Historia de Un Pie de Página.

89
0

El 8 de enero de 1983, durante el gobierno de Miguel de Lamadrid, el ex director del Banrural, Everardo Espino, fue acusado de peculado y enviado a la cárcel.

En su libro “El Poder, Historias de Familia”, Julio Sherer cuenta que fue a entrevistarlo a la cárcel y le dijo:

“Ahí le dejo esa gran caja, haga con ellas lo que se le parezca” pero, a los pocos días, se echó para atrás y le pidió que se la regresara.

El archivero, contenía documentos que involucraban a un grupo de funcionarios en actos de corrupción.

¿Se los devuelvo?, le preguntó Julio Sherer a su amigo Enrique Masa, y este le respondió: “No Julio porque esos documentos son públicos.

Esa es la historia del pie de página del libro del padre Masa, “Medios de Comunicación: Realidades y Búsquedas”, en donde comenta que los papeles, notas y documentos públicos deben ser del conocimiento de todos:

“…No sólo son de interés colectivo, sino que pertenecen al público por su contenido mismo, que es la administración de un dinero, de unos bienes y de un destino que no es propiedad de un funcionario, ni de una oficina gubernamental, ni propiedad del gobierno, sino del pueblo de México”.

Comenta el Padre Masa que, si los documentos públicos caen en manos de un periodista, su publicación no traiciona ninguna confidencia porque se le devuelve al público lo que le pertenece por derecho.

El hecho de que un funcionario los guarde en su archivo personal no los hace de su propiedad.

Ahora que esta de moda reservar información de obras faraónicas, dizque por seguridad nacional, no sabemos lo que se oculta, lo que se tapa bajo el secreto, sobre todo, desde el poder.