Columnas del día

Notas del día de los principales periódicos nacionales

157
0

MIÉRCOLES 21 DE OCTUBRE

BAJO RESERVA (EL UNIVERSAL)

** El frenón presidencial a Marcelo

Muy significativa fue la manera en que ayer martes el presidente Andrés Manuel López Obrador impidió que el canciller Marcelo Ebrard diera información relacionada con el caso de la detención en Estados Unidos del general Salvador Cienfuegos, ex secretario de la Defensa en el sexenio pasado y acusado por las autoridades estadounidenses de lavado de dinero. Ayer en la conferencia de prensa una reportera pidió detalles sobre la asistencia consular que se le dio al general Cienfuegos, y cuando el canciller Ebrard estaba a punto de pararse para explicar, el presidente inmediatamente respondió y dijo que no le daría la palabra al secretario de Relaciones Exteriores porque él sería el único vocero para este caso «para que no hablemos todos y se evite una manipulación de la información». ¿Qué no había dicho él mismo que los mandatarios no podían ser todólogos? ¿O acaso no confía mucho en lo que informen los integrantes de su gabinete?

** Y ahora Morena va por desmantelar Fondo de Salud

Morena va por el Fondo de Salud para el Bienestar y restituirle el boquete de 33 mil millones de pesos que le quedará en su Ley de Ingresos al presidente, Andrés Manuel López Obrador. Ayer, por segunda ocasión en menos de una semana, este fondo también conocido como de Gastos Catastróficos y que atiende enfermedades graves y costosas, se salvó de ser desmantelado por diputados de Morena, cuando reconocieron que no podían disponer de él porque primero se tiene que reformar la Ley General de Salud. Nos adelantan que Morena va a presentar en breve una iniciativa para que, en el tiempo que tiene el Senado para avalar la Ley de Ingresos, se apruebe esta modificación en ambas cámaras y se le regresen al Ejecutivo estos 33 mil millones de pesos.

** Lozoya, ¿flojito y cooperando?

¿No se suponía que el ex director de Pemex Emilio Lozoya estaba flojito y cooperando con la justicia mexicana? Nos hacen ver que con una mano don Emilio negocia con la Fiscalía General de la República para obtener beneficios durante su proceso penal a cambio de información, y con la otra pelea con la misma dependencia, pues no quiere que el gobierno federal se quede con su lujosa mansión en Lomas de Bezares. Primero impugnó el aseguramiento de la casa decretado en mayo de 2019 y logró liberarla así como el menaje de la misma. Sin embargo, la sentencia de ese amparo con el que liberó la mansión tenía jiribilla, que fue aprovechada por la FGR para asegurar nuevamente el inmueble, pero sin el menaje de casa. Y ahora de nueva cuenta Lozoya emprendió un litigio para recuperar la casa que fue adquirida por 34 millones de pesos dinero que, según la fiscalía, proviene de un soborno que el ex funcionario presuntamente recibió de Alonso Ancira para la compraventa irregular de la planta de Agronitrogenados.

TEMPLO MAYOR (REFORMA)

** Ya no debería sorprender, pero sigue siendo motivo de asombro la capacidad del Presidente para no reconocer la realidad. Hasta parece que nunca hubiera visto un partido de béisbol y no supiera que la estrategia se tiene que ir moviendo, adaptándose, entrada a entrada, out con out.

No todo en la vida, ni en la política, son jonrones.

A veces hay que tocar, a veces hay que sacrificarse, otras veces con una rolita dentro del cuadro es más que suficiente.

Sin embargo, con la aprobación de la Ley de Ingresos, el Presidente quiere un cuadrangular con bases llenas, en este caso llenando las arcas con los recursos de los fideicomisos, no para acabar con la corrupción, sino para repartir él mismo los apoyos. El problema es que la economía sigue abanicando y el país está a punto de poncharse.

** Muy grave y muy lamentable resulta la revelación de Olga Sánchez Cordero de que es víctima de misoginia por parte de sus compañeros de gabinete, que ignoran o desacreditan sus opiniones.

Si ese es el trato que recibe la secretaria de Gobernación, ahora se entiende por qué el gobierno mexicano tiene tan poco interés en frenar la violencia contra las mujeres y las niñas, por qué no ha fortalecido las fiscalías especializadas en feminicidios y por qué llama «vandalismo» a las protestas de las mujeres.

** Con todo y que por la pandemia están prohibidas las reuniones multitudinarias, en Querétaro se congregaron unas ¡700 personas! para la toma de posesión canónica del obispo Fidencio López Plaza.

La ceremonia fue en el Seminario Conciliar, estuvo encabezada por el mismísimo nuncio apostólico, Franco Coppola, y a ella acudieron tanto sacerdotes como fieles y, ooobviamente, personajes de la política queretana.

En representación del gobernador Francisco Domínguez acudió el titular de Educación, Alfredo Botello Montes. Han de pensar que con tres Padres Nuestros y dos Aves Marías se cura el coronavirus.

** La buena noticia es que Andrés Manuel López Obrador dejó de lado su tradicional encono, puso por delante la humildad y pidió disculpas.

Lo malo es que no fue por el mal manejo de la pandemia o por la falta de transparencia de su gobierno, sino por llamarle «Chapo» al ilustre, probo y honorable señor don Joaquín Guzmán Loera. Cada quien sus prioridades.

TRASCENDIÓ (MILENIO)

** Que el programa a distancia Aprende en Casa II de la SEP, que encabeza Esteban Moctezuma Barragán, trae mejor rating del esperado y ha llegado a casi 27 millones de personas, de acuerdo con la firma Nielsen Ibope, que ya tiene hasta medido el tiempo que le dedican a diario los niños y jóvenes a estudiar por televisión: 51 minutos con 19 segundos.

** Que hablando de video, uno exhibido en la mañanera de ayer provocó el despido de Alejandro Cabrera Fernández, coordinador de Relaciones Laborales y Recursos Humanos de Petróleos Mexicanos, por haber sostenido una reunión fuera de las instalaciones de la empresa con el otrora dirigente del sindicato de Pemex, el priista Carlos Romero Deschamps, y otros ex funcionarios y ex líderes gremiales. El argumento es que el encuentro fue «unilateral» y «sin la autorización de sus superiores jerárquicos». Bye!

** Que hoy el dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda, hará oficial el fichaje de Ivonne Ortega, que además de asegurar ya una diputación plurinominal para el próximo año, tendrá el objetivo de ubicar a su nuevo partido como segunda fuerza política en Yucatán, entidad que ella gobernó como priista. Otros personajes reclutados son Juan Zepeda y Armando Ríos Piter, ex perredistas, de cara a la elección de 2021.

** Que si Citlalli Hernández salió buena para las encuestas de su partido, no menos avezada resultó para atraer denuncias, pues es señalada en 76 de las 80 presentadas ante la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales con motivo de los comicios en Hidalgo y Coahuila, gracias a un tuit del consejero Ciro Murayama.

FRENTES POLÍTICOS (EXCÉLSIOR)

1.  Irresponsables. No sólo la pareja que decidió invitar a 300 personas a su boda en Mexicali, Baja California, sino las mismas autoridades son responsables de que 100 de esos invitados se hayan contagiado de covid-19, cuando en todo el país la emergencia sanitaria tiene en vilo a la población. Y lo peor es que serán la Secretaría de Salud y la fiscalía estatal quienes determinen si existe o no sanción. La presidenta municipal, Marina del Pilar Ávila Olmeda, mencionó que al municipio no le corresponde emitir alguna sanción por este evento, ya que se realizó en un domicilio al interior de un residencial privado de la localidad, y que este asunto ya está en manos del Sector Salud y de la FGE, quienes determinarán alguna amonestación, de ser el caso. ¿Y Jaime Bonilla, el gobernador, pondrá cartas en el asunto?

2.   Tiempo perdido. Una vez que el Senado autorizó la eliminación de fideicomisos, los gobernadores miembros de la Alianza Federalista, Silvano Aureoles, Javier Corral e Ignacio Peralta, y representantes de la Alianza Federalista, se reunieron con los coordinadores de los grupos parlamentarios que constituyen el Bloque de Contención del Senado, integrado por PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano, para “una profunda discusión sobre el destino de 109 fideicomisos y fondos públicos”. Coinciden en que su desaparición no sólo se trata de una acción de confiscación y centralización de recursos, sino que atenta contra la autonomía de organismos públicos y se basa en un discurso descalificador, estigmatizante y con fines políticos y divisorios. El gobierno los veía como boquetes para fuga de recursos. ¿Quién miente?

3.   Cumplidores. La Secretaría de la Defensa Nacional destruyó, en la octava Zona Militar de Reynosa, un arsenal que le fue decomisado al crimen organizado que opera en la frontera de Tamaulipas. La ceremonia se realizó ayer, con la diferencia de que no todas las autoridades estuvieron presentes por respetar los protocolos de seguridad por la contingencia contra la pandemia. Los oficiales procedieron a destruir el armamento. En total fueron mil 380 armas de diferentes calibres, 11 mil 940 cargadores y 323 mil 977 cartuchos útiles. El arsenal forma parte de los decomisos que las autoridades han realizado al crimen organizado que opera en la frontera de Tamaulipas y ocurrió dentro del Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024. El general Luis Crescencio Sandoval, en lo suyo: servir a la nación.

4.   El colmo. En el 67 aniversario del reconocimiento al derecho al voto femenino en México, Olga Sánchez Cordero, la secretaria de Gobernación, afirmó que México no podrá alcanzar una democracia plena si las mujeres no logran conquistar mayores espacios de poder y decisión. Al participar en la serie de diálogos que organizó el Museo de la Mujer, la funcionaria reconoció, en su caso particular, obstáculos dentro de sus distintas responsabilidades por motivo de género. De hecho, acusó haber sufrido de “misoginia” en la actualidad, durante las reuniones del gabinete de seguridad, cuyos integrantes, todos, son hombres. Un rechazo a sus comentarios, aunque estuvieran correctos, dijo. Por supuesto, “que dentro del gabinete hay temas de misoginia muy considerables, desde luego”, agregó. Un punto para ajustar.

5.   ¿Justicia ejemplar? Siempre se ha puesto como ejemplo de civilidad el aparato de justicia estadunidense. Alexander F. MacKinnon, juez encargado del caso contra el general Salvador Cienfuegos, acusado de colaborar con el narco, determinó negarle libertad bajo fianza, luego de que su defensa la solicitara a cambio de un pago de 750 mil dólares. En una audiencia virtual, el juez dijo que el militar representa riesgo de fuga y deberá permanecer en custodia. “Se debe ordenar la detención del acusado hasta que se celebre el juicio”, indicó, después de escuchar argumentos de la fiscalía y del abogado defensor. El magistrado infirió que debe tener “contactos” que le ayuden a huir. Parecen rudos, pero hay quien asegura que México no sería capaz de juzgarlo como lo hacen allá ahora. ¿Será?

PEPE GRILLO (LA CRÓNICA)

** Omar se queda

Alfonso Durazo está que se va, que se va, que se va y no se ha ido de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, acaso porque el presidente no encuentra a quién nombrar en su lugar.

Es una de esas dependencias que no aceptan margen de error. Es un hecho que el caso del general Cienfuegos agitó las aguas en el entorno castrense y el presidente ha requerido más tiempo para decidir ante las nuevas circunstancias.

Uno de los nombres que se mencionan con frecuencia como posible relevo de Durazo es Omar García Harfuch, pero la jefa de Gobierno de la CDMX cerró esa puerta.

Claudia Sheinbaum dijo que Omar está muy contento en la ciudad. «Nosotros queremos que se quede aquí en la Secretaría de Seguridad Ciudadana».

De modo que la baraja se reduce, y en una de esas Durazo tiene que desempacar.

** De pronóstico reservado

La campaña por la gubernatura de Chihuahua pinta de pronóstico reservado.

El choque entre el presidente López Obrador y el gobernador Javier Corral se trasladará a los partidos y candidatos contendientes. Además, las encuestas publicadas muestran que habrá una carrera parejera entre Morena y el PAN.

Allá se dice que el candidato de Morena saldrá entre el senador Cruz Pérez y el súper delegado Juan Carlos Loera que ya está en el arrancadero.

Por parte del PAN, que es el partido en el gobierno, la más popular es la alcaldesa de la capital, Maru Campos, aunque Gustavo Madero, que ha estado cerca de Corral, sostiene que ya le toca su turno.

La pregunta allá es si Maru está blindada para aguantar una campaña con fuego a discreción.

** Convergencia y el Sambenito

Gobernadores de la Alianza Federalista y senadores de los grupos parlamentarios del llamado Bloque de Contención se reunieron para tocar el tema de los fideicomisos. Hay convergencias entre ellos.

Ya han advertido que el problema va rumbo a la Suprema Corte de Justicia pues desde su óptica se trata de una abierta confiscación de recursos.

Detectan en la decisión de extinguir los fideicomisos un afán político y por eso están dando una respuesta política, para elevar todavía más la factura que el gobierno federal deba pagar al asumir el control de esos recursos.

A lo largo de todo el proceso, el PT trató de diferenciarse y evitar así de cargar con el sambenito de una culpa inmerecida.

** Sí por México

Se trata, a decir de sus organizadores, de una agrupación inconforme con la 4T pero que no quiere volver al pasado, que busca una democracia plena y no el país de un solo hombre.

Dicen que ya se han sumado 400 organizaciones civiles, aunque no han publicado la lista. Lo que quieren es darle sus propuestas a los partidos políticos para que las adopten en las próximas elecciones.

Es obvio que sus dirigentes, empresarios conocidos por su activismo, están perfilados como conservadores, pero para sorpresa de muchos hay personalidades mucho más moderadas e incluso de avanzada que tienen, eso sí, un común denominador: son anti AMLO, aunque sin pedir que el presidente deje el cargo antes de tiempo.

El próximo 8 de noviembre, en una asamblea nacional, la organización Sí por México intentará mostrar su fuerza.

SACAPUNTAS (EL HERALDO DE MÉXICO)

** Que no hay lista negra

Un ejercicio y no un listado de comunicadores y medios incómodos fue la presentación de un estudio sobre columnas desfavorables a la 4T, en la mañanera del pasado jueves. En reunión con directivos de Heraldo Media Group, el vocero presidencial, Jesús Ramírez, aclaró que el análisis lo ofreció una empresa, no se pagó por él, y sirvió como indicador. Sólo eso.

** La visita a Coahuila

Muy significativa la gira que realizará el presidente López Obrador a Coahuila, el próximo fin de semana. La visita la confirmó el delegado del Gobierno federal en la entidad, Reyes Flores Hurtado, y se dará a días de que el PRI se llevó carro completo en la elección para renovar el congreso estatal. Por supuesto, morenistas y priistas estarán muy atentos a lo que diga allá.

** Se deslinda de FCH

Un desmarque claro y contundente hacia el ex presidente Felipe Calderón pretende dar el excandidato presidencial del PAN Ricardo Anaya. Sus mensajes en redes empezaron a centrarse en «el fracaso de la militarización iniciada en el sexenio» calderonista. El plan, nos hacen ver, es para posicionar la idea de que él no es la continuidad de ese modelo.

** Ivonne, a MC

Más que cantada está la adhesión de la ex priista Ivonne Ortega a Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado. Este miércoles, la yucateca formaliza su ingreso a ese partido, donde, dice, «coincido con mujeres y hombres que vamos por una nueva forma de hacer política, con el empoderamiento ciudadano». Dicen que será la operadora de alianzas rumbo a 2021.

** Extrañas prioridades

Fue mal visto en Chihuahua que su gobernador, Javier Corral, estuviera en la CDMX con la Alianza Federalista, mientras en la entidad los hospitales están saturados de pacientes con COVID 19. Más aún: uno de sus escoltas falleció a causa de la pandemia. Comentan que, si bien defender los fideicomisos es prioridad, urge más una estrategia para frenar los contagios.

SALVADOR GARCÍA SOTO / SERPIENTES Y ESCALERAS (EL UNIVERSAL)

Se agita el gabinete; vienen enroques y hay pugnas por Seguridad

El presidente López Obrador prepara para las próximas semanas cambios y enroques en su gabinete derivados de las renuncias que presentarán algunos secretarios que irán a buscar un cargo de elección popular.

El que más desata tensiones, pugnas y hasta golpeteos al interior de la 4T es la sucesión de Alfonso Durazo en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, que renunciará el próximo 30 de octubre para buscar ser el candidato de Morena al gobierno de Sonora.

Hasta el momento el Presidente no ha definido quién se quedará a cargo de la seguridad, que es precisamente uno de sus talones de Aquiles por las pésimas cifras y resultados que deja Durazo con más de 65 mil muertos en los 23 meses que lleva este gobierno, aunque ya hay varios tiradores que se mencionan para ocupar esa posición.

De entrada, lo que se puede dar por descartado es que el Presidente vaya a proponer a un militar para ocupar la SSPC, primero porque es la única posición civil que queda en su estrategia federal de seguridad totalmente militarizada y copada por el Ejército y la Marina, que controlan la Guardia Nacional y son la primera línea de acción aún sin resultados que puedan presumirse en el combate al crimen organizado y al narcotráfico, y segundo porque tras la detención y encarcelamiento en Estados Unidos del general Salvador Cienfuegos, acusado de delitos de narcotráfico y lavado de dinero, los militares están fuera de cualquier posibilidad de ser llamados a ocupar la Secretaría de Seguridad.

Pero entre los que sí pueden y quieren ocupar una posición nada envidiable, están le» actuales subsecretarios Leonel Cota Montaño y Ricardo Mejía Berdeja, que son los dos más cercanos a Durazo y, especialmente el último, al que se ha visto muy activo y movido con el conflicto en Chihuahua por el agua lo que lo ha acercado al ánimo del Presidente. Otro candidato natural de la actual estructura de la SSPC es Manuel Espino, actual Comisionado del Servicio de Protección Federal y quien no es mal visto por López Obrador.

Fuera de la Secretaría se barajan otros nombres, algunos incluso a contracorriente de los propios mencionados, que sin querer estar en esa lista aparecen como posibles secretarios de Seguridad. Es el caso del director de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto Castillo, a quien se menciona con insistencia, aunque él expresa que no tiene particular interés en llegar a esa posición sino más bien ir como candidato al gobierno de Querétaro, «si es que me lo pide el Presidente», según ha dicho el funcionario de Hacienda.

Otro nombre al que encartan sin ningún sustento para la Secretaría de Seguridad federal, es el de Omar García Harfuch; el secretario de Seguridad Ciudadana de la CDMX ha dicho que no le interesa dejar su actual posición.

Otro al que mencionan incluso algunos grupos de la 4T para ocupar la posición de Durazo es el canciller Marcelo Ebrard. Fuera de toda lógica y del interés del propio Ebrard Casaubón, hay grupos al interior del gobierno que deslizan intencionadamente el nombre del canciller y piden no descartarlo como un posible secretario de Seguridad. Pero cercanos al secretario de Relaciones Exteriores niegan rotundamente que Ebrard tenga interés alguno en dejar la cancillería, en donde tiene un papel preponderante en esta administración y es prácticamente el responsable de la política exterior y de la estratégica relación con EU.

Veremos a quién le encarga el Presidente esa posición en la que su gobierno no ha dado buenos resultados ni ha cumplido sus compromisos de campaña de que iba a pacificar al país y a terminar (primero dijo en 100 días, luego en 6 meses, después en 1 año y ya vamos por el segundo año) con la brutal violencia del narco y la inseguridad que padecemos los mexicanos…. Los dados mandan Escalera. Subimos.

RAYMUNDO RIVA PALACIO / ESTRICTAMENTE PERSONAL (EL FINANCIERO)

El Presidente contra la DEA

El presidente Andrés Manuel López Obrador ve a la DEA según la óptica ideológica del momento. Si se trata de la captura del ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, es consecuencia de la corrupción en el gobierno de Felipe Calderón, pero si se trata de la detención del ex secretario de la Defensa, general Salvador Cienfuegos, es una violación a la soberanía nacional. El doble discurso es notable, pero en medio de las contradicciones permeadas por su agenda política, López Obrador tiene razón en la forma como descaradamente Estados Unidos se entromete regularmente en los asuntos internos de México, y se debe frenar.

Pero antes se requieren certidumbres. No sabemos si el Presidente habla en serio, o sólo grita para sus audiencias domésticas; si está determinado a tomar medidas concretas al respecto, o volverá a agacharse cuando el presidente Donald Trump lo vuelva a ver feo. ¿Está dispuesto finalmente a defender a México, y dejar de entregarse a los deseos estratégicos del jefe de la Casa Blanca? Si el tono de su indignación es real, tendrá el apoyo de muchos; si es una molestia pasajera, pese al machetazo que le propinaron en las piernas que sostienen buena parte de su gobierno, seguirá acumulando el desprecio de quienes pensamos que hincarse ante Estados Unidos es inaceptable.

López Obrador es el Presidente más entreguista que ha tenido México en la memoria, bajo el argumento que no quiere pelearse con Trump para que no tome decisiones que afecten su proyecto de reforma. Desconoce que hay otras formas de evitar un conflicto sin tener que ser genuflexo, y aunque es tarde para esconder el polvo de las rodillas, es un buen momento, pertinente, para corregir.

Lo primero, por ejemplo, instruir al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, pedir explicaciones al embajador Christopher Landau, el diplomático más intervencionista que ha representado a Estados Unidos desde John Gavin, en el gobierno de Ronald Reagan, del porqué México fue mantenido en completa oscuridad sobre la investigación y posterior captura del general Cienfuegos. Lo que hizo el Departamento de Justicia fue una cachetada a López Obrador, que presume de tener una buena relación con Washington. Cuando detuvieron a García Luna avisaron con una antelación de 10 minutos antes de que lo aprehendieran, pero les habían comunicado con anterioridad que lo estaban investigando y pedían la colaboración del gobierno mexicano.

También podría el Presidente, ya que anda pidiendo por todos lados que ofrezcan disculpas a México por lo que hicieron otras naciones intervencionistas en el pasado, que incluya a Estados Unidos, que se quedó con más del 50% de territorio mexicano en el Siglo XIX, que ha invadido México en dos ocasiones, y que ha realizado al menos, en el recuento del historiador Gastón García Cantú, 156 intervenciones. Simbólicamente, López Obrador parecería justo al reclamar a quien más ha golpeado a México como nación, y que hoy en día ignora para evitar que le den de manotazos en la Casa Blanca.

En términos de la real politik, López Obrador puede hacer otras cosas importantes, sin tener que andarlas ventilando en la mañanera, donde se socializan acciones que se quedan en demagogia y propaganda, sin corregir el fondo de las cosas. Una de ellas es quitarle lo hablador a Landau, y que cada vez que se meta en los asuntos internos, sea llamado a la Cancillería para reconvenirlo. Si insiste, elevar el reclamo al Departamento de Estado.

Con respecto a la DEA, López Obrador debe preguntar sobre el expediente que tiene el gobierno mexicano, donde verá que después del secuestro del doctor Humberto Álvarez Machaín, relacionado con el asesinato de su agente Enrique Camarena Salazar, el gobierno de Miguel de la Madrid exigió que los agentes de la DEA fueran registrados como tales en la lista diplomática oficial. Relaciones Exteriores y la Fiscalía saben a detalle cuántos, quiénes y dónde se encuentran los agentes de la DEA en México, y una señal de molestia real sería, con discreción, expulsar de este país al jefe de la agencia antinarcóticos, por haber violado los convenios de colaboración bilateral y embarcarse en una clara acción de espionaje.

López Obrador debe cuidar su lenguaje público, si está hablando en serio, porque con esas bravuconadas mañaneras, lejos de resolver las cosas, lo toman como alguien ridículo. México y Estados Unidos tienen hace muchos años, como todas las naciones en sus bloques de intereses comunes, una estrecha relación en temas de inteligencia y seguridad, donde comparten información. Eso no puede frenarse porque va en contra de los intereses mexicanos y en particular de su gobierno. Sin información de Estados Unidos, una buena parte de su combate a la corrupción se truncaría. Por lo mismo, el fondo no es romper con Estados Unidos, sino evitar los abusos, que se acrecentaron desde el gobierno de Vicente Fox, y que rompen los parámetros de la cooperación bilateral.

El Presidente tiene la autoridad política y moral para ejercer esa presión y poner límites a sus actividades en México. Sin embargo, hay asegunes. La razón por la cual lo mantuvieron en ascuas sobre lo que iba a suceder con el general Cienfuegos y que Estados Unidos intervenga conversaciones telefónicas desde su territorio -para darle la vuelta legalmente al espionaje-, es porque no creen que el gobierno mexicano, y en particular López Obrador, esté combatiendo al crimen organizado. Como está en los documentos del Caso Cienfuegos, creen que lo que se brinda es protección.

La percepción no se cambia con gritos en las mañaneras, sino con acciones concretas. Si existe respeto y que esas acciones extralegales de los servicios policiales y de inteligencia cesen, debe probar que se encuentra en la misma línea de combate a la delincuencia organizada trasnacional que el mundo, y no del otro lado de la trinchera, como aparentemente lo ha estado hasta ahora.

FRANCISCO GARFIAS / ARSENAL (EXCÉLSIOR)

Gobernadores sin miedo

Hay gobernadores que ya le perdieron el miedo al Presidente y a las consecuencias que puedan derivarse de los cuestionamientos que le hacen públicamente.

Están hasta el gorro de la centralización, la descalificación, la estigmatización, el envenenamiento, la polarización y la confrontación permanente que se vive bajo la 4T.

Es el caso del panista chihuahuense Javier Corral, y del perredista michoacano Silvano Aureoles.

Los dos hablaron fuerte en contra del gobierno de López Obrador, al manifestar su rechazo a la extinción de los fideicomisos frente a senadores del llamado Bloque de Contención (PAN-PRI-MC-PRD).

Ellos, junto con el priista colimense Ignacio Peralta y los coordinadores de ese bloque opositor en el Senado coinciden en que el gobierno federal utilizará discrecionalmente los 68 mil millones de pesos que serán liberados con la eliminación de 109 fideicomisos.

Esos recursos se utilizan para apoyar ciencia, cultura, deporte de alto rendimiento, desastres naturales, protección de defensores de derechos humanos y periodistas, asistencia a víctimas.

Mas de la mitad de los fideicomisos que van a desaparecer afectan, directa o indirectamente, a las distintas entidades.

Según el senador del PRI Miguel Ángel Osorio Chong, sólo 35 fondos mixtos de investigación le pegan con 4 mil 200 millones de pesos a gobiernos estatales y municipales.

“Es un eslabón del desastre al que lleva al país el gobierno de la autollamada 4T”, señaló Silvano Aureoles.

Sin vericuetos, el michoacano advirtió que está en riesgo la República ante las decisiones erráticas del gobierno federal.

El “compló” —así suele bautizar YSQ este tipo de reuniones— tuvo lugar pasado el mediodía de ayer en el hotel Marquis, de la Ciudad de México.

* Mención aparte merece “el miedo en épocas de confrontación” del que habló la senadora del PRI, Beatriz Paredes.

Dijo: “Lo más dramático es que, en una etapa de confrontación, nos paralizara el miedo. Lo más dramático sería que la presunta acusación de corrupción nos dejara sin habla. No es el momento de enmudecer”.

La tlaxcalteca estima que la extinción de fideicomisos no sólo es la expropiación de los recursos, sino la limitación de la autonomía en estados y municipios. “Hay un tufo autoritario”, subrayó.

El panista Javier Corral no se quedó atrás. Sostuvo que ya hay miedo instalado en algunos sectores del país y en ámbitos relevantes de decisión pública.

“No puedo decir que es generalizado, pero es el miedo que empieza al manifestar simpatías por puntos de vista diferentes”, puntualizó.

No ignora el panista la mayoría que tiene la coalición presidencial en el Senado. Legislador por muchos años, intuía que el dictamen de la polémica extinción se aprobaría “por encima de la razón y por debajo de la dignidad”.

Corral propuso que la Alianza Federalista y el Bloque de Contención recurran al camino de la controversia constitucional, aunque ya sabemos que en la SCJN el Presidente tiene buenos amigos.

También sugirió al Bloque de Contención que en el debate se reservara, en lo particular, cada uno de los 109 fideicomisos. Le hicieron caso.

Al cierre de esta columna había iniciado, por fin, la sesión en la llamada Casona de Xicoténcatl, antigua sede del Senado. La actual está sitiada por grupos de inconformes con la desaparición de los fideicomisos.

* Ayer fue lanzado el Movimiento Sí Por México, el mismo que AMLO quiso estigmatizar llamándolo “Frenaaa 2”.

Participan, además de casi 400 organizaciones ciudadanas, el empresario Claudio X. González; el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos; el activista Adrián LeBarón, la periodista Beatriz Pagés.

Todos ellos le dicen “sí” a la paz, a la economía incluyente, a la salud, a la educación que forma, a los derechos sociales, al medio ambiente, a la equidad de género.

El “no” es para la escasez de medicamentos, el autoritarismo, la utilización de las Fuerzas Armadas en tareas metaconstitucionales, el narcotráfico, según un video que presentaron.

Retan a los partidos a poner en el centro del debate público las grandes causas de la ciudadanía.

Sí Por México tendrá su primera convención ciudadana el próximo 8 de noviembre.

* Hoy se incorpora a Movimiento Ciudadano la exgobernadora priista de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco.

Nos dice que lo hace con sus convicciones intactas y convencida de que la nueva forma de hacer política es el empoderamiento ciudadano.

PASCAL BELTRÁN DEL RÍO / BITÁCORA DEL DIRECTOR (EXCÉLSIOR)

Estados Unidos, China y la nueva Guerra Fría

Bernard Baruch fue un inversionista y financiero estadunidense que, después de hacer mucho dinero, se dedicó a ser consultor político. Entre quienes aconsejó estuvieron los presidentes Woodrow Wilson y Franklin Roosevelt.

El 19 de abril de 1947, cuando tenía 76 años de edad, Baruch fue invitado por la Legislatura de Carolina del Sur, su estado natal, para dar un discurso con motivo de la develación de su retrato. Los asistentes esperaban que pronunciara unas pocas palabras, sólo para la ocasión. Sin embargo, lo que dijo se convertiría en un clásico de la ciencia política.

“No nos dejemos engañar ‒afirmó Baruch‒, nos encontramos hoy inmersos en una guerra fría. A nuestros enemigos los encontraremos en el extranjero, pero también aquí en casa. Nunca lo olvidemos: Nuestro reposo es el corazón de su éxito”.

El término “guerra fría” se acuñó ese día. Los periódicos y revistas estadunidenses lo hicieron suyo como una descripción precisa de la situación entre Estados Unidos y la Unión Soviética: una confrontación sin combate ni derramamiento de sangre, pero confrontación al fin.

La Guerra Fría, ya con mayúsculas, duraría más de cuatro décadas. Se caracterizó por ser una era de tensión en la que las superpotencias estuvieron al borde de un enfrentamiento con armas nucleares y lo único que las hacía abstenerse de apretar el botón era la posibilidad de un aniquilamiento recíproco.

Al final, la carrera armamentista la ganó EU, cuya economía estaba mejor equipada para sostener la competencia. Con la caída del Muro de Berlín, en 1989, y la desaparición de la URSS, en 1991, la Guerra Fría llegó a su fin.

Hoy comienza a hablarse de una segunda Guerra Fría, cuyos protagonistas son EU y China. El concepto ha sido popularizado por el historiador de origen escocés Niall Ferguson, reconocido experto en geopolítica y la economía mundial, autor de libros como Civilización (2011), que busca responder a la pregunta de por qué un puñado de naciones de Europa occidental llegó a dominar el mundo a partir del siglo XVI, así como una biografía de Henry Kissinger y la historia de la dinastía Rothschild. “Creo que estamos en la Guerra Fría II”, dijo Ferguson al diario The Japan Times en febrero pasado. “Estados Unidos y China son rivales geopolíticos obvios, China se ha embarcado en un programa armamentista dirigido contra las capacidades navales estadunidenses. Ha incurrido en ataques cibernéticos contra EU, pero también contra sus rivales. China se ha vuelto mucho más hostil contra Occidente de lo que eran sus líderes de generaciones previas.

“La Guerra Fría original era sobre geopolítica e ideología y rivalidad económica, y ésta también lo es. La Guerra Fría era también competencia tecnológica. Estados Unidos lideró y la Unión Soviética trató de alcanzarlo en la carrera espacial y un conjunto de cosas. De la misma manera, China está tratando de alcanzar a Estados Unidos en inteligencia artificial y computación cuántica”.

En una entrevista para El País, el historiador llevó el tema de la “nueva Guerra Fría” a los ámbitos de la elección presidencial estadunidense. Reconoció a Donald Trump por haber identificado el reto de China y haber actuado para contenerlo. “Trump ha acertado en evitar que China tome las redes 5G del mundo. Ha acertado en presionar a China por Xinjiang, Hong Kong y Taiwán”. Pero la historia ha mostrado, agregó, que Estados Unidos tuvo que respaldarse en sus aliados para ganar la Guerra Fría, mientras que Trump cree que su país no necesita ayuda y puede triunfar solo.

Convencido de que la elección del 3 de noviembre la ganará Joe Biden –el candidato más “anciano y débil” que los demócratas pudieron encontrar, ironiza–, Ferguson cree que China no tardará en lanzar un reto al nuevo Presidente.

“Podría ver un escenario en que la administración Biden llega al poder lista para hacer todo tipo de gastos en servicios sociales (…) y se encuentra en una crisis sobre Taiwán. Creo que China va a forzar ese tema en algún momento”.

¿Quién puede asegurar, si de verdad estamos en una nueva Guerra Fría, que esta vez también ganará EU? Una cosa es segura: el liderazgo estadunidense no es el de antes y la economía china no es la de la Unión Soviética.

JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ / RAZONES (EXCÉLSIOR)

Más allá de Cienfuegos, el desencuentro permanente

La trama Irán-Contras con la CIA, el narcotráfico y funcionarios mexicanos es real, está comprobada.

Con altas y bajas, con mayor o menor colaboración, con presidentes demócratas o republicanos, la relación en los ámbitos de seguridad de México con Estados Unidos, sobre todo desde el estallido de la llamada guerra contra las drogas en los años 70 y 80, no ha tenido un solo sexenio sin graves conflictos.

El punto inicial hay que buscarlo en el caso Camarena, cuando fue secuestrado, torturado y asesinado en febrero de 1985, el agente de la DEA, Enrique Camarena, por el Cártel de Guadalajara. La historia es una de las más complejas y ha marcado la relación bilateral, sobre todo con esa agencia, entonces naciente, con poco personal y presupuesto, sobre todo en comparación con la CIA, en sus momentos de máxima expansión. Lo cierto es que el asesinato de Camarena (y de su piloto mexicano, Alfredo Zavala) se dio luego del descubrimiento del rancho El Búfalo, la mayor propiedad para producción de mariguana encontrada hasta el día de hoy, un golpe dolorosísimo para el Cártel de Guadalajara.

Lo que Camarena no sabía o apenas estaba descubriendo es que existía un acuerdo entre la CIA, sectores del gobierno mexicano, aparentemente de la DFS, y el Cártel de Guadalajara para que, como parte de la operación Irán-Contras, los narcos llevaran armas a la contra sandinista en la frontera de Honduras con Nicaragua, a cambio de regresar con cocaína y de entrenar a miembros de la contra en ranchos de Veracruz.

Esa historia, que pudo haber determinado también el asesinato del periodista Manuel Buendía, la hemos contado con detalle desde hace años, en los libros Narcotráfico y Poder (Rayuela, 1997) y El Otro Poder (Aguilar, 2001). Al descubrir esa trama, Camarena puso su vida en riesgo y Rafael Caro Quintero decidió secuestrarlo. Según investigaciones de la propia DEA, en su tortura participó un muy conocido operador de la CIA, Félix Rodríguez. Desde entonces, la DEA (que nunca presentó una denuncia contra Rodríguez u otra agencia de su país) acusó que participaron de esa decisión distintos funcionarios del gobierno mexicano, sobre todo el entonces secretario de la Defensa, el general Arévalo Gardoqui y el secretario de Gobernación, Manuel Bartlett. Incluso dicen que el mismo día del secuestro de Camarena, en la misma casa donde éste era torturado (una casa, eso está comprobado, propiedad de Rubén Zuno Arce, cuñado del expresidente Luis Echeverría, detenido en EU y fallecido después de 23 años de cárcel en el 2012), todos esos y otros funcionarios federales discutían el destino de Camarena y el futuro del acuerdo con los jefes del narco.

La trama Irán-Contras con la CIA, el narcotráfico y funcionarios mexicanos (supuestamente de la DFS) es real, está comprobada, pero esos encuentros, como casi todo desde entonces, son resultado de testimonios de testigos protegidos, exnarcos vueltos colaboradores, y resultan inverosímiles. ¿Para qué reunir en esa casa a narcos con medio gabinete, prominentes políticos y militares sin que quedara huella de la misma, sobre todo cuando había desplegadas fuerzas en todo Guadalajara para encontrar a Camarena?.

Desde entonces, uno de los objetivos de la DEA han sido los asesinos de Camarena, todos menos Caro Quintero, detenidos o abatidos, pero también el general Arévalo Gardoqui que fue defendido por el gobierno mexicano y también por el ejército estadunidense.

Al llegar Carlos Salinas y George Bush a la presidencia (Bush como director de la CIA y luego como vicepresidente de Reagan tuvo un papel protagónico en el Irán-Contras) la relación, que había sido catastrófica entre De la Madrid y Reagan, se estabilizó notablemente y no se volvió a hablar del caso, hasta que fue detenido Zuno Arce en California, y en México se secuestró al doctor Álvarez Machain, acusado de ser el médico que atendió a Camarena para que siguiera con vida durante la tortura. Fue secuestrado en una operación clandestina de la DEA en Guadalajara y llevado a Estados Unidos. No hay casi dudas de que Álvarez sí “atendió” a Camarena, pero el secuestro extraterritorial fue reclamado por el gobierno federal y fue regresado a México, y nunca fue juzgado por ese caso.

Durante el gobierno de Zedillo, con la muerte de Pablo Escobar en Colombia, había un nuevo personaje estelar en el mundo del narco, Amado Carrillo Fuentes, el Señor de los Cielos, quien murió finalmente en julio del 97 en una operación quirúrgica (en realidad lo mataron sus médicos). Meses antes se dio la caída del general Gutiérrez Rebollo, en febrero de ese año. Rebollo había sido designado zar antidrogas apenas semanas atrás, con el apoyo y el beneplácito de todas las instancias estadunidenses, pero se descubrió que Gutiérrez, en realidad, trabajaba para Amado Carrillo, que vivía en el mismo edificio de Polanco que una de las novias del narco, que era el contacto entre ambos, quien le pagaba la renta, el club de golf y otros placeres.

Lo de Gutiérrez Rebollo sorprendió a todos, en este caso también a la DEA y el entonces secretario de la Defensa, el general Enrique Cervantes, lo tomó como lo que era, una traición. Pero una vez más la relación acabó lastimada con esa agencia.

Comenzaba poco después el gobierno de Vicente Fox. Lo sucedido desde entonces se lo contaremos mañana.

JAVIER SOLÓRZANO ZINSER / QUEBRADERO (LA RAZÓN)

Con consulta o sin ella, motivos hay

Las detenciones de Genaro García Luna y Salvador Cienfuegos llevan inevitablemente a Felipe Calderón y a Enrique Peña Nieto. Debiera ser cuestión de tiempo para que en las declaraciones o investigaciones aparezcan los expresidentes.

En el caso de García Luna se han abierto investigaciones aquí y allá, que acorde a las funciones del detenido en Nueva York, se  presume tendrían que alcanzar a altas esferas de los sexenios panistas.

Si bien podría suceder que se guardara parte de lo que sabe e hizo, no se puede perder de vista que está contra la pared. Los escenarios apuntan a que podría pasar el resto de su vida en la cárcel, algo tendrá que hacer.

Lo que hace diferente el caso Salvador Cienfuegos es el cargo que ocupó, las responsabilidades que se le imputan y que era muy cercano a Peña Nieto y con capacidad de decisión.

Los casos se cruzan. Los une la corrupción y el presumiblemente haber utilizado estructuras de gobierno para hechos delictivos, los cuales se basan en un modus operandi intrínsecamente ligado a la operación y funcionamiento del sistema político.

El Presidente se ha encontrado con casos emblemáticos y mediáticos de manera inesperada, los cuales, por lo que él mismo ha dicho, no estaban siendo investigados del todo por más que estuvieran en su radar y formaran parte de su sistemático discurso contra el pasado.

Si López Obrador quería exponer a los expresidentes ante la opinión pública por lo que estamos viendo y por lo que se ve venir, bien se puede evitar hacer una consulta, la cual tendrá seguramente resultados previsibles.

El caso Salvador Cienfuegos concita muchas preguntas. En función del cargo que ocupó, a lo que hay que sumar las redes que seguramente mantiene, resulta extraño que no tuviera conocimiento de que estaba siendo investigado en EU adonde llegó con toda su familia. Llama la atención que se haya involucrado con un narcotraficante que no era de altos vuelos y que haya permitido que en su entorno se movieran las estructuras para beneficiarlo.

A estas alturas la hipótesis de que Cienfuegos sabía lo que le podía pasar llegando a Los Ángeles es para tomarse en cuenta. Con toda la información que tiene no tiene lógica que se haya ido materialmente a entregar a sabiendas de lo que eventualmente podía pasarle.

El silencio de Peña Nieto no puede durar mucho tiempo. Cada vez hay más asuntos sobre su gestión que está obligado a explicar, porque es claro que los entornos lo están cercando. La detención de Cienfuegos merecería al menos la solidaridad hacia un hombre que si algo hizo durante 6 años fue serle solidario en temas que hoy siguen siendo cuestionados.

Es difícil imaginar que las investigaciones no lleguen a los expresidentes. El presunto “trabajo” que tanto García Luna como Cienfuegos desarrollaron tuvo que haber pasado, de alguna otra forma, por las instancias superiores.

Con la detención del general se abrió un boquete en la Sedena. Da la impresión de que el Presidente se fue dando cuenta de ello al paso de los días. De tener una actitud distante ha pasado a exigir un proceso justo para Cienfuegos, al tiempo que se ha autonombrado vocero del caso como si no debieran ser las instancias judiciales las responsables de ello.

Lo que se confirma es que la DEA una vez más se metió hasta la cocina. No informa porque no confía e independientemente de lo que esto significa, internamente no hay manera de pedirles que nos informen, porque hacerlo significa que se filtre información entre quienes están siendo investigados; al interior todo se ve carcomido.

Motivos sobran para que los expresidentes estén en la mira.

RESQUICIOS.

No es necedad ni mantener privilegios. Los fideicomisos en un gran número de casos han sido estratégicos para el desarrollo de la ciencia, la investigación, el arte, la cultura, el cine, el deporte y la defensa de los derechos humanos. De nada van a servir los machetazos del Congreso a “petición” de ysq.

SERGIO SARMIENTO / JAQUE MATE (REFORMA)

Excusa, la corrupción

«Quienes defienden los fideicomisos defienden la corrupción». La declaración del presidente Andrés Manuel López Obrador revela mucho acerca de su estrategia política. Quienes no están de acuerdo conmigo no son simples adversarios, son corruptos por definición.

No es esta la primera vez que el mandatario utiliza la excusa de la corrupción para impulsar sus iniciativas. Canceló el Nuevo Aeropuerto Internacional de México porque, decía, hubo actos de corrupción en la compra de terrenos y en la construcción misma. Sin embargo, no sabemos que se hayan presentado acusaciones en contra de quienes participaban en el proyecto. Por el contrario, el gobierno los indemnizó con dinero del erario y del derecho de uso del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. El sistema de licitación y distribución de medicinas para el sector público fue cancelado porque supuestamente era corrupto, aunque nunca se presentaron acusaciones formales, pero la medida ha creado un desabasto importante.

Muchos de los cambios de AMLO en la administración pública los ha justificado con el argumento del combate a la corrupción. Todo lo que hacían los gobiernos anteriores era, en su discurso, motivado por la corrupción, la cual dice haber erradicado porque él sí es honesto: «No somos iguales».

La lógica del presidente, sin embargo, no se aplica de manera consistente. Él ha ordenado la desaparición de todos los fideicomisos públicos debido a que algunos son corruptos. o lo eran. Quizá no se da cuenta de que está cayendo en la llamada falacia de la composición, al atribuir una presunta falla de una parte al todo. Si un fideicomiso tenía problemas de corrupción, esto nos significa que todos los tengan. Presentar uno, dos o tres ejemplos de corrupción no es sustento para extinguir 109 fideicomisos. En todo caso, sería una justificación para procesar a quienes hubiesen cometido actos de corrupción. El problema es que todos son ya controlados por funcionarios de la 4T, los cuales, supuestamente, no cometen actos de corrupción ante el limpio ejemplo del gran líder.

El propio presidente, paradójicamente, ha rechazado la falacia de composición en el caso del general Salvador Cienfuegos, al defender al Ejército tras la detención de quien fue secretario de defensa. Si López Obrador aplicara el mismo razonamiento que en los fideicomisos, debería estar ordenando la desaparición del Ejército.

Muchos gobernantes autoritarios en el mundo y en la historia han utilizado la corrupción como excusa para justificar sus acciones. Hoy es la marca también de los gobiernos populistas que se han extendido por el planeta, desde Trump hasta Bolsonaro pasando por Putin. El presidente López Obrador utiliza esta estrategia de manera sistemática. Por eso, si algún periodista, activista o líder social lo critica es porque «no quieren perder sus privilegios».

López Obrador utiliza el discurso anticorrupción incluso para justificar medidas, como las compras por asignación directa o la concentración de tareas en las fuerzas armadas que no tienen nada que ver con sus responsabilidades constitucionales y que facilitan o promueven la corrupción.

Nadie puede cuestionar, por supuesto, la lucha contra la corrupción. Por eso hay que enfrentar el problema con decisión, pero también con conocimiento de causa. Extinguir los fideicomisos no ayudará en nada a acabar con la corrupción. Si acaso, ayudará a aumentarla.

** Derechos

El presidente ha afirmado que no habría aumentos de impuestos. Una vez más, esto no ha resultado completamente cierto. La Cámara de Diputados ya aprobó un incremento en los derechos por el uso del espectro radioeléctrico e impuso también un nuevo e irracional derecho a los turistas que ingresen a nuestro país por menos de siete días.