COLUMNAS NACIONALES MARTES 1° DE DICIEMBRE

148
0

COLUMNAS NACIONALES MARTES 1° DE DICIEMBRE
 
 
BAJO RESERVA (EL UNIVERSAL)
 
** La magistral machincuepa de López-Gatell
Nos cuentan que para dar la conferencia vespertina de ayer lunes sobre la pandemia de Covid-19, estaba programado el doctor Ruy López Ridaura, director general del Cenaprece de la Secretaría de Salud. Pero ante las declaraciones hechas por el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, quien señaló que México debe tomarse en serio la pandemia, pues el número de contagios y fallecimientos es preocupantemente alto, tuvo que salir al quite el superhéroe de la 4T, Hugo López-Gatell. Nos dicen que los señalamientos de don Tedros hicieron necesario que López-Gatell saliera al escenario a tratar de mitigar la crítica con las vueltas, brincos y maromas que lo han convertido en rockstar de la 4T. Don Hugo utilizó la machincuepa de “no me lo dicen a mi” para sacudirse los señalamientos del director de la OMS, y dijo que la advertencia no fue para el gobierno, sino para los ciudadanos. Que se preocupen en aquellos países donde no se ha domado la pandemia, o que tengan más de 100 mil muertos, pues para el gobierno mexicano, la pandemia cayó como anillo al dedo, y no necesita de advertencias de nadie para seguir en el camino correcto.
 
** ¿Y cuánto le apuesta a AMLO?
Hoy no hay conferencia mañanera, pero sí un informe de gobierno, sobre el estado que guarda la nación a dos años de que Andrés Manuel López Obrador asumió la Presidencia de República. Nos dicen que toda la mañana el mandatario afinará su mensaje en el cual destacará su receta para salir de la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19, pero sobre que esta recuperación va acompañada de la creación de empleos. En algunos sectores están corriendo apuestas acerca de cuánto tiempo dedicará el mandatario a la autocrítica y cuánto tiempo a la autocomplacencia. Los momios favorecen más al triunfo del autoelogio, pero usted decide si le mete algunos pesos al escenario de la autocrítica, en una de esas se hace la chica y usted se gana una buena cantidad. ¡Suerte!
 
** Los riesgos del reconocimiento facial
Organizaciones de la sociedad civil ven con gran preocupación cómo en México comienza a extenderse la tendencia de utilizar el reconocimiento facial como una herramienta de investigación en los sistemas policiales y de procuración de justicia. El primer estado donde ya se está utilizando esta tecnología es Coahuila. La Red en Defensa de los Derechos Digitales alertó que esta iniciativa está buscando una vigilancia “sin límites” que permita que el sistema de reconocimiento facial pueda conectarse con bases de datos como la del Instituto Nacional Electoral o Plataforma México, con lo que podría identificar y monitorear a prácticamente cualquier persona que pase frente a sus cámaras. Por el momento, dicen, el sistema coteja el reconocimiento facial con una lista de excepción, compuesta por los rostros de personas con órdenes de aprehensión y detención en curso que proporciona la fiscalía local. Pero ya hay dos problemas: que desde que está en uso, el sistema no ha arrojado ni un solo emparejamiento positivo con este listado; además, las autoridades tienen discrecionalidad absoluta para la inclusión o exclusión de rostros en las bases de datos del sistema, lo que deja abierta la puerta a cualquier tentación autoritaria por parte del gobierno del priista Miguel Riquelme, quien para muchos no es de fiar.
 
** Cierran otro camino al lavado de dinero
La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó un acuerdo en el que se modificaron las Reglas generales de la Ley Federal para la prevención e identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (lavado de dinero), mediante el cual se establecen nuevos requisitos para que las personas que prestan servicios de activos virtuales realicen su trámite de alta y registro como actividad vulnerable. Ayer, desde temprano, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, celebró la publicación del acuerdo porque indicó que con esto se contribuye a cumplir con el estándar internacional en materia de prevención e identificación de lavado de dinero según las recomendaciones emitidas por el Grupo de Acción Financiera (GAFI, por sus siglas en francés).
 
 
TEMPLO MAYOR (REFORMA)
 
** A veces da la impresión de que Claudia Sheinbaum tiene en casa al enemigo o, mejor dicho, ¡de vecino! Y es que las decisiones que se toman en Palacio Nacional nomás no caen del todo bien en la sede del gobierno capitalino.
Cuando el gobierno provocó el desabasto de gasolina en todo el país, la jefa de Gobierno tuvo que moverse para que no se le incendiara la CDMX. Con el tema de la pandemia, los desencuentros son evidentes, pero son como esos amores que no se atreven a pronunciar su nombre.
En materia de seguridad tanto Sheinbaum como Omar García Harfuch tienen que andar remando a contracorriente de la falta de estrategia federal, que ha permitido el empoderamiento del crimen organizado y no su apresamiento.
A eso podría sumarse el terrible incendio del domingo en una subestación de la CFE al parecer por falta de mantenimiento y los altos índices de contaminación provocados por la mala calidad de los combustibles de Pemex y hasta el cochinero que arroja día y noche la refinería de Tula.
Pese a todo, Sheinbaum no se queja ni se confronta.
Ha de creer que calladita se ve más segurita rumbo al 2024.
 
** Vaya, vaya: en febrero pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador, en gira por Guanajuato, se lanzó contra los gobernadores que se negaron a afiliarse al Insabi. «Vamos a ver quién es quién», dijo entonces en Tierra Blanca, delante del panista Diego Sinhue. ¿Y qué creen? Que la propia Secretaría de Salud acaba de darle el Premio Nacional de Calidad en Salud 2020 al sistema guanjuatense. Así que llamen a uno de esos buenos doctores del Bajío, porque alguien se mordió la lengua.
 
** Hoy se cumplen los dos primeros años del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y se podría decir que el país va muy bien si la economía hubiera crecido tanto como la inseguridad y si el número de ejecutados hubiera descendido como la inversión extranjera; si la pandemia estuviera tan controlada por el Ejecutivo como lo está el Congreso y si el Congreso legislara con la misma seriedad con la que cobra; si el Presidente atendiera a los enfermos de cáncer como atiende a la mamá de El Chapo y si los narcos ya hubieran dejado los balazos por los abrazos; si se tratara a los corruptos con el mismo rigor que a los migrantes centroamericanos y si el Presidente viera que el mundo es más grande que Donald Trump; si la transparencia fuera una constante como las mañaneras y si las mañaneras fueran tan silenciosas como la oposición. Salvo esos -y otros- pequeños detallitos, la realidad es que el país va mejor que nunca.
 
 
TRASCENDIÓ (MILENIO)
 
** Que no se podrán quejar los manifestantes de Polanco de la respuesta inmediata que les dio la autoridad de seguridad por el asesinato del empresario franco-mexicano Baptiste Lormand y su socio Luis Orozco, pues de entrada les dijo que no era extorsión ni secuestro y ayer ya había un detenido que, en voz de Omar García Harfuch, comprueba su dicho inicial porque además hasta una botella de coñac traía a cuestas.
 
** Que cincuenta y nueve días después, con pérdidas por 50 millones de pesos por cada uno, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el mandatario de Michoacán, Silvano Aureoles, pudieron ponerse de acuerdo con Benjamín Hernández, líder de magisterio estatal, para la liberación de la línea ferroviaria que corre de Morelia a Lázaro Cárdenas a cambio de atender demandas diversas.
 
** Que Carlos Salazar Lomelín, dirigente del CCE, debiera ganarse un reconocimiento por sus buenos oficios al impulsar aumentos notorios en las negociaciones con el gobierno federal en relación con el plan de infraestructura para los próximos años, al pasar de 1.6 por ciento del PIB a 2.3 para 2021, lo que significa empleos y crecimiento económico.
 
** Que por cierto, el líder del CCE logró incluir en la iniciativa de outsourcing el capítulo de servicios especializados que serán válidos si y solo si no están relacionados con la actividad preponderante, y siempre y cuando el patrón se haga solidario en caso de alguna eventualidad. Sigue pendiente el tema de la participación de los trabajadores en las utilidades y de las repercusiones penales al no asumir las reglas de la iniciativa que pretenden aprobar el jueves en San Lázaro. En los próximos días habrá otra reunión con el Presidente para dar seguimiento al tema y reducir la incertidumbre.
 
 
FRENTES POLÍTICOS (EXCÉLSIOR)
 
** 1. Encarrerados. Hoy martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador cumple dos años en la Presidencia, momento en el que, dijo, quedaron sentadas las bases de la transformación que ofreció desde su campaña electoral. Estableció que de los 100 compromisos que se había impuesto el 1 de diciembre de 2018, había cumplido la totalidad de ellos o estaban en proceso de ser concretados. Los programas de apoyo social, los proyectos insignia de su administración y las reformas constitucionales planteadas se han cumplido en su mayoría, afirmó. Los tres años y diez meses que le restan de administración los pasará supervisando el cumplimiento de los programas y proyectos contemplados en sus 100 compromisos iniciales. La pandemia vino para trastocar el tema de salud y el económico. Inicia el segundo tercio de la 4T.
 
** 2. Maltrechos. Pese a haberse comprometido a cerrar filas entre ellos para evitar lo que llaman excesos de la mayoría morenista, el Bloque de Oposición en el Senado, integrado por el PAN, el PRI, Movimiento Ciudadano y el PRD, se ha fracturado en seis ocasiones y en cinco se ha mantenido unido para modificar o frenar algunas decisiones de la mayoría oficialista. El viernes 27 de noviembre pasado, el líder de MC en el Senado, Dante Delgado, anunció que, si el PAN y el PRI votaban en favor de la reforma judicial, en los hechos, el Bloque Opositor, que ellos denominan Bloque de Contención, estaría fracturado. La lectura real es que en estos dos años como oposición los cuatro partidos registran más veces de votos diferenciados que unificados. Esta oposición, que sirve a los intereses que más le conviene, simplemente no pinta para crecer. De comparsas se ven muy bonitos.
 
** 3. ¿Qué lo mueve? El gobierno de Nuevo León no quita el dedo del renglón. Confió en que la Suprema Corte falle a favor de la controversia constitucional interpuesta por esa entidad federativa, en contra de la extinción de 109 fideicomisos y fondos públicos. «Confiamos en que el máximo órgano de justicia en nuestro país se va a solidarizar con los afectados directos de esta arbitraria eliminación, para atender en su justa dimensión esta afrenta contra el desarrollo científico, cultural, tecnológico, deportivo, social y económico», señaló el gobernador Jaime Rodríguez Calderón. Consideró que por el bien de su estado y de todo México, el máximo tribunal del país debe otorgar la suspensión a la centralización de esos recursos. Tanta insistencia, tratándose de El Bronco, es naturalmente sospechosa. ¿Qué o a quiénes defiende exactamente?
 
** 4. Datos reales. En casi cuatro de cada diez escuelas secundarias (36.2%) evaluadas en Planea 2019, más de la mitad de los estudiantes se colocó en niveles insuficientes en matemáticas. Esto quiere decir que más de 50% de los alumnos de 12 mil 353 secundarias no son capaces de resolver problemas con números decimales o ecuaciones lineales sencillas, ni llevan a cabo algoritmos elaborados, como la raíz cuadrada y el máximo común divisor. Son incapaces de efectuar el cálculo del volumen de cuerpos con caras planas, el reconocimiento o la expresión de relaciones de proporcionalidad directa. En lenguaje y comunicación no logran reconocer la trama y el conflicto en un cuento, interpretar el lenguaje figurado de un poema. Gran reto el de Esteban Moctezuma, secretario de Educación. Pregunta: ¿Cuántos políticos mexicanos sí tendrán estas capacidades?
 
** 5. Rumores. Aun cuando la Ciudad de México permanece en semáforo naranja al límite por el incremento de los contagios de covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador descartó una saturación en los hospitales de la capital del país. Estimó que se cuenta con disponibilidad hospitalaria. «No hay, en el corto plazo, ningún riesgo de saturación en la Ciudad de México, hay camas, hay equipos, hay médicos; desde luego, no queremos eso, que la gente se enferme y vaya a los hospitales, aunque tengamos espacio, lo que queremos es que no nos contaminemos, no nos afectemos, no haya infecciones», aseguró a los medios de comunicación. Los gobiernos, a todos niveles, cumplen con su papel. Son los ciudadanos los que no entienden.
 
 
PEPE GRILLO (LA CRÓNICA)
 
** En defensa propia
El problema que enfrenta el magistrado presidente del Tribunal Electoral no es algo que se pueda arreglar con comunicados de prensa.
Una afirmación certera que hizo Arturo Zaldívar, ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Zaldívar busca evitar que el problema escale y termine afectando al Poder Judicial en su conjunto. Fue, en consecuencia, un acto en defensa propia.
Por eso pidió a José Luis Vargas que acuda personalmente ante las autoridades que lo requieren para aclarar todo lo referente a su abultado patrimonio.
Zaldívar dio a Vargas el beneficio de la presunción de inocencia, pero no quiere que el problema estalle y los manche a todos.
 
** Agencia de colocaciones
La militancia de Morena en San Luis Potosí se salió con la suya, ¿los podrán emular los morenistas de Zacatecas?
Y es que le hicieron saber a la dirigencia nacional de su partido que ellos no quieren ningún tipo de alianzas, que competirán solos.
Esto mientras Mario Delgado trataba de sumar a su causa al PT, al Verde, Nueva Alianza más otros de la llamada chiquillada.
Fernando Arteaga, el líder morenista en el estado, rechazó a los partidos membretes que se quieren colgar de Morena y que nada le aportan.
Esos partidos, denunció, ven a Morena como una agencia de colocaciones para conseguir puestos.
Ojalá el líder nacional Mario Delgado haya tenido tiempo de taparle los oídos a sus aliados, porque se van a sentir muy ofendidos.
 
** A mitad del camino
Miguel Riquelme llegó fuerte a su Tercer Informe de Gobierno en Coahuila. Después de los resultados de la pasada elección local el mandatario pisa más fuerte.
Gobierna un estado en paz y con mejor calidad de vida.
Fue un informe presencial. Aceptó que la pandemia del COVID, ha sido la crisis más grande que ha enfrentado el estado. Reconoció el heroísmo y valentía y capacidad, con la que el personal médico ha enfrentado la crisis.
Resaltó los acuerdos tomados con todos los sectores coahuilenses, particularmente con el sector privado, para que la economía no se paralice y sobre todo proteger los empleos.
Con relación al tema de la Alianza Federalista, Riquelme afirmó que México no puede avanzar sin coordinación ni equidad y que hoy diez estados de la Republica, incluyendo Coahuila, sufren de un trato injusto de la Federación.
 
** Elecciones anuladas
En Ixmiquilpan, Hidalgo, se anuló la elección para alcalde del pasado 18 de octubre.
Y es que el ganador, el acalde en funciones que buscaba reelegirse, Vicente Charrez, del PT, jugó chueco.
¿Qué hizo?
Según el Tribunal Electoral en el estado se comprobó que incurrió en uso de recursos públicos y entrega de obras que usó como actos de propaganda para su causa.
Lo importante es que se establece un antecedente para todos los alcaldes de diversas entidades del país que buscarán reelegirse en la elección del año que entra.
Ya quedó claro que si abusan de los recursos a su disposición les pueden anular su triunfo. Más les vale andarse con cuidado.
 
 
SACAPUNTAS (EL HERALDO DE MÉXICO)
 
** Definición sobre outsourcing
El próximo jueves, los diputados discutirán la reforma para prohibir la subcontratación laboral, independientemente de los acuerdos a que lleguen el presidente López Obrador y los empresarios. Así lo determinó la Jucopo, horas antes de que se realizara el encuentro. Ese día también aprobarán una reforma para regularizar el teletrabajo.
 
** Insidias, en Zacatecas
Identificado está el personaje que busca sembrar la insidia en el proceso electoral de Zacatecas. Se trata de Jorge Manzanero, señalado en sexenios panistas como un mapache electoral, ahora como el autor de la campaña de desprestigio contra Ricardo Monreal y su familia. Lo que está por verse es si logra su objetivo; se sospecha que lo patrocina el panista Martín Orozco.
 
** Mensaje a la nación El presidente Andrés Manuel López Obrador dirigirá hoy a la nación un mensaje con motivo del segundo aniversario de su toma de posesión. Será, nos dicen, un evento austero, apegado a los protocolos de sana distancia en Palacio Nacional. El eje rector del mensaje, nos adelantó el vocero Jesús Ramírez, es que la 4T es imparable.
 
** La última y se van
La siguiente semana será la última del periodo ordinario de sesiones en el Senado, y para algunos legisladores se cumplió con las iniciativas del presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, únicamente resta aprobar la nueva Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, que encabeza Alejandro Gertz Manero.
 
** Deslindes
Reveladoras, las declaraciones que hizo Ramón Sosamontes, exjefe de la oficina de Rosario Robles, en torno a lo que han llamado La Estafa Maestra. En una entrevista con Álvaro Delgado, prácticamente dijo que el único responsable del manejo irregular de recursos fue Emilio Zebadúa, y todo lo dicho sobre otros supuestos participantes es para salvar el pellejo.
 
 
SALVADOR GARCÍA SOTO / SERPIENTES Y ESCALERAS (EL UNIVERSAL)
 
El juego de Dante
 
En dos ocasiones, en menos de 24 horas -primero el sábado en Baja California y luego ayer lunes en su conferencia mañanera- el presidente López Obrador cuestionó la posible alianza entre el PAN y el PRI para enfrentar a Morena en la elección por la gubernatura de ese estado: «Van juntos contra nuestro proyecto.
 
Imagínense la dicha enorme que me produce el tener la razón histórica», dijo el mandatario, que en sus comentarios dejó ver claramente la preocupación que causa en Palacio Nacional cualquier intento de coalición entre los opositores, durante los próximos comicios.
 
López Obrador sabe muy bien, porque así se lo han dicho y demostrado sus asesores con base en las encuestas, que una alianza opositora amplia, que abarque lo mismo al PRI, que al PAN y a Movimiento Ciudadano, sumados con lo que queda del PRD, representa el único contrapeso real que puede evitar que Morena se alce fácilmente con la mayoría en la Cámara de Diputados y arrase en la mayoría de las gubernaturas.
 
Es en esa lógica que llama poderosamente la atención la posición que ha asumido Movimiento Ciudadano, y particularmente su exdirigente nacional y fundador Dante Delgado, quien ha impuesto la idea de que su partido vaya solo y no en alianza con otras fuerzas, en la búsqueda de las principales gubernaturas del próximo año. La posición de Dante rompe con la posibilidad de alianzas opositoras que pudieran ser ganadoras, para buscar una inexplicable competencia de MC solo, en estados donde claramente no tiene ninguna posibilidad de ganar.
 
El caso más claro del extraño juego del senador Delgado Rannauro es Nuevo León donde se habla planeado y operado una gran alianza de todos los partidos PAN-PRI-MC y PRD para postular a Luis Donaldo Colosio, como un contrapeso a la candidatura de Clara Luz Flores con Morena y sus aliados. La gran alianza opositora estaba caminando, hubo pláticas y acercamientos incluso con la participación del gobernador independiente Jaime Rodríguez «El Bronco», pero hace un par de semanas, sin avisar MC rompió las negociaciones y anunció su intención de postular solos a Colosio, previo un proceso interno contra el senador Samuel García.
 
¿A qué le tira Dante rompiendo una alianza ganadora para postular a un buen candidato que, sin embargo, difícilmente ganará solo con MC?, se preguntaron en Nuevo León.
 
Dante Delgado fue un aliado incondicional y amigo cercano de López Obrador en sus campañas de 2006 y 2012, con Convergencia y el llamado Movimiento Naranja, pero para 2018, ya con Movimiento Ciudadano, no quiso aliarse con Morena en 2018 ni apoyar la candidatura lopezobradorista que lo llevó a la Presidencia de la República.
 
Desde entonces ha tenido posiciones públicas críticas hacia el presidente, a quien le ha mandado un par de cartas en las que cuestiona las políticas y decisiones del tabasqueño, aunque eso no siempre coincide con las posiciones y los votos de la bancada de MC en el Senado, que él coordina, y que en varias ocasiones y, sobre todo en temas importantes, rompe el bloque opositor para apoyar a Morena o abstenerse.
 
Con su decisión de entorpecer y rechazar las alianzas opositoras en las elecciones de 2021, Dante Delgado Rannauro no ayuda mucho a su partido, que difícilmente podrá ganar solo en varios estados donde carece de presencia y estructura, pero indudablemente, al evitar una gran coalición de los opositores a Morena, el senador y antiguo aliado del presidente López Obrador será un factor clave para que la 4T pueda mantener su predominio en la Cámara de Diputados y avanzar en varias gubernaturas importantes el próximo año. ¿En eso consiste el juego de Dante?
 
 
CARLOS LORET DE MOLA / HISTORIAS DE REPORTERO (EL UNIVERSAL)
 
 
Historias de Reportero / En 4 días se le cayó el triunfalismo de los 2 años
01/12/2020
 
Hoy Andrés Manuel López Obrador cumple dos años de ser presidente. Escucharemos su tradicional discurso triunfalista plagado de falsedades. Como si el destino supiera que estaba por llegar la fecha, la realidad lo puso en evidencia en los últimos días.
 
«Tuvimos éxito contra la pandemia». El lunes, la Organización Mundial de la Salud pidió a México «tomarse en serio» la pandemia porque está mal la situación en el país. Lo dijo textualmente Tedros Adhanom, director general de la OMS. La pandemia está fuera de control, el gobierno sigue minimizándola y México aparece entre los peores países del mundo en prácticamente cualquier dato que se mida.
 
«Funcionó la recuperación económica porque apoyamos abajo». El domingo, el periódico favorito del presidente, La Jornada, tuvo como encabezado principal: «Bajaron ingresos en 73% de hogares por la pandemia». Antes, el Banco de México explicó que este año caeremos el triple que los demás países en vías de desarrollo, y el próximo año creceremos solo la mitad.
 
«El sistema de salud será como en Dinamarca o Canadá». El domingo, durante su gira por Baja California, mamás y papás de niños con cáncer se manifestaron ante el presidente para denunciarle que llevan dos años sin medicinas. Se volvió viral la foto de una pancarta con la leyenda «queremos vivir, nos hace falta nuestro medicamento» que pegó un afectado a la ventanilla de la camioneta blindada donde viajaba el presidente, quien no se detuvo a hablar con ellos («yo le pertenezco al pueblo»).
 
«El 1 de diciembre (hoy) van a haber resultados contra la inseguridad». El sábado, apareció asesinado el empresario restaurantero, Baptiste Lormand. El mismo sábado un comando irrumpió a balazos en una boda en Guaymas, Sonora. Y el domingo en la madrugada mataron a dos en un bar de Uruapan, Michoacán. López Obrador lleva casi el mismo número de muertos en dos años que Felipe Calderón en todo su sexenio.
 
«Hemos fortalecido a Pemex y CFE». El lunes se divulgó que la producción en refinerías cayó 13% en octubre. La gran apuesta energética del gobierno es construir una refinería, la producción de petróleo está desplomada a niveles de hace 40 años y el domingo se incendió una subestación eléctrica de la CFE.
 
** Saciamorbos
 
Entrevisté ayer a la valiente Elizabeth Zagal, Jefa de Enfermeras de la Unidad de Urgencias del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), en W Radio:
 
-¿Está el gobierno mintiendo con respecto a las cifras de hospitalizaciones?
 
-Sí, sí está mintiendo. Tengo contactos en muchos otros hospitales y también están saturados.
 
-¿Qué le diría al presidente si lo ve de frente?
 
-Que no mienta, que no le oculte la verdad a la ciudadanía.
 
-¿Qué debe decirle a la gente?
 
-Que nos está rebasando esta pandemia, que la capacidad hospitalaria está al tope, que no podemos hacer otra cosa porque él tomó malas decisiones.
 
RAYMUNDO RIVA PALACIO / ESTRICTAMENTE PERSONAL (EL FINANCIERO)
 
Dos años, la clave del éxito
 
El presidente Andrés Manuel López Obrador provoca mucha división y rencores. Lo insultan en las calles, es criticado (incluido quien esto escribe) de manera frecuente en los medios, y en las redes sociales es avasallado. Sin embargo, en la otra parte del mundo real, le va muy bien. Según la encuesta de encuestas de oraculus.mx, seis de cada 10 mexicanos aprueban la gestión de López Obrador, y aunque su nivel de aprobación es similar al de Felipe Calderón al cumplir su segundo año de gobierno, el contexto en el que se dieron ambas mediciones es diferente. Para el desastre en resultados de López Obrador, el apoyo que tiene es excepcional.
 
En estos dos años ha tenido una caída en todos los rubros, no consecuencia de la pandemia del coronavirus per se, sino resultado de políticas públicas fallidas y decisiones a partir de sus filias y fobias, y diagnósticos a partir de sus propias limitaciones analíticas y, con todo el respeto que merece, de su ignorancia. López Obrador, fenomenal político intuitivo, carece de recursos intelectuales para entender su entorno, el país y el mundo. Tampoco tiene un equipo con ética institucional que se le enfrente y le diga lo equivocado que está. El chambismo futurista, la ideologización y la incompetencia, lo acompañan en este naufragio.
 
Como gran botón de muestra, el crecimiento cayó de más de 2% en 2018 a 0%. López Obrador deshidrató la economía para engordar sus programas sociales-electorales. Para financiar sus caprichos y obras de su imaginación –la refinería, el tren y el aeropuerto-, redujo salarios en el sector público, recortó presupuestos –en varias secretarías no había ni papel higiénico en los baños-, porque los 500 mil millones de pesos que decía estaban escondidos en la tesorería producto de la corrupción, aún no los encuentra.
 
El draconiano recorte produjo una dramática caída en el gasto de salud, donde se redujeron prácticamente todos los servicios médicos de prevención y atención oportuna de enfermedades en un 21%, y provocó que más de ocho millones de menores no recibieran vacunación, cuyas consecuencias en enfermedades y decesos se contabilizarán en poco tiempo.
 
Su hostilidad contra inversionistas privados ocasionó la fuga de más de cuatro mil millones de dólares, con lo que el costo financiero de la deuda del sector publico se elevó a 1.35 billones de pesos, que pagaremos todos los mexicanos. La recaudación que tanto presume el Presidente, es la más baja de los últimos cinco gobiernos, y es el único país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico que lleva seis trimestres de contracción económica.
 
Los homicidios dolosos siguen al alza y este año terminará como el más sangriento en la historia del país. La conflictividad social se ha extendido por todo el país. Están los que llevan años protestando, como la disidencia magisterial y los normalistas, a los que se le han sumado grupos afectados por sus políticas, que eran apolíticos, como las madres que protestaron por la cancelación de las estancias infantiles sin proponer una sustitución –al DIF le dieron cero pesos en el presupuesto-, los padres de los niños con cáncer porque no tienen medicinas, o los enfermos de sida, en la misma situación.
 
El empleo formal es terrible, 555 mil plazas perdidas en estos dos años, contra 1.5 millones creadas con Peña Nieto y 2.3 millones con Calderón. Los gasolinazos de ellos dos son significativamente menores que los realizados durante el primer bienio de López Obrador. Ese Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, a los cuales se sigue refiriendo el Presidente como un cáncer del neoliberalismo, le han dado a él una tercera parte del IVA y la quinta parte del Impuesto Sobre la Renta. Sin este impuesto, los problemas económicos serían peores. Si uno ve la realidad de los datos con la aprobación de López Obrador, sus números asombran. ¿Con 10 millones más de pobres este año, cómo está tan bien evaluado? Si ha pauperizado al país, ¿qué ven esos 6 de cada 10 mexicanos que le aplauden?
 
La encuesta de aprobación presidencial de Buendía&Laredo le da un acuerdo nacional de 64%, que es formidable a dos años de su gobierno donde todas las variables políticas, sociales y económicas le son adversas o son un desastre. De su Plan de Desarrollo, sólo el 6% de las metas se han cumplido. López Obrador tendría que estar en una picada vertical, pero no lo está. Más aún, recuperó sus niveles de aprobación previos a la pandemia.
 
Lo que muestra la encuesta es que el discurso de contraste con Peña Nieto le da muy buenos resultados. Hablar generalidades sobre la corrupción sigue teniendo un impacto considerable, a la cual se le alimenta todos los días en la mañanera, un ejercicio propagandístico eficaz. Otra variable que explica la aprobación son los programas sociales. En la encuesta, el 40% afirmó que la entrega de dinero es lo mejor que ha hecho López Obrador, particularmente los adultos mayores.
 
Mientras siga extrayendo dinero de donde sea para regalarlo, López Obrador mantendrá sólida esa aprobación. Cuando deje de tener recursos para ello, es probable que otras variables que hoy juegan a su favor, como la corrupción del pasado, se conviertan en un búmeran y se le empiece a reclamar sobre la corrupción de su familia y de su gobierno.
 
Algo de ello empieza a notarse, como refleja la encuesta de Buendía&Laredo, donde la percepción de que el país va por buen camino se encuentra en el punto más bajo del sexenio, y uno de cada cinco que antes tenía una buena opinión de López Obrador, ya cambiaron su percepción. Sin embargo, para que se desplome su aprobación, por lo que sugieren los números en las encuestas, todavía falta un buen tiempo. La inteligencia emocional de los mexicanos le sigue dando carta blanca al no cuestionarlo ni revisar los datos.
 
FRANCISCO GARFIAS / ARSENAL (EXCÉLSIOR)
 
Año II de la 4T: poco que presumir, mucho que lamentar
 
Dos años de la 4T. Poco que presumir, mucho que lamentar. Las estadísticas no mienten. El balance es negativo en salud, crecimiento, seguridad, empleo.
 
Ni los números oficiales alcanzan para disfrazar la realidad. Tampoco la demagogia matutina desde Palacio Nacional.
 
Va primero un dato del Coneval que debería avergonzar a un gobierno que tiene por lema “primero los pobres”: 11 millones de personas han entrado en pobreza laboral.
 
Pero hay más para ilustrar el retroceso cuatroteista: no hemos tenido crecimiento económico en los últimos dos años.
 
En 2019 —sin pandemia— decrecimos oficialmente 0.1%; y en el 2020 se calcula que la caída será de entre 8.5 y 9 por ciento. El propio Presidente reconoció ayer, ante sus mañaneros aplaudidores, que la crisis económica es uno de los tres obstáculos mayores que ha enfrentado la 4T, aunque se dice convencido de que “lo estamos enfrentando bien”.
 
El peor obstáculo, afirma, ha sido el covid, del que nos ocuparemos más adelante.
 
El tercero son los “ataques” —así llama a las críticas— de los medios de comunicación tradicionales y la “reacción conservadora”. Los homicidios dolosos no están considerados en ese podio de la justificación.
 
No le hace que en 2019 se haya roto récord de homicidios dolosos desde que se cuentan (37 mil 315); y que el 2020 vaya por el mismo rumbo (se proyectan más de 40 mil.)
 
Retrocedimos en materia de división de poderes. Allí están los casos de la CNDH y la imposición, desde Palacio, de Rosario Piedra.
 
¿Y qué decir de la consulta popular sobre juicio a los expresidentes, que dejó el prestigio de la SCJN por los suelos?
 
La negativa del Tribunal Electoral a registrar México Libre, que encabezan Margarita Zavala y Felipe Calderón, a la par que se admitían tres nuevos partidos aliados del régimen: PES, RSP, y Fuerza por México.
 
Y peor: la intervención del TEPJF para detener la investigación del INE sobre los sobres de dinero recibidos por Pío López Obrador en 2015 “para el movimiento”.
 
Para no ser investigado, Pío alegó prescripción de los hechos; que las denuncias se sustentan en pruebas ilícitas, como videos y audios, y la vulneración de su garantía de audiencias.
 
Aquí cabe la pregunta: ¿Qué sucederá si el Tribunal decide que las facultades del INE están proscritas. ¿Va a correr la misma suerte con el caso Odebrecht, cuyos datos denunciados datan del 2012? Es pregunta, no se calienten…
 
 
 

  • Ni la OMS solapa ya la estrategia del doctor López-Gatell para combatir el covid, ni la terquedad del no uso del cubrebocas de AMLO.
     
    Hoy, México es nota negativa a nivel internacional. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, pasó oficialmente a las filas del conservadurismo. Hizo una declaración que deja muy mal parada a la 4T. “Quisiéramos solicitar a México que se tome esto más en serio”, dijo.
     
    El mero mero de la Organización Mundial de la Salud advirtió que cuando contagios y defunciones aumentan a la par, como es el caso de nuestro país, “es que hay un problema grave”.
     
    Sin mencionar nombres, criticó a “líderes políticos” que se rehúsan a utilizar el cubrebocas.
     
    “No queremos comentar el comportamiento individual. Si se usa la mascarilla o no… Esperamos que los líderes políticos sean ejemplo, modelo…”, señaló.
     
    Y es que el número de casos covid crece exponencialmente. El de fallecimientos, también. Van más de 103 mil 940 mexicanos muertos; y un millón 113 mil 543 contagios, según la Ssa.
     
    Somos cuartos en muertos totales a nivel mundial y octavos por cada 100 mil habitantes.
     
    En decesos de personal sanitario sí alcanzamos podio y la letalidad de los contagiados está casi en 10 por ciento.
     
    Pero vamos bien, la curva se aplana, falta poco, ya se ve la luz en el túnel. El mismo y desgastado discurso de los últimos nueve meses.
     
  • Otro rubro donde hay un claro retroceso es el federalismo. De los afanes centralistas de AMLO nace la singular Alianza Federalista, que agrupa a diez gobernadores inconformes con la reducción de las participaciones y la eliminación de los fideicomisos.
     
    Lo repetía ayer el mandatario priista de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, en su informe de gobierno:
     
    “México no puede avanzar sin coordinación ni equidad. Hoy, diez estados sufren un trato injusto de la Federación”, denunció.
     
    PASCAL BELTRÁN DEL RÍO / BITÁCORA DEL DIRECTOR (EXCÉLSIOR)
     
    Es tiempo de sustituir a Hugo López-Gatell
     
    Es tiempo de sustituir a Hugo López-Gatell La única manera de evaluar a un gobierno es por sus resultados. Sus intenciones pueden ser muy nobles, pero si no dan lugar a una mejoría en la vida de los gobernados, de nada sirven.
    Hoy, hace dos aflos, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador tomó el país con muchos problemas, particularmente aquellos que derivan de la deficiente aplicación de las leyes, como la inseguridad y la corrupción.
    El mandatario consideró que la manera de hacer frente a esos problemas era derrumbar el edificio administrativo y volver a construirlo. Y así comenzó a hacerlo. Muchas instituciones y políticas públicas fueron aniquiladas con el propósito de sustituirlas. Con el paso del tiempo podemos decir que los problemas que había no se han ido y han surgido nuevos. De estos últimos, el más notable es el de la salud pública.
    Mentiría quien dijera que ésta funcionaba de maravilla antes del 1 de diciembre de 2018, pero se había encontrado una manera de frenar su colapso.
    El gobierno decidió que los refuerzos que anteriores administraciones habían colocado para mantener en pie el vetusto edificio de la seguridad social —como el Seguro Popular— debían desaparecer, con lo que millones de mexicanos quedaron en la incertidumbre. También acabó con las guarderías subrogadas y la educación inicial, esquemas en los que se apoyaban miles de madres para poder trabajar. Y deshizo el mecanismo de compra y distribución de medicamentos, alegando que estaba infestado de corrupción, con lo que las medicinas comenzaron a escasear.
    En síntesis, destruyó el pasado para construir el futuro, pero sin ocuparse del presente.
    En eso, se le atravesó la pandemia. Es cierto, el surgimiento del covid en China y su rápida expansión por el mundo no es culpa del gobierno, pero la manera en que decidió hacerle frente tuvo dos características que han probado ser perniciosas: recayó en un sistema de salud desorganizado por los cambios que le estaban imprimiendo y puso por delante consideraciones de tipo político, en lugar de priorizar los requerimientos de salud. Una constante ha sido negar que la situación esté peor que en días o semanas previos, incluso cuando esto ha sido innegable.
    La primera vez que el Presiden te afirmó que la pandemia estaba bajo control fue el 26 de abril, cuando apenas habían pasado seis semanas desde que se produjo la primera muerte en el país por covid. Desde entonces y hasta la fecha, ha repetido lo mismo en muchas ocasiones —con frases como «ya se ve la luz al final del tünel» o «ya se alejó el riesgo»—, pese a que la gravedad de la situación no ha desaparecido.
    Eso y la reiterada posición de no aplicar suficientes pruebas ni rastrear sistemáticamente los contactos de las personas infectadas, además de negar o subestimar la utilidad del cubrebocas, han ido debilitando las defensas del cuerpo social frente a la enfermedad, al grado de que ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS) debió llamar la atención al gobierno mexicano por su manejo del covid.
    «Queremos pedirle a México que se lo tome muy en serio», dijo ayer Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general del organismo, durante la rueda de prensa quincenal que su agencia dedica a la pandemia. ? excanciller etíope advirtió que nuestro país «está en mala situación frente a la epidemia, que vio duplicarse el número de casos y muertes entre me diados y finales de noviembre». Tal llamada de atención no había ocurrido desde que se conoció el primer contagio por coronavlrus en México, el 28 de febrero.
    En junio pasado, el gobierno presumió que la OMS había invitado al subsecretario Hugo López-Gatell, el funcionarlo encargado del manejo de la pandemia, a integrarse a su comité de expertos en materia de epidemiología. Luego se sabría que se trataba de una invitación al país y no a López-Gatell en lo personal, pero, luego de ventilar esa información, difícilmente podría ahora el gobierno renegar de la autoridad del organismo.
    Hoy no queda sino reconocer los graves errores que se han cometido en la gestión de la crisis sanitaria y los trágicos resultados que éstos han dejado. Es tiempo de sustituir a López-Gatell para que sus malas decisiones y su protagonismo dejen de ser un lastre para el país y el gobierno.
     
     
    JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ / RAZONES (EXCÉLSIOR)
     
    Dos años y cambio de régimen
     
    La administración López Obrador cumple dos años azotada por la pandemia, con la crisis económica más grave de la época contemporánea y con una inseguridad creciente en muchos puntos del país. Pero llega también a los dos años con cifras muy aceptables de reconocimiento y popularidad presidencial, en todas las encuestas está bastante por encima del 50 por ciento.
     
    La gente no está satisfecha con la situación económica, pero no termina de responsabilizar de ella al gobierno de López Obrador; tampoco con el manejo de la pandemia, pero se lo sigue interpretando como un fenómeno que está fuera de sus manos controlar. La inseguridad sigue castigando a la ciudadanía, pero pareciera que en muchos puntos del país, salvo cuando se es afectado directamente, el fenómeno es tomado ya casi como endémico.
     
    En realidad, la crisis económica por supuesto que ha sido detonada por la pandemia, pero ya desde el año pasado el crecimiento había sido cero. La inseguridad deviene de una mala estrategia, y durante su implementación se cometieron graves errores. El manejo de la pandemia ha sido malo y los riesgos crecientes, como lo reconoció el día de ayer la propia Organización Mundial de la Salud. A nueve meses del inicio del confinamiento tenemos las peores cifras de ocupación y de decesos desde que comenzaron los contagios.
     
    Pero la gente, por lo menos un porcentaje alto de ella, sigue creyendo en el Presidente, no en el gobierno ni en sus resultados, pero sí en el Presidente. Esa es la variable que se vuelve tan difícil de medir: María de las Heras solía decir que cuando se mide la popularidad presidencial había que recordar que ésta es como una banda elástica, se puede estirar en forma notable, pero cuando se rompe escapa súbitamente hacia el otro extremo. Ese es el mayor desafío del presidente Andrés Manuel López Obrador: saber por cuánto tiempo podrá “estirar” su popularidad si sus políticas no comienzan a exhibir resultados.
     
    En términos económicos, los resultados son muy malos: la economía decrecerá este año un nueve por ciento y no habrá una verdadera recuperación económica, por lo menos hasta 2023. No hay apoyo para la creación y la conservación de empleos, no hay apoyo para la iniciativa privada, la política energética cancela la más prometedora fuente de inversiones e ingresos. Para la recuperación estamos apostando a las exportaciones vía el T-MEC, pero ellas no llegan a beneficiar al grueso de la población.
     
    El mejor ejemplo de cómo se concibe la economía la vemos en el paquete de inversiones dado a conocer apenas ayer. Hace un año se hablaba de lograr que la iniciativa privada realizara inversiones equivalentes al cinco por ciento del Producto Interno Bruto para lograr una recuperación sustancial. Ahora se presenta un paquete pequeño, que estará lejos de generar los 400 mil puestos de trabajo que se prometieron ayer y que sigue girando en torno a las inversiones públicas, del gobierno. La idea tendría que ser que inviertan las empresas en sus propios proyectos, que haya estímulos suficientes como para hacerlo con altos grados de autonomía. Pero sin hacer participar en ese proceso a la energía simplemente será imposible hacerlo. E insistimos en ello: la actual política energética chocará de frente con la de Joe Biden y Justin Trudeau, con Estados Unidos y Canadá, y si se implementan sanciones vía el T-MEC, estaremos en serios problemas.
     
    Y como decíamos, en salud publica, la política de compra de medicamentos en el extranjero es un desastre tan grande como la creación del Insabi. En seguridad, la Guardia Nacional no puede ser el instrumento para garantizar la vida cotidiana de la gente, para acabar con los feminicidios, los secuestros, las extorsiones, los asesinatos, como el del restaurantero Baptiste Jacques Daniel. Hay que dar una profunda vuelta de tuerca para tener otros resultados.
     
    Hay dos factores, sin embargo, que no han sido aquilatados en toda su dimensión y que explican la capacidad de resistencia de la actual administración: uno es el factor militar. El respaldo que le han dado los militares al gobierno no pasa por la militarización, pasa por la utilización del principal instrumento institucional que tiene el gobierno para sacar adelante políticas que de otra forma serían intransitables, precisamente por la mala calidad de la administración. Es un riesgo sí, porque se ponen las capacidades al límite, pero es también, en muchas ocasiones, el único instrumento operativo que queda.
     
    El segundo punto va mucho más allá. Con malos resultados en economía, en salud, en seguridad, lo cierto es que el Presidente ha logrado lo que quería: ha modificado el régimen político. Todas sus grandes reforma legales, judiciales y constitucionales las ha logrado sacar con o sin la oposición. Se puede o no estar de acuerdo con ellas, pero ha utilizado el poder y la mayoría legislativa para hacerlo y en eso tiene toda la razón López Obrador: regresar a los mecanismos, a los equilibrios de poder que se construyeron en las tres décadas pasadas, será, por lo menos, difícil y costoso. Y él los transformó en apenas dos años.
     
     
    JAVIER SOLÓRZANO ZINSER / QUEBRADERO (LA RAZÓN)
     
    Van dos años
     
    Estos dos años de gobierno han tenido como común denominador lo inédito. No tenemos antecedentes que pudieran servir para tratar de entender los nuevos términos de la gobernabilidad que le ha impregnado López Obrador a su gestión.
     
    En las formas no es fácil encontrar escenarios que la sociedad mexicana hubiera vivido y padecido por lo menos en los últimos 30 años. La insistencia presidencial de “no somos como nuestros adversarios” se podría sustentar en lo inédito de lo que vivimos; sin embargo, en más de alguna ocasión también se le puede aplicar aquello de que los extremos se juntan.
     
    Han sido dos años vertiginosos, para bien y para mal. Muchas cosas han cambiado empezando por el mecanismo de comunicación del Presidente con la sociedad. Las mañaneras son el vínculo que utiliza para tratar de imponer la agenda y para que a diario arremeta, tire línea, critique y hasta se dé el lujo de ponerle canciones a los periodistas desde un espacio que se ha convertido en una especie de púlpito. Es desde ahí donde el tabasqueño toma el pulso de los medios, les responde y a veces los manda a volar a través de su cada vez más punzante discurso.
     
    El eje sobre el que gobierna está en las mañaneras. Todo pasa por ahí lo cual le permite tener a diario la posibilidad de informar y responder a la cotidianidad, lo que le mantiene sistemáticamente en el imaginario colectivo. Algo fundamental para el Presidente es estar a diario en los medios de comunicación y en las redes.
     
    No necesita actos públicos para plantear lo que piensa y quiere porque con la mañanera le basta y sobra.
     
    El debate sobre si el recurso se está desgastando a estas alturas ya es menor, el Presidente sabe que el mecanismo es útil y por más que a veces haya buenas o malas mañaneras la estrategia es sin la menor duda efectiva; le sirve para todo.
     
    En estos dos años el Presidente ha hecho de su discurso un elemento toral. Sabe cómo puede trascender y cada vez tiene más claro lo que le molesta a sus adversarios a los cuales no deja de tener en la mira. Da la impresión de que le gusta provocarlos y se ha ido dando cuenta por su larga experiencia que sabe muy bien dónde sus palabras duelen, molestan y trascienden.
     
    No hay manera por ahora de hacer un balance de los dos años. Muchos de los planes presidenciales son de mediano plazo y no se tiene claridad por ahora de su efectividad y alcances como parte de sus políticas públicas.
     
    La propuesta de cambio del Presidente camina entre dudas. Está claro que en algunos casos hay claridad en los resultados, particularmente en lo que corresponde a los jóvenes, la tercera edad y en algunas zonas del campo.
     
    Sin embargo, hay otras áreas en donde si bien los problemas son heredados no se ha encontrado la manera de revertirlos con todo y las innumerables promesas de campaña. La seguridad sigue siendo uno de los grandes pendientes porque no hay indicadores que puedan evidenciar que las cosas estén en rumbo de ser diferentes.
     
    Igual pasa con la economía que si bien ha sido sacudida de manera brutal por la pandemia no se puede soslayar que veníamos de un crecimiento precario en el 2019, no se vislumbran para este año ni para el siguiente signos positivos.
     
    Habrá que ver qué termina por suceder con la pandemia. Muchas voces críticas han insistido en el desigual manejo para enfrentarla, el balance al final pudiera colocar al afamado vocero como un chivo expiatorio. El Presidente ha dejado la responsabilidad en él y su equipo y no vaya ser que si al final la estrategia es cuestionada, como muy posiblemente pueda pasar, el tabasqueño diga que todo lo dejó en manos de los expertos.
     
    Dos años vertiginosos a los que ya se les va pasando la cuenta.
     
    ** Resquicios
     
    Hace unos días le planteamos las críticas y dudas de especialistas al informe de Bloomberg y nuestro lugar 53 en materia de atención a la pandemia. Lo que no se puede pasar por alto, a diferencia de dicho reporte, es el zape que nos envió sobre el tema la OMS ayer.
     
     
    SERGIO SARMIENTO / JAQUE MATE (REFORMA)
     
    Dos primeros años
     
    «El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin pérdida de entusiasmo».
     
    Winston Churchill
     
    No, no ha sido sencillo. El propio Presidente ha reconocido que los dos primeros años de gobierno han sido complicados. «No ha sido fácil porque enfrentamos la pandemia, enfrentamos la crisis económica y también enfrentamos a los conservadores que querían mantener el mismo régimen de corrupción y privilegio». López Obrador, sin embargo, está convencido de que está venciendo todos los obstáculos: «Dijimos ‘basta’ y ya son otras las condiciones, y el pueblo ya despertó y ya no quiere dar marcha atrás».
     
    Los propios datos oficiales revelan las dificultades. La economía nacional cayó 0.1 por ciento en 2019 y está a punto de cerrar este 2020 con una contracción de 9 por ciento, la mayor desde 1932. Parte del problema ha sido la pandemia, pero también han importado las malas decisiones. La contracción económica empezó en el segundo trimestre de 2019, un año antes que la pandemia, y ha sido mayor en México que en el resto del mundo.
     
    El problema no es solo económico. En materia de salud el país está viviendo una crisis enorme. El Presidente prometió que México tendría un sistema de salud similar al de Dinamarca para el 1o. de diciembre de este año, pero hemos visto más bien el colapso de un sistema que nunca fue bueno. Tomó el Seguro Popular y su Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos sin considerar los daños; creó el Instituto de Salud para el Bienestar, que no ha sido tan eficiente como su predecesor; y lanzó una campaña contra la industria farmacéutica nacional, acusándola de corrupción sin presentar pruebas y cerrando varias de sus plantas.
     
    López Obrador retiró al IMSS del proceso de licitación para la compra de medicamentos del sector público y le dio el control a la Oficialía Mayor de Hacienda, que no contaba con experiencia en la materia. Eliminó el sistema de distribución de medicamentos del sector público, sin poner nada en su lugar. Ha tratado de comprar medicamentos en el extranjero, con éxito insuficiente. El resultado ha sido una saturación de los centros de salud y una escasez de medicamentos.
     
    En la lucha contra la pandemia, el gobierno ordenó un ineficaz confinamiento parcial en marzo, suspendiendo «actividades no esenciales», pero sin usar la fuerza pública contra la población, lo cual es loable. Sin embargo, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ha insistido que las mascarillas no sirven para impedir contagios, incluso después de que varios estudios científicos han demostrado que son el instrumento más eficaz, e impulsó una política de aplicar el menor número posible de pruebas, lo cual ha impedido aislar a portadores del coronavirus. Hoy México tiene cifras sumamente elevadas de contagios y letalidad, así como uno de los niveles más bajos de aplicación de pruebas en el mundo.
     
    Lo peor es que la administración muestra una extraordinaria autocomplacencia, fruto de la ideología y de la idea de que todas sus medidas han sido correctas, lo que impide tomar medidas para corregir errores. La inversión productiva y la construcción se han desplomado. El gobierno parece decidido a acabar con la industria farmacéutica nacional, no permite nuevas inversiones privadas en energía, ha debilitado la confianza en el Estado de derecho al cancelar proyectos avanzados como la cervecera de Mexicali, y parece dispuesto a terminar con el cultivo de algodón al no permitir el uso de semillas genéticamente modificadas.
     
    No vamos bien, pero el Presidente y sus funcionarios viven en un mundo de irrealidad que les impide entender el deterioro que está sufriendo el país.
     
    ** Aprobación
     
    Pese a todos los problemas, el Presidente sigue gozando de una notable aprobación: 60 por ciento en noviembre según Oraculus.mx. Esto subraya la importancia que tiene en política la comunicación, de la cual AMLO es un maestro.