EL INGENIERO MARÍN. Antonio Magaña.

108
0

La mañana de hoy, falleció el ingeniero Jesús Alfonso Marín Jiménez, quien fuera maestro por más de 10 años del Centro de Enseñanza Técnica y Superior (CETYS) y su rector por más de 18 años.

El ingeniero Marín, como se le conocía en la comunidad bajacaliforniana, era originario de Tepatitlán, Jalisco, y estudio la carrera de ingeniero civil en la Universidad de Guadalajara.

Fue nombrado rector en 1978 y cumplió su encargo en 1996, siendo hasta hoy, el directivo que por más tiempo ha permanecido al frente de esa institución.

Como rector, al ingeniero Marín enfrentó tiempos muy difíciles, como las crisis económicas de 1982, 1987 y 1994, que afectaron las finanzas de la institución.

También le tocó lidiar con algunas autoridades y funcionarios gubernamentales oficialistas, quienes tenían malquerencias y recelos por las instituciones privadas de educación superior.

Como rector, fue miembro fundador y un activo promotor, de la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES).

Con su equipo más cercano de trabajo, Enrique Carlos Blancas de la Cruz, Ángel Montañez Aguilar, Jorge Fiorentini Sánchez y el actual rector Fernando León García, expandieron y consolidaron lo que hoy se conoce como el Sistema CETYS Universidad.

Durante su gestión se puso énfasis en la excelencia educativa, se crearon los primeros posgrados; se internacionalizó a la Institución; se realizaron los primeros convenios de intercambio académico con universidades nacionales y extranjeras; se promovieron los programas de vinculación escuela-empresa y se fomentó el espíritu emprendedor entre los estudiantes.

El ingeniero Marín, fue un hombre prudente, sencillo, optimista, preocupado siempre por su familia, dado a dar buenos consejos y muy trabajador (llegaba muy de mañana al CETYS y se iba muy tarde).

Fue también muy paciente con algunos de los consejeros más tercos, y hasta majaderos, del Instituto Educativo del Noroeste A.C.

A Don Jesús Alfonso Marín Jiménez, le sobreviven su estimada esposa Elda y sus cuatro hijos, a quienes les deseamos de todo corazón una pronta resignación.

Descanse en paz el querido ingeniero Alfonso Marín.