que “le preocupa seriamente” lo que pudiera declarar en su contra el exoficial mayor de la Sedesol y la Sedatu en su Gobierno, Emilio Zebadúa González, quien le pidió a la FGR el beneficio de un criterio de oportunidad (lo mismo que convertirse en testigo colaborador) a cambio de revelar cómo se le ordenó desde Los Pinos y desde la oficina de su dos veces jefa, la secretaria Rosario Robles, ejecutar las contrataciones fraudulentas a universidades públicas e institutos estatales para sacar dinero del erario y mandarlo a las campañas del PRI.
 
“Está apanicado, aterrado y ya se quiere mover de Madrid porque teme que haya acusaciones en su contra”, nos dijo la fuente cercana al expresidente, que insistió en que, a pesar de que el tema de Lozoya ya lo tenían analizado y estudiado jurídicamente, para combatir judicialmente los argumentos y las imputaciones de su exdirector de Pemex, ahora la irrupción de Emilio Zebadúa como posible testigo colaborador de la FGR le puede complicar las cosas al exmandatario, que siente que hay una consigna desde Palacio Nacional para que procedan en su contra.
 
Las declaraciones que rinda Zebadúa sobre las operaciones de contratos simulados en Sedesol y Sedatu, para obtener recursos que presuntamente se usaban para financiar al PRI, involucrarían directamente al expresidente y podrían también apuntar a Videgaray, pues al final era él quien desde Hacienda autorizaba los pagos y las operaciones.
 
El pánico de Peña Nieto ante estas investigaciones es directamente proporcional al que siente Luis Videgaray desde Boston, ante la confirmación de que sí hay una orden de aprehensión en su contra, según lo confirmó ayer la Fiscalía General de la República, que incluso desmintió al presidente López Obrador, al negar que ningún juez les haya notificado hasta ahora la negativa o el rechazo de esa solicitud de aprehensión.
 
La existencia de esa orden en contra de Videgaray explica por qué reaccionó tan virulento cuando en esta columna publicamos que estaba buscando, a través de empresarios israelíes amigos suyos, una posible residencia legal en Israel, ante el temor de que hubiera alguna acción judicial en su contra.
 
Y mientras Peña y su exhombre fuerte se muestran angustiados, la que está más que molesta y acusa “traición y abandono” del expresidente al que tanto defendió y apoyó es Rosario Robles, quien desde prisión no deja de hablar de las traiciones en su contra, primero por Peña que se olvidó de ella y la dejó sola y ahora, al parecer, por su otro hombre de confianza, Emilio Zebadúa, quien declararía como testigo colaborador en su contra. Es la historia de Rosario y las traiciones de los hombres en los que confía.
 
Por lo pronto en un análisis interno en el Gobierno de López Obrador, se concluyó que no había muchos elementos jurídicos y legales para acusar a Luis Videgaray, pero lo que sí hay, se dijo, es intención y voluntad política para procesar al poderoso exsecretario, como un “paso necesario y obligado” para llegar al expresidente Peña Nieto.
 
Lástima que a estas alturas ya no hay quien le pueda decir a Peña y a Videgaray “calma, que no cunda el pánico”.
 
 
CARLOS LORET DE MOLA / HISTORIAS DE REPORTERO (EL UNIVERSAL)
 
Tres lecciones de Trump para políticos mexicanos
Al momento de cerrar esta columna, Estados Unidos está en proceso de franca mexicanización: sin resultados oficiales que los respalden, los dos candidatos a la Presidencia se proclamaron vencedores.
 
En contra de lo que se esperaba, no fue Donald Trump el primero que sacudió el tablero, sino su rival, Joe Biden. Frente a la total incertidumbre por falta de resultados contundentes y a pesar de que en ese momento iba segundo lugar en los conteos en la mayoría de los estados clave, Biden salió a decir que iba en ruta a ganar la elección. Trump no se aguantó y tuiteó, con faltas de ortografía, que querían robarle la elección.
 
El asunto empieza a descomponerse después de varias horas en que los actores políticos y mediáticos se comportaron con una inesperada mesura ante un esperado guion: una elección competida, realizada en condiciones desafiantes e inéditas, una noche larga y que terminara el martes electoral sin un ganador declarado. En la costa este de Estados Unidos concluyó el martes, y en la primera hora del miércoles salió Biden y le respondió Trump.
 
Y así, el escenario más probable… se complicó.
 
A estas alturas, ya hay algunas lecciones que se pueden desprender del resultado.
 
1.- Gobernar mal puede no ser tan grave. A Trump le está yendo mucho mejor de lo esperado. Aun cuando pierda la elección, frente al desastre en la gestión de la pandemia, es asombroso que no haya sido derrotado estrepitosamente.
 
¿Qué hace que un votante refrende su confianza en un hombre que ha demostrado incapacidad para resolver la crisis más importante de su Administración? ¿Cómo es competitivo un hombre que ha despreciado la peligrosidad de un virus que ha matado a 250 mil personas? Era para que le pusieran una paliza.
 
2.- No solo basta ser el “anti”. No solo basta con enarbolar el “no” a lo que hay, sino que es necesario explicar el “sí” a qué. Hay que tener un buen candidato que entusiasme, una oferta de futuro que despierte esperanza. Capitalizar el enojo contra un Mandatario no basta, tratar de posicionarse en política solo por ser el “anti” no garantiza un resultado holgado aun cuando exista insatisfacción con el Gobierno.
 
3.- No es electoralmente rentable apostar por solo un sector de la población. Quizá sea la última vez que atestigüemos que Texas sea el bastión republicano. Lo cerrado de la votación en esta entidad es fruto de la diversificación de la población, particularmente por la importante cantidad de latinos que viven en la frontera con México. Un electorado diverso es algo que solo va a crecer con el tiempo.
 
 
RAYMUNDO RIVA PALACIO / ESTRICTAMENTE PERSONAL (EL FINANCIERO)
 
Mala relación con Biden o Trump
Las relaciones bilaterales entre México y Estados Unidos se encuentran en un mal momento, y sin importar quién gane la elección presidencial, lo más probable es que empeoren. Pero no hay que confundir relación bilateral con relación personal, porque es distinto. Puede haber buena relación personal y mala en lo bilateral. Aunque ayuda lo primero, no resuelve lo segundo. Aquí, el dilema no es si Donald Trump se mantiene en la Casa Blanca o la pierde ante Joe Biden, sino si el presidente Andrés Manuel López Obrador deja de jugar a las vencidas con Estados Unidos y querer obligarlos a compartir su visión coyuntural de país, sin importar que viole los acuerdos firmados entre los dos países.
 
En toda relación lo importante es la certidumbre, que se construye cuando se cumple la palabra empeñada. No se daña si discrepan, como cuando el presidente George H.W. Bush le dijo al presidente Carlos Salinas que iba a invadir Panamá, y como respuesta recibió la advertencia que México condenaría esa acción militar. Lo que se exige es hablar con claridad, como cuando el presidente Miguel de la Madrid se opuso a la intervención de Estados Unidos en Nicaragua durante el gobierno de Ronald Reagan. O cuando el presidente Richard Nixon amenazó al presidente Luis Echeverría para que no apoyara el ingreso de China a la ONU, quien al no comprometerse a hacerlo, respaldó su llegada al organismo.
 
La empatía o antipatía entre los presidentes no impacta la relación bilateral, como sucedió cuando José López Portillo maltrató a James Carter durante su visita a México, pero afecta la personal, como cuando Salinas insistió en reunirse con Bush un mes antes de la elección presidencial, y luego de su derrota, tuvo que soportar el frío que le dio Bill Clinton tras ganar la Presidencia, que no impidió para que, al ver los beneficios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, fuera el cabildero mayor en el Capitolio, para obtener su ratificación.
 
López Obrador tiene una inmejorable relación personal con Trump, quien lanza lisonjas al tabasqueño. Nunca se había dado nada parecido, lo que recuerda el dicho que cuando un adversario acaricia tu espalda, algo malo debes estar haciendo. En este caso, todo el trabajo sucio de Trump -sus políticas migratorias racistas y represivas, particularmente-, se lo ha hecho el Presidente mexicano, quien tiene cero palabras críticas o reclamos cuando insulta a sus gobernados.
 
No hay ninguna evidencia concreta que su genuflexión ante Trump le haya dado frutos a México. Ni siquiera cuando le entregó la política migratoria y de asilo para que no impusiera sanciones comerciales, porque en el pasado los presidentes optaron por la negociación, no por la subordinación, y obtuvieron idénticos resultados. Lo que sí habrá, pese a todo su esfuerzo por no molestarlo, es un deterioro en la relación bilateral, a menos que cambie su visión política y entienda que no puede decir una cosa y hacer otra, ni alcanzar compromisos y luego romperlos pensando que no habrá consecuencias. Eso, ya sabemos sin embargo, no pasará.
 
Con Trump o Biden, López Obrador va a tener que enfrentar las realidades a las que se ató con el gobierno de Estados Unidos. Una parte muy importante es el tema laboral dentro del nuevo acuerdo comercial norteamericano, donde aceptó la existencia de delegados laborales que revisen las condiciones de trabajo, salariales e incluso los contratos colectivos de las empresas que exportan sus bienes al mercado regional. Aquí es donde hay énfasis. Con Trump, la aplicación de ese oscuro inciso en el acuerdo, será más laxo que con Biden, donde los sindicatos son una parte importante de sus bases electorales. Pero en ambos casos es una cesión de soberanía, que será tomada y empleada a costa de empresas y sindicados mexicanos.
 
Trump o Biden se van a poner siempre a favor los inversionistas estadounidenses, que ha incrementado su presión en Washington para que obliguen a López Obrador a que respete la ley en materia energética. El matiz negativo sería con Biden, quien tiene en su programa de gobierno el impulso al cambio climático con energías limpias, las cuales se encuentran en las antípodas del pensamiento de López Obrador, que piensa en los combustibles fósiles como el futuro sucio del desarrollo energético nacional.
 
Otro tema donde la relación bilateral se está enturbiando es en el tema de la seguridad. Con Trump, las agencias policiales y de seguridad, como se explicó el lunes en este espacio, tienen en la mira a su gobierno por ineficiente y por su complicidad no escrita con los cárteles de la droga. Con Biden no cambiará, y en ambos casos, la captura del ex secretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos, es el anuncio de lo que vendrá en ese campo dentro de las relaciones bilaterales. Otro matiz con Biden será la intervención directa en América Latina en temas de corrupción, a través de la ONU, en donde el gobierno y entorno de López Obrador parece estar cada vez más sumido. El caso del general Cienfuegos esboza hasta dónde están dispuestos a llegar.
 
Una lectura fácil es que Trump le conviene más a López Obrador que Biden. A nivel personal, la apreciación es correcta. Los dos son muy parecidos, autoritarios, antisistémicos, populistas y mentirosos. Biden es distinto, al ser un político profesional. Pero en el terreno de la relación bilateral, converge la visión de los intereses por encima de la amistad, y es la maquinaria del gobierno y los grupos que inciden en él, quienes determinarán cuál será la política a seguir. En las últimas semanas se ha podido apreciar el apretón de esos grupos sobre López Obrador y su gobierno. No parará después del 20 de enero, sino que se intensificará, cuando asuma el nuevo Presidente de Estados Unidos, ya sea Biden o Trump.
 
 
FRANCISCO GARFIAS / ARSENAL (EXCÉLSIOR)
 
En tiempos de sordos
La negativa es tajante. El Presidente no dialogará con los gobernadores de la Alianza Federalista que amenazan con romper el pacto fiscal si no les dan un trato más equilibrado en el Presupuesto 2021.
 
“Me faltaron al respeto y no me han pedido disculpas. Quieren hacer politiquería por las elecciones”, argumentó López Obrador en la mañanera.
 
A los mandatarios de Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas los atenderá la SHCP.
 
*Los aliancistas, que reclaman recortes en las participaciones, subieron el tono ante esta negativa del Ejecutivo federal, la cual se produce después de haber declarado públicamente que sí se reuniría con ellos.
 
Los gobernadores acusan al primer mandatario de maniqueísmo. Le reprochan el uso de las mañaneras para tergiversar su llamado a la unidad y al diálogo y le piden encontrarse antes del 15 de noviembre, fecha límite para aprobar el presupuesto.
 
“Hemos hecho caso al llamado que dictaba dejar de lado toda politiquería. Los propósitos electorales no son, nunca han sido, parte de la agenda de la Alianza Federalista”, aseguran en la misiva. Ya encarrerados, denuncian el “trato injusto” que les da la Federación, la “apropiación desastrosa” de 109 fideicomisos y fondos públicos y la reducción de aportaciones a los estados por más de 181 mil millones de pesos.
 
Sobra decir que el Presidente bateó la propuesta aliancista de utilizar los remanentes de operación de Banxico para crear un fondo de estabilización en caso de que, por la pandemia, no se alcance la meta de Recaudación Fiscal Participable. Tampoco accedió a la solicitud de crear otro fondo para paliar el impacto que la emergencia sanitaria ha tenido en estados y municipios.
 
Según Enrique Vargas, alcalde de Huixquilucan y coordinador de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC), el 75 por ciento de los municipios está en quiebra.
 
Para equilibrar el presupuesto, los alcaldes le piden privilegiar a la gente y no las “obras faraónicas” de la 4T. (Dos Bocas, Tren Maya, Transístmico). Pero AMLO les aplicó la fórmula utilizada por Salinas de Gortari con el PRD a principios de los noventas: ni los ve ni los oye.
 
Un peligroso vacío se produce a partir de este diálogo de sordos.
 
*La polarización entre el Presidente y los gobernadores de la Alianza Federalista llevó a Marko Cortés, jefe nacional del PAN, a decirnos, en conferencia vía Zoom, que López Obrador representa “al más viejo PRI”, de donde él proviene.
 
“Vamos a elevar la exigencia  (de un trato más equilibrado) de la mano con la sociedad, alcaldes y gobernadores valientes, decididos, independientemente del partido al que pertenezcan”.
 
El jefe nacional panista rechaza que el 80% de la recaudación se lo quede la Federación; 16% los estados, y sólo cuatro por ciento los municipios. “Lo que haremos en el 2021, con una nueva mayoría opositora, será corregir la plana y asignar los recursos que se le han quitado a estancias infantiles, Pueblos Mágicos, promoción del turismo y generación de empleo”, puntualizó.
 
 
 
*La suspensión provisional otorgada a Editorial Nexos, Sociedad, Ciencia y Literatura, que dirige Héctor Aguilar Camín, es sólo una medida cautelar que no prejuzga el fondo del asunto, aclaran en el Tribunal Federal de Justicia Administrativa. Confirman, eso sí, que la suspensión habilita nuevamente a Nexos para celebrar contratos de publicidad con dependencias que utilizan recursos federales.
 
Se suspende, también, la desproporcionada multa de casi un millón de pesos que la Función Pública impuso a esa editorial por dar “informacion falsa” para ganar un desplegado de 74 mil pesos que se publicó en el 2018.
 
Muy en corto admiten en el TFJA que a la Función Pública “se le pasó la mano” con esa sanción, que tiene un aroma ideológico.
 
*Hay que estar atentos a la bronca que los senadores del PAN le iban a armar hoy a Ricardo Monreal por dar marcha atrás en un acuerdo que ya había firmado.
 
El acuerdo propone reducir de cinco a tres los magistrados del Oples de Tamaulipas. Fue suscrito por los coordinadores parlamentarios de Morena, PAN, PRI y MC.
 
Mauricio Kuri, coordinador de la bancada azul en San Lázaro, nos hizo notar que la reducción de magistrados va en línea con la política de austeridad del gobierno federal.
 
Está convencido de que a Monreal lo presionaron  para echar atrás un compromiso que había firmado “porque se trata de un estado que gobierna el PAN”.
 
El documento que desconoce el acuerdo firmado sólo lo suscribe Ricardo Monreal.
 
 
PASCAL BELTRÁN DEL RÍO / BITÁCORA DEL DIRECTOR (EXCÉLSIOR)
 
México, Trump y Biden
WASHINGTON, DC.— “Por fin pude hacer mi mapa de predicción electoral”, tuiteó ayer a mediodía Donald Trump Jr., cuando la gran mayoría de las casillas en Estados Unidos había abierto sus puertas.
 
El hijo del presidente de Estados Unidos acompañó el mensaje de un mapa que pintó todo el mundo de rojo –el color del Partido Republicano–, salvo los estados de California y Nueva York, así como China, India, Liberia, Cuba y México, los cuales coloreó de azul, el color del Partido Demócrata.
 
Según su visión, hasta los esquimales de Groenlandia y los pingüinos de la Antártida votarían por su padre. Se entiende que piense eso de Groenlandia porque el presidente Trump quiso comprar esa isla y liberar a sus habitantes del yugo del reino de Dinamarca, pero ¿y los mexicanos?
 
Extraño que Donald Jr. haya pensado eso de los ciudadanos de un país cuyo Presidente se ha desvivido por no hacer enojar a su progenitor. Es verdad que en las encuestas que se realizan sobre las elecciones en EU, la mayoría de los mexicanos prefiere al Partido Demócrata –aunque, por lo general, nos haya ido mejor con presidentes republicanos–, pero así sucede con muchísimos países del mundo, como Francia y Reino Unido.
 
Al momento de escribir estas líneas, era prematuro predecir quién ocupará la Casa Blanca durante los próximos cuatro años. Si Donald Trump será el vigésimo segundo presidente en reelegirse o el undécimo en perder la reelección, como le ocurrió a George Bush padre en 1989, y si Joe Biden será el primer vicepresidente de extracción demócrata en llegar a la Presidencia por la vía de las urnas o el séptimo en fracasar, como lo hicieron Walter Mondale y Al Gore, entre otros.
 
Es indudable el interés que los mexicanos tenemos en las elecciones presidenciales del vecino país. Más aún en esta ocasión, por la relación tan cercana que han establecido Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.
 
Resulta extraño, insisto, el mapa del hijo de Trump. Es verdad que su padre lanzó su primera campaña presidencial sobre la base de una visión prejuiciosa de los migrantes mexicanos, pero, a partir de la llegada de López Obrador, parte de esa hostilidad desapareció. Claro, eso sucedió luego de que el mandatario mexicano atendió las exigencias de su homólogo estadunidense, como usar a la recién creada Guardia Nacional para impedir que los migrantes centroamericanos se acercaran a la frontera de EU y permitir que miles de los que sí lograron cruzarla fueran regresados a México para tramitar su solicitud de asilo político.
 
¿Podría López Obrador construir una relación tan buena con Biden como con Trump?
 
Como contexto, hay que decir que los dos hombres se conocieron el 5 de marzo de 2012, cuando Biden era el vicepresidente de Barack Obama y el tabasqueño competía por la Presidencia por segunda vez. En esa ocasión, Biden también se encontró, en el mismo formato, con Josefina Vázquez Mota y Enrique Peña Nieto, rivales de López Obrador.
 
Presente en la reunión, el hoy senador morenista Héctor Vasconcelos, le dijo ayer a mi compañera reportera Leticia Robles de la Rosa que el encuentro comenzó con un toque de tensión, pero que poco a poco fue tornándose muy cordial. Agregó que a Biden le interesó el tema del combate a la corrupción que planteaba López Obrador y que, a pesar de que el vicepresidente se limitó a escuchar, al final hizo una broma, por lo que, a su juicio, la reunión fue exitosa.
 
Esa vez, López Obrador entregó una carta a Biden, en la que apelaba a modificar la relación entre México y EU, que, en su opinión, estaba demasiado enfocada en la seguridad.
 
La carta tiene claves que resuenan ocho años y medio después. En ella, el hoy Presidente de México critica que los gobiernos de “los últimos 29 años” habían aplicado una política económica que “sólo ha beneficiado a una pequeña minoría” y habían logrado un crecimiento anual promedio del PIB de apenas 2.3% y la creación de únicamente 500 mil empleos anuales. Y que en la “guerra contra el narcotráfico han perdido la vida 60 mil mexicanos” en un lustro.
 
Si Biden relee hoy esa carta, llegará a la conclusión de que el país que le pintó López Obrador en 2012 hoy está –al menos en eso– considerablemente peor.
 
 
JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ / RAZONES (EXCÉLSIOR)
 
Lozoya y Zebadúa, vidas paralelas
El caso Lozoya, por lo menos por lo que se ha visto hasta ahora, es un gran fracaso. Ni una sola de las denuncias que supuestamente ha hecho Lozoya se ha podido judicializar. Quizá se espera a que se acerquen las elecciones para hacerlo.
 
Muchas veces hemos dicho que lo que en Brasil llaman “el gobierno de los jueces”, o sea, establecer una lógica de demandas penales en la clase política a todos los niveles y entre todos los partidos para ajustar cuentas políticas y partidarias, es una pésima estrategia que lo único que logra es generar los espacios para que, al final, llegue un Bolsonaro al poder. Pero, además, usar la justicia como instrumento político termina demeritando la política y la justicia.
 
El caso Lozoya ha sido un intento de avanzar en esa lógica de destrucción mutua asegurada que generó, a su vez, la divulgación de los videos de Pío López Obrador recibiendo dinero de David León, supuestamente para la campaña de Morena, en un evidente delito electoral.
 
El caso Lozoya, además, por lo menos por lo que se ha visto hasta ahora, es un gran fracaso. Ni una sola de las denuncias que supuestamente ha hecho Lozoya se ha podido judicializar. Quizá se espera a que se acerquen las elecciones para hacerlo, pero todo el escenario se ve muy complejo.
 
Este fin de semana nos enteramos de que, a partir de esas denuncias, fue pedida una orden de aprehensión contra el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, acusado de un delito electoral, dos de cohecho, un delito de asociación delictuosa y nada menos que traición a la patria. Según la solicitud presentada por la Fiscalía General de la República, el delito de traición a la patria se sustentaría en el impulso de reformas estructurales con sobornos en 2014 “con la finalidad de someter a la nación a personas extranjeras brindándoles contratos para la exploración y extracción de petróleo e hidrocarburos”. El juez que recibió la denuncia simplemente la desechó por “falta de sustento jurídico”: una apreciación política no constituye, en ningún caso, la constitución de un delito.
 
Pero en el caso Lozoya el tema va más allá. Toda la demanda del caso Odebrecht se basa en la declaración que hizo ante autoridades de Brasil Luis Meneses Weyll, quien fue el responsable por esa empresa de construir y administrar el andamiaje de sobornos a distintos funcionarios de varios países de América Latina. Sobre la declaración de Meneses Weyll se construyó también la denuncia contra Lozoya, a partir de la cual el exdirector de Pemex, ya acusado formalmente y detenido en España, negoció su regreso a México adhiriéndose al llamado criterio de oportunidad, en otras palabras, convirtiéndose en testigo protegido por el gobierno.
 
Toda la acusación que hizo Lozoya se basa, a su vez, en que Odebrecht le depositó nada menos que 10.5 millones de dólares para financiar la campaña de Peña Nieto y luego para pagar sobornos que permitieran sacar la reforma energética durante esa administración. A eso se agregó que también se pagó para sacar una planta de etileno en el gobierno de Calderón.
 
Pero el propio Meneses declaró que, en el caso de México, nunca se le pidió dinero para financiar la campaña de Peña Nieto ni para la construcción de una planta de etileno ni para la reforma energética. Que el dinero se le entregó a Lozoya para que éste ayudara en los contratos de Pemex a la empresa brasileña. E insistió en que está dispuesto a declarar sobre ese tema ante la justicia mexicana, el problema es que nadie lo ha buscado para hacerlo.
 
Y los hechos, hasta ahora, le dan la razón a Meneses Weyll: los depósitos, está comprobado, se hicieron a cuentas relacionadas con Lozoya, sus operadores y su familia, pero no existe constancia alguna de que de allí se hayan dirigido al PRI, a Peña o a otros funcionarios, sean de Peña o de Calderón. En otras palabras, lo que dice Meneses, y parecen comprobar los hechos, es que el dinero fue para sobornar a Lozoya y que éste lo utilizó en su beneficio personal, familiar y de grupo. Si es así, perdería, por lo menos, el llamado criterio de oportunidad. Y el gobierno federal terminaría llevándose un chasco tipo Chapa Bezanilla.
 
Otro caso similar es el de Emilio Zebadúa. Hasta ahora, no se ha podido sustentar el funcionamiento ni los beneficiarios últimos de la llamada Estafa Maestra. La insistencia en Rosario Robles para que ella declare al respecto y la aclaración que hizo la exsecretaria de Desarrollo Social y Sedatu, de que está detenida como “rehén” para que delate a exfuncionarios de la administración Peña, tiene esa razón de ser.
 
Lo que supuestamente ofrece Zebadúa es lo mismo que ofreció Lozoya a cambio de un trato similar: develar el mecanismo, del que fue operador, y a quienes se beneficiaron del mismo. El problema es que, hasta ahora, el responsable es el propio Zebadúa, que como oficial mayor de las dos dependencias fue el que estableció y firmó los convenios que dieron origen a lo que se denomina la Estafa Maestra, una serie de apoyos y contratos a universidades públicas que, a su vez, contrataban empresas, se supone que fantasma, que terminaban regresando el dinero a otros funcionarios o dirigentes partidarios.
 
Pero todo eso no pasa hoy de una denuncia. Hasta ahora, el responsable de esa operación dentro de Sedesol y Sedatu, si se comprueba legalmente, sería el propio Zebadúa. Elevar las denuncias políticas a otro nivel es fácil; judicializarlas no será sencillo.
 
 
JAVIER SOLÓRZANO ZINSER / QUEBRADERO (LA RAZÓN)
 
Los colaboradores
Los vericuetos legales en los que está metida la FGR con los casos Lozoya y Zebadúa no parecieran ser los más efectivos y oportunos, por lo menos por lo que se ha visto hasta ahora.
 
El tema Lozoya sigue estando en la incertidumbre. Llevamos meses sin saber qué es del “colaborador”. Lo que se dice en algunas redes y algunos medios es que se mueve a su gusto.
 
Sigue sin quedar claro cuál es la razón por la que una persona detenida, por más que esté “colaborando”, no ha sido presentada a la opinión pública siendo que por más que esté “informando” o “delatando”, según se quiera ver, esto no lo exime de su responsabilidad en el o los delitos.
 
Dicho de otra manera, no habría motivos por los cuales estuviera viviendo bajo un régimen de privilegios o excepción siendo que forma parte de la cadena de delitos que se están investigando; es parte del problema por más que hoy lo hagan aparecer con otra cara.
 
Ya son varios los meses en que en este caso no pareciera pasar mucho. Sigue sin quedar claro si el video en el que se ve a dos funcionarios recibiendo altas cantidades de dinero procedían de su videoteca, o si simplemente se trataba de enviar algún tipo de mensaje con tintes de algo así como una amenaza.
 
Lo cierto es que cabe la posibilidad de que este video haya tenido una suerte de respuesta con otro video.  Recordará que días después fueron presentados una serie de videos en los que se ve al hermano del Presidente recibiendo dinero de quien era un funcionario de alto nivel de la actual administración.
 
Pudiera ser que la “información” que se presume tiene Lozoya esté empezando a rendir frutos, pareciera que el intento de orden de aprehensión en contra de Luis Videgaray debe tener que ver con esto.
 
Decimos intento, porque llama la atención que la FGR no haya hecho bien su chamba, según el juez no se armó debidamente la carpeta, a lo que hay que sumar que el abogado del exdirector de Odebrecht en México aseguró que “el único que sabe lo que hizo con el dinero es el propio Lozoya… está tratando de  adjudicarle pagos ajenos a Odebrecht”, declaración a El Universal, la cual contrasta con lo que ha dicho y vende Lozoya.
 
Los terrenos son pantanosos. Sin embargo, la FGR sigue teniendo la sartén por el mango debiendo asumir con enorme cuidado y sensibilidad el hecho de que si no hace su trabajo debidamente se le puede caer el caso, ante lo cual el primer afectado podría terminar por ser el Presidente.
 
El Gobierno ha apostado, quizá en exceso, a la videoteca y a la “información” que se presume tiene Lozoya.
 
Algún aprendizaje debe sacarse de estos trompicones. Lo planteamos porque empiezan a presentarse similitudes con lo que se va perfilando en la investigación de la Estafa Maestra. Emilio Zebadúa empieza a aparecer como un “informante” que se ofrece y se pone a modo para la investigación que está haciendo la FGR.
 
Basándonos en las destacadas investigaciones periodísticas sobre el caso, todo indica que la información que pudiera tener Zebadúa es de primera importancia. La clave va a estar, al igual que con Lozoya,  en poder comprobar que todo lo que esté dispuesto a contar para salvar su pellejo se pueda probar.
 
La FGR, más que meterse en terrenos inéditos, está buscando otros caminos legales. Se están metiendo en vericuetos en los que no queda muy claro cómo pueden terminar sus investigaciones. El riesgo es alto, porque tarde que temprano las personas que están siendo señaladas por los “colaboradores” darán su versión y sin duda los “informantes” son parte medular de toda la trama.
 
No olvidemos que los “colaboradores” si algo buscan es correr por su vida.
 
RESQUICIOS
Va de nuevo. Según reconocidos especialistas, investigadores y médicos de todo el mundo empezando por los de nuestro país, aseguran que el uso del cubrebocas, junto con la sana distancia, es el mejor instrumento para evitar el contagio; ojalá alguien haga consciente a ysq de ello.
 
 
SERGIO SARMIENTO / JAQUE MATE (REFORMA)
 
Traidor a la patria
El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió en varias ocasiones no realizar una cacería de funcionarios de gobiernos anteriores. En su discurso inaugural ante el Congreso el 1º de diciembre de 2018 declaró: «Al contrario de lo que podría suponerse, esta nueva etapa la vamos a iniciar sin perseguir a nadie, porque no apostamos al circo ni a la simulación…
 
En consecuencia, propongo al pueblo de México que pongamos un punto final a esta horrible historia y mejor empecemos de nuevo; en otras palabras, que no haya persecución a los funcionarios del pasado, y que las autoridades encargadas desahoguen en absoluta libertad».
 
La promesa no se ha cumplido. Esto lo demuestra el caso de Rosario Robles, la expresidenta del PRD y ex jefa de Gobierno de la Ciudad de México, que tuvo en su momento diferencias con López Obrador y posteriormente fue secretaria de Desarrollo Social con Enrique Peña Nieto. Robles se encuentra en la cárcel enfrentando un proceso por «ejercicio indebido del servicio público» ya que, presuntamente, no informó a su superior, el presidente de la República, sobre unos desvíos de recursos.
 
Como he señalado en este espacio, hay razones para procesarla, pero la omisión no amerita prisión preventiva, especialmente cuando consideramos que ella vino del extranjero para presentarse ante el juez. No hay riesgo de fuga; debería enfrentar su proceso en libertad, como dice la ley.
 
Las dudas generadas por este caso se ratifican por las acusaciones que la Fiscalía General de la República ha presentado contra Luis Videgaray. Las declaraciones de Emilio Lozoya obligan, por supuesto, a citar a declarar al exsecretario de Hacienda y excanciller, pero por sí solas no son suficientes para iniciar un proceso, especialmente porque sabemos que Lozoya es un «testigo colaborador», al cual se le dan beneficios a cambio de «delatar» a altos funcionarios de gobiernos anteriores. El ánimo de venganza, más que de justicia, se manifiesta en el hecho de que la FGR esté presentando acusaciones no solo por financiamiento ilegal de campañas y cohecho, sino, increíblemente, por traición a la patria. La petición de la Fiscalía ha sido rechazada en dos ocasiones por un juez federal, pero al parecer la Coordinación General de Investigación está preparando un nuevo expediente para pedir, por tercera vez, la aprehensión.
 
A los casos anteriores podemos agregar la insistencia del presidente López Obrador de realizar una consulta popular para enjuiciar a sus predecesores.
 
La pregunta tendenciosa que él redactó fue rechazada por la Suprema Corte, pero esta aportó una nueva pregunta, vaga y sin personalizar, al mismo tiempo que determinó que el resultado de la consulta no sería vinculatorio. Este fallo a la medida ha sido cuestionado por muchos juristas.
 
Yo, en lo personal, no estoy de acuerdo en perdonar a nadie por delitos cometidos, y menos a exfuncionarios. El borrón y cuenta nueva de López Obrador no es ni ética ni legalmente aceptable. Las leyes están hechas para acatarse, y con más razón por quienes han jurado cumplirlas y hacerlas cumplir.
 
Pero si va a haber acusaciones, que sean justas. Aunque hay razones para procesar a Robles, no las hay para mantenerla encarcelada sin que se le haya declarado culpable También hay elementos para que declare «Videgaray por presuntos delitos electorales y quizá cohecho, pero no para acusarlo de traición a la patria- Estamos viendo esa cacería de brujas que López Obrador prometió no realizar.
 
** Paradoja
En su libro de 2017 ¡Oye, Trump!, López Obrador afirmó que «la campaña de fobia contra migrantes y mexicanos» no le alcanzaría a Donald Trump para »lograr la reelección». Hoy, paradójicamente, López Obrador ha sido aliado de Trump en su lucha por reelegirse.

Otras lecturas:

https://seguridadydefensa.mx/indicador-politico/ee-uu-2020-6-disputa-de-poderes-no-es-democracia-sino-republica-imperial/?utm_content=buffer454b8&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

https://literaryreview.co.uk/masters-of-none