Tragedia y Comedia

43
0

Este mes van a fallecer más de 100 mil mexicanos por el covid19, por ese asesino invisible que nos cambió la vida.

En pocos días se rebasará, con más de 40 mil muertos, el escenario catastrófico del doctor Hugo López Gatell.

En su Tesoro de la Lengua Castellana, Sebastián de Covarruvias, relaciona  “Catastrophe” con el teatro: 

“En la tragedia o comedia…es aquella última parte de ella, donde vienen a estar en su punto todos los enredos y la suspensión en la que nos ha tenido hasta allí, dando fin y remate”.

Los 60 mil muertos de Gatell representaban la catástrofe, la destrucción, el final desolador y lamentable; el remate de la pandemia.

Para López Gatell, y quienes menospreciaron la letalidad del virus, era remoto ese horizonte de destrucción y muerte.

 60 mil muertos, representaban un final inesperado de la tragedia; la hecatombe, el cataclismo; un desastre improbable “porque la pandemia estaba domada”.

Pero por desgracia no fue así…la catástrofe aún no termina, el remate de la obra de teatro macabra aún no llega, no se sabe cuándo y cómo será el desenlace, de lo único que se tiene certeza es que será desolador…

El doctor López Gatell calculó mal el escenario catastrófico. La tragedia mexicana y su comedia vespertina se alargaron… 

Su algoritmo macabro falló, al igual que su teoría geométrica de la curva achatada que no es chata ni curva sino todo lo contrario.